La liquidez de la FED y el BCE abre el camino al optimismo en las bolsas

Lo que parecía impensable hace unas pocas semanas se ha convertido realidad: la liquidez de la FED y el BCE ha abierto camino a nuevas alzas en los mercados internacionales de renta variable. Después de que algunos fondos norteamericanos predijesen que la economía en Estados Unidos iba a entrar en recesión, su opinión ha cambiado sustancialmente en unos pocos días. Hasta el punto de que ahora se apunta que hay bastantes razones para el optimismo y este sentimiento se ha trasladado a los mercados financieros.

Es cambio tan radical en la opinión se debe una poderosa razón que no es otra que el hecho de que la Reserva Federal de los Estados Unidos de América (FED) inyectará 900 mil millones de dólares durante buena parte de este año en curso. Una cantidad muy relevante que ha propiciado que la presión compradora en las bolsas se esté imponiendo con gran claridad sobre la vendedora. Pero es que además, los grandes bancos centrales están inyectando una enorme liquidez al mercado financiero. Con unos efectos que se están dejando ver estos días en los principales índices bursátiles de todo el mundo.

Por otra parte, los diferentes intermediarios financieros se están mostrando muy claramente optimistas sobre el comportamiento de las bolsas. Es decir, hay más dinero para realizar operaciones con estos activos financieros y parece que de momento hay cuerda para rato, al menos para el año 2020. En  donde la sorpresa puede provenir de una tendencia alcista en los mercados de renta variable internacionales. Ahora solo queda conocer hasta el punto se logrará mantener esta importante tendencia alcista.

La FED y el BCE impulsan a las bolsas

No cabe duda que podemos asistir a unas semanas doradas para los intereses de los pequeños y medianos inversores por las alzas continuadas en el sector de la bolsa. Debido a que la inyección de liquidez en los mercados de renta variable está aportando nuevas compras y por tanto la ley de la oferta y la demanda está animando a los precios de las acciones. En concreto, el Ibex 35 ha pasado en pocos meses de los 9000 a los 9500 puntos, lo que ha supuesto una revalorización cercana al 10 %. En lo que puede considerarse como un nuevo tirón alcista que desde luego puede aproximarse hasta la cota psicológica que tiene en los 10.000 puntos y podría ser un nivel para deshacer las posiciones en este mercado financiero.

Mientras que por otro lado, también hay que incidir en que el hecho de que la FED y el BCE impulsen a las bolsas es un factor que te puede beneficiar, al menos en lo que se refiere al corto plazo. A través de operaciones muy puntuales y sobre todo que estén muy bien controlados, tanto en el espacio de tiempo como en la evolución de sus precios. Para que al final se puedan obtener unas mínimas plusvalías con las que disfrutar en nuestra cuenta de ahorro a partir de estos momentos. Aunque sea bajo unos márgenes de intermediación no excesivamente exigentes en sus resultados.

Valores más beneficiados

En cualquier caso, hay una serie de valores bursátiles que salen más beneficiado que otros a través de la inyección de liquidez por parte de la FED y el BCE para impulsar a las bolsas internacionales y por lo que nos toca a la renta variable española. Son precisamente los más agresivos o de carácter cíclico los que más han subido durante el desarrollo de este escenario. Con alzas en la misma sesión bursátil que perfectamente puede estar por encima del 3 % y que pueden servir incluso para realizar operaciones denominadas como intradia o desarrolladas en el mismo día. En uno de los primeros efectos que se han generado desde esta entrada masiva de dinero en los mercados financieros.

También hay que recalcar que esta liquidez que hay en estos momentos en los mercados está sirviendo para que muchas compañías cotizadas estén  superando muchas resistencias de cierta solidez hasta estos momentos. En donde puede desarrollar importantes tramos al alza que permiten revalorizaciones entre el 5 % y 10 % por término medio. En unos momentos en que el precio del dinero está en terreno negativo, con un tipo de interés al 0 % y que propicia que los productos bancarios apenas generen rentabilidad en sus movimientos diarios. Tal y como está pasando a los depósitos bancarios a plazo fijo que no ofrecen ningún incentivo como para ser contratados en estos días.

Estrategias a desarrollar

El principal problema de esta tendencia alcista es que quizás hemos llegado un poco tarde para la toma de posiciones. Solo los pequeños y medianos inversores que hubiesen entrado en los mercados de renta variable podrán rentabilizar sus ahorros a plena satisfacción de sus intereses personales. Además, no puede olvidarse que en estos momentos los valores en la bolsa nacional son más un mantener que un comprar. Con plusvalías en la cartera de valores que podremos gestionar desde cualquiera de las estrategias en la inversión que hayamos planificado. Incluso con la opción real de abandonar las posiciones ante lo que pueda pasar en los mercados financieros.

Otro de los planes de inversiones que podemos llevar a cabo a partir de estos momentos es el que tiene que ver con un planteamiento dirigido a medio y sobre todo largo plazo. Es decir, diseñar una bolsa de ahorro de manera más estable y que puede estar reforzado por el reparto de los dividendos que ofrecen algunas compañías cotizadas en el mercado continuo nacional. Hasta el punto de que ofrecen una rentabilidad media fija y garantizada en torno al 5 %. A través de un abono a cargo que puede ser trimestral, bimestral o anualmente. Con porcentajes, como en el caso concreto de las eléctricas, que puede alcanzar niveles de hasta el 8 %. Ningún activo financieros en estos momentos ofrece esta remuneración a los inversores minoristas.

Duración de estos movimientos

No obstante, una de las dudas que se plantean buena parte de los pequeños y medianos inversores es hasta donde durará este proceso de la dotación de liquidez por parte de la FED y el BCE. Pues bien, en este sentido todo parece indicar que durará como poco en este año, mientras que en el próximo pudiese haber algún cambio en la política monetaria a un lado y al otro del Atlántico. Por otra parte, en el momento en que se produzca este nuevo escenario no es de extrañar que se produzcan importantes caídas en los mercados de renta variable de todo el mundo. En donde la liquidez en nuestras posiciones se constituirá en la mejor estrategia en la inversión que pudiésemos llevar a cabo.

Otra de las estrategias en la inversión se basa en optar por los valores defensivos. No son tan rentables como los restantes, pero al menos mantienen una evolución más estable a través de los meses y con el reparto de algún que otro dividendo que pueda aportarnos más liquidez en la cuenta de ahorro. Estos valores bursátiles no son para realizar grandes beneficios, pero si para conseguir una mínima rentabilidad todos los años y con la que se puede combatir la inflación que se está dando en estos momentos. Como por ejemplo, las empresas eléctricas, de la energía o autopistas. Son de la predilección de los inversores de corte más defensivo o conservador.

Perspectivas para el 2020

Todo parece indicar que es el escenario de inyección de liquidez por parte de FED y el BCE se mantendrá en los próximos meses. Al menos durante la primera parte del mismo, tal y como se ha expuesto en los comunicados de ambos organismos internacionales. En este sentido, podemos estar tranquilos en nuestras posiciones en los mercados de renta variable, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras. Y que pueden servir para que rentabilicemos nuestro capital invertido con plenas garantías de éxito. Esta estrategia en la inversión se puede formalizar en las apuestas de todos los sectores de la bolsa, aunque siempre en periodos de permanencia más cortos de los habituales en estos casos.

Un factor que también hay que valorar en estos momentos es el ligado a los movimientos cíclicos ya que se puede ver beneficiados por estos movimientos. Al tener subidas más verticales que en los restantes y que con cierta facilidad pueden superar la rentabilidad del 10 %. Aunque por el contrario, los niveles de liquidez de los fondos que gestionan los intermediarios financieros se encuentran en el nivel más bajo de los últimos 6 años.

En contraposición de lo que está pasando con la compra y venta de acciones en la bolsa. En una divergencia que debe ser analiza en el preciso momento de planificar las inversiones, desde cualquier clase de estrategia en la gestión de las mismas. Porque los resultados no cabe duda de que variarán de unos planteamientos a otros. Y que es un dilema que tendremos de resolver en estos días ya que es uno de nuestros principales objetivos a partir de estos momentos. En lo que es el nuevo escenario en el sector de las inversiones y relaciones con el dinero. En donde la liquidez en nuestras posiciones se constituirá en la mejor estrategia en la inversión que pudiésemos llevar a cabo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.