La bolsa sigue siendo la mejor alternativa para la inversión

A pesar de todo, la inversión en bolsa es la mejor opción para rentabilizar los ahorros, en especial si va dirigida al medio y sobre todo largo plazo. Debido a que el riesgo en los bonos es aún mayor ya que al final puede afectar en el balance de los bancos centrales sin verse beneficiado por la alta rentabilidad en los mismos. Por lo tanto, los pequeños y medianos inversores no tendrán otra solución que conducir su capital a la bolsa si desean obtener rentabilidad. En donde, la gestión alternativa y la liquidez son la otra opción para disminuir el riesgo total de la cartera. A través de una serie de ajustes tácticos que tendrán que llevar a cabo con cierta regularidad para conformar una cartera de inversión equilibrada de cara a los próximos años.

No puede olvidarse que los programas de compras de activos implementados por los Bancos Centrales han favorecido un fuerte rebote en los mercados de renta variable de todo el mundo. Y que ha llevado a las bolsas internacionales a repuntar en torno al 20 % desde sus mínimos a mediados del mes de marzo. Con unas altas plusvalías para los inversores que decidieran abrir posiciones en esas fechas en los que los mercados financieros caían a plomo ante la temor de todos los agentes en los mercados. Pero que al final han conllevado una recompensa a los usuarios bursátiles que decidieron arriesgar en sus decisiones ante lo que estaba pasando por la expansión del coronavirus.

Por otra parte, es muy relevante el hecho de que parece que al final se ha producido una cierta estabilización de la cotización de los índices bursátiles en el mundo. En donde es una de las cuestiones a plantear es si esa tendencia es pasajera o si por el contrario ha venido para quedarse definitivamente. Desde donde hay defensores y detractores entre una u otra tendencia en los mercados de renta variable. Y que será crucial para conformar nuestros movimientos en bolsa a partir de estos momentos, tanto por si es ocasión para comprar acciones o por el contrario todavía es mejor quedarse a la espera ante lo que pueda suceder en las próximas semanas o meses. Una de las decisiones más difíciles que tienen en los últimos años los pequeños y medianos inversores.

Alternativa para la inversión

Son los valores tecnológicos los que me mejor están saliendo de esta grave crisis sanitaria ya que no puede olvidarse que el Nasdaq en estos momentos tiene una ligera revalorización desde primeros de año. Se trata de todo un síntoma sobre por donde pueden venir las auténticas oportunidades de negocio a partir de estos momentos en los mercados de renta variable. Desde este punto de vista, no cabe duda de que es la mejor opción que disponen en estos momentos los pequeños y medianos inversores para materializar sus propuestas de inversión. A pesar de la creencia general de que el riesgo de estos activos financieros es superior al de los restantes.

Los cambios en los hábitos de los usuarios ha llevado a un escenario impensable hace tan solo unos pocos años. Y que es que los valores del sector tecnológicos están ahora encuadrados de los denominador refugio. Es decir, aquellos es atraen buena parte de los flujos monetarios en los periodos recesivos de las economía internacionales, tal y como está pasando en unos días. Por encima incluso de las compañías eléctricas y del sector de la alimentación. Un contraste que puede que sorprenda a algunos pequeños y medianos inversores, en especial a los más defensivos o conservadores.

Mayor recuperación que otros sectores

Desde luego, y todo parece indicarlo, que el sector de las nuevas tecnologías será el que mejor se recupere, y lo más importante, será más pronto en que los restantes segmentos empresariales. Así lo está indicando en estos días la evolución de los mercados de renta variable en general, con unas divergencias muy interesantes que deben tenerse en cuenta en el análisis técnico. Al poner de manifiesto que los índices tecnológicos tienen una rentabilidad mayor. Pero van a aún más lejos al mostrar una diferencia en la cotización que se acerca al medio o punto porcentual respecto a los restantes que integran los mercados financieros. Algo que están advirtiendo buena parte de los analistas en estas plazas de contratación de los títulos.

Mientras que por otra parte, tampoco puede olvidarse que los valores tecnológicos forma parte de la solución a los problemas que se derivan de la actual crisis económica originada por la expansión de la pandemia de este virus. En donde son los pueden desarrollar en estos días un potencial de revalorización más altos, con revalorizaciones en algunos casos que incluso pueden rebasar niveles del 50 %. Algo que es más difícil en los valores más convencionales o tradicionales que están sujetos a otros parámetros en su cotización. Porque además hay que incidir en que este sector ya no es el del futuro, si no que por el contrario es el presente en las inversiones para particulares.

Sectores ligados a la crisis sanitaria

Por otro lado, no podemos olvidar que las tecnológicas se han visto reforzadas en esto días por la demanda de gran parte de los consumidores en todo el mundo. Uno de estos casos está representado por el segmento de las bioquímícas y farmacéuticas que no han parado de revalorizarse a partir de las primeras semanas del mes de marzo. Hasta el punto de que han crecido en los mercados de renta variable en algo más del 40 % en muy corto espacio de tiempo y por encima de los otros competidores en bolsa. Siendo objeto de las compras por parte de buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Mientras que por otra parte, también hay que poner de manifiesto la fortaleza de las plataformas en línea que ofrecen sus contenidos de ocio y entretenimiento a las muchas personas que se encuentran confinadas en sus casas durante tantos y tantos días. Llega el momento para pensar que estas pueden las mejores opciones en la inversión y con un potencial de crecimiento más que estimable a partir de estos momentos. Como por ejemplo, en el caso concreto de Netflix que se ha erigido en unos de los valores más alcistas en todos los mercados de renta variable internacionales. Al igual que otras plataformas digitales de similares características que están siendo muy demandadas por las compras de los usuarios bursátiles en cualquier clase de estrategia en la inversión.

Otro de los segmentos que pueden valorarse más a partir de estas semanas en cotización es el que tiene que ver con la aplicación de programas para los diferentes dispositivos tecnológicos y que pueden ver como se aupan en sus valoraciones en bolsa. Hasta niveles que pueden llegar a sorprender a buena parte de los pequeños y medianos inversores. Al menos para que estos los incluyan en sus próximas carteras de inversión con el fin de mejorar sus resultados al final de cada ejercicio y que es al fin y al cabo de lo que se trata en estos casos. Porque además hay que incidir en que este sector ya no es el del futuro, si no que por el contrario es el presente en las inversiones para particulares y que puede ser aprovechado para aumentar el capital.

La bolsa negoció  un 46 % más

La bolsa española negoció en renta variable un total de 55.468 millones de euros en marzo, un 59,9 % más que el mismo mes del año anterior y un 46,4 % más que en febrero. El número de negociaciones en marzo fue de 7,61 millones, un 142,3 % más que en marzo de 2019 y 82,9 % más que el mes anterior. En el mes de marzo, BME alcanzó una cuota de mercado en la contratación de valores españoles del 72,39 %. La horquilla media en marzo fue de 14,96 puntos básicos en el primer nivel de precios (un 16% mejor que el siguiente centro de negociación) y de 21,43 puntos básicos con 25.000 euros.

Por lo que respecta al volumen total contratado en renta fija en este periodo fue de 31.313 millones de euros en marzo, lo que supone un crecimiento del 26,1 % respecto a febrero. Las admisiones a negociación, incluyendo emisiones de deuda pública y renta fija privada, ascendieron a 42.626 millones de euros, con un crecimiento del 19,5 % respecto del mismo mes de 2019 y del 83,7 % frente a febrero de este año. El saldo vivo se situó en 1,59 billones de euros, lo que implica un ascenso del 0,9 % frente a marzo de 2019 y del 2 % en el acumulado del año.

Por otra parte, hay que indicar que durante el mes de marzo la negociación en el mercado de derivados financieros continúo creciendo. En especial, en futuros sobre índices, en un mes marcado por un aumento de la volatilidad. El 12 de marzo se negociaron 77.763 contratos de futuros Ibex 35 Plus, un récord histórico diario, excluyendo las semanas de vencimiento. El volumen de Futuros sobre Ibex 35 aumentó un 74,6 % y en Futuros Mini Ibex un 200,8 % respecto al mes de marzo del año anterior. En las opciones sobre acciones marzo fue el tercer mes consecutivo de crecimiento respecto al mismo periodo de 2019, con un incremento del 60,4 %.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.