La bolsa atenta a la disputa entre Estados Unidos y China

Uno de los factores que más van a influir en la evolución de los mercados de renta variable internacionales es sin lugar a dudas la disputa entre Estados Unidos y China. Hasta el punto de que es un detonante muy relevante para que los índices bursátiles mundiales bajen o suban en una sola sesión de bolsa. No es de extrañar que motivo principal de esta nueva volatilidad que va a afectar en 2020 es el nuevo conflicto que enfrenta a Estados Unidos con China, y esta vez es por el intento del gobierno de Pekín de implementar leyes de restricción a las libertades individuales en Hong Kong.

Una primera repercusión de este efecto es el que está teniendo como objeto el mercado de divisas internacionales. Y que ha provocado que la moneda única, el euro, mantenga en estos momentos un tono claramente bajista, y podría continuar en esa dirección a partir de los próximos meses. En donde hay que resaltar que debajo de dicho nivel la tendencia bajista será mucho más clara y por tanto no será un activo financiero como para realizar operaciones en los mercados financieros. En cualquiera de los casos, todo parece indicar que esta es una tendencia que desde luego se puede mantener mientras esté vigente la disputa entre Estados Unidos y China.

Este aspecto que no deben olvidar los pequeños y medianos inversores si desean no verse afectados por los movimientos de depreciación en la moneda única europea. En especial, por su alta volatilidad en este periodo que se une a la expansión del coronavirus y que puede ser fuente de las preocupaciones de buena parte de los minoristas. A pesar de que pueda ser una tendencia que se pueda detener en cualquier momento en este año y en función de los resultados de las negociaciones en la disputa entre Estados Unidos y China. De ningún modo, debe constituirse en una inversión alternativa a la compra y venta de acciones en bolsa. Si no que por el contrario, es una opción que debe plantearse al margen de esta clase de operaciones en los mercados financieros. Con análisis que son completamente diferentes en ambos activos financieros.

Disputa entre EEUU y China: petróleo

No cabe duda de que este activo financiero de alta calidad es otro de los afectados por el caso de la disputa entre Estados Unidos y China. En este caso en concreto a partir del aumento de demanda por parte de China, cuyo nivel de importaciones regresó a las cifras anteriores a la crisis sanitaria. En este caso, no puede olvidarse que esta importante materia prima sufrió una corrección bajista en las últimas semanas, aunque por el contrario manteniendo un tono de sobre compra que puede ser muy interesante para rentabilizar el capital disponible. Algo que está reservado para los inversores que cuentan con un mayor nivel de aprendizaje en esta clase de operaciones tan especiales.

Mientras que por otra, tampoco podemos olvidar en estos momentos que el crudo está pasando por un escenario muy volátil que puede complicar los movimientos en este mercado financieros e incluso más que en el de renta variable. Sin descartarse en ningún aspecto que se puede dar una   nueva corrección a la baja antes de iniciar un ciclo alcista más estable de cara a los próximos años. Y que en cualquier caso, dependerá de una u otra forma  de cómo vaya la disputa entre Estados Unidos y China. Más allá de otros condicionantes que tienen que ver más con el análisis técnico y que por tanto puede cambiar la estrategia en la inversión por parte de los pequeños y medianos inversores a partir de estos momentos.

Elecciones en EEUU en otoño

Además, no puede olvidarse que en los últimos meses de este año tendrá lugar las elecciones en EEUU, en donde el presidente Donald Trump se juega su reelección y este hecho pueden minimizar la tensión entre los dos países. Hasta el punto de que juegue un papel secundario en los mercados de renta variable, en especial los norteamericanos. De todas formas, hay que prever que después de reanudar las actividades profesionales tras el coronavirus es muy lógico que la bolsa de EEUU tenga un nuevo tirón alcista que pueda llegar a que se puedan rentabilizar las operaciones por parte de todos los inversores. Desde este punto de vista, puede ser una oportunidad de negocio entrar en las posiciones en este mercado financiero tan relevante. Con la posibilidad real de llegar a acercarse a los máximos históricos que llegase a conseguir a finales del mes de febrero.

Mientras que por otra parte, las Elecciones en EEUU en otoño es un nuevo aliciente para que a partir de estos momentos los mercados de renta variable internacionales suban. En especial, tras las fuertes pérdidas que se han ejecutado con la expansión del coronavirus por todo el mundo. Con depreciaciones que han llegado a ser por encima del 40 % en algunos de los países más perjudicados por esta incidencia sanitaria de especial envergadura en las economías internacionales. Al punto de que se ha roto en buena medida la tendencia alcista que mostraban las bolsas en los dos primeros meses de este año. Al menos en lo que se refiere al medio y sobre todo corto plazo. Con muchas ventas por parte de los pequeños y medianos inversores ante la necesidad de liquidez en su cuenta de ahorro en esos momentos.

Mejor comportamiento de las tecnológicas

Otro hecho que habrá que tener en cuenta a partir de este preciso instante es el hecho de que los índices tecnológicos lo han hecho mejor que los tradicionales en este periodo tan excepcional que hemos vivido todos. Hasta el punto de que el Nasdaq ha conseguido en plena pandemia situarse en positivo en lo que se refiere a su evolución anual en los mercados de renta variable. En este caso en concreto, con una rentabilidad anual por encima del 1 %, mientras que los restantes índices bursátiles se dejaban por el camino hasta el 40 % en algunas plazas internacionales de gran relevancia. Por otra parte, también hay que incidir en el hecho de que el mejor comportamiento de las tecnológicas se debe a que son empresas que están mejor adaptadas a las necesidades de los servicios de los países en este periodo tan especial.

Otro de los aspectos que son dignos de considerar en este apartado es el que tiene que ver con la naturaleza de estas empresas y que han tenido una mayor utilidad en la evolución del coronavirus. Como por ejemplo, ligadas a productos farmacéuticos, análisis clínicos y ocio y entrenamiento. En ambos casos con apreciaciones en las bolsas internacional por encima del 10 % y que ha sido una gran oportunidad de negocio para buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Lastre para la evolución del Dow Jones

Los futuros de Dow apuntaban a un fuerte descenso en la apertura de la pasadas semanas después de que la administración Trump se moviera para bloquear los envíos de semiconductores al gigante de las telecomunicaciones con sede en China, Huawei, que ha estado en el centro de una hirviente disputa comercial tecnológica entre Washington y Pekín. El jueves, el promedio industrial del Dow Jones subió 377 puntos, o 1,6 %, después de haber bajado más de 450 puntos en la sesión anterior.

El gobierno dijo el viernes que las ventas al por menor de abril cayeron un 16,4 %, ya que los cierres por coronavirus cerraron las tiendas en todo el mundo. No en vano, los economistas esperaban una caída del 12,3 % después de una caída del 8,3 % en marzo. Reflejando el duro panorama de la venta al por menor en un mundo Covid-19, siendo uno de los elementos que juegan en contra de un papel alcista en los mercados de renta variable de Estados Unidos, al menos en lo que se refiere al más corto plazo.

Nike reducirá sus ventas en 2020

En este sentido, Nike advirtió que los cierres de tiendas relacionados con la pandemia durante el trimestre actual perjudicarán sus resultados de venta al por menor y al por mayor. El fabricante de calzado deportivo y ropa dijo que el 100 % de sus tiendas en la Gran China han reabierto y que las ventas en línea están ayudando a compensar las pérdidas de ventas por el cierre de tiendas. Mientras que por otra parte, hay que incidir en el hecho de la Bolsa de Valores de Nueva York abrirá sus puertas teniendo muy presente este hecho que puede influir a las economías en todo el mundo, no solo en EEUU. En concreto, la bolsa de Nueva York se puso completamente electrónica hace dos meses después de que dos personas dieran positivo en las pruebas de coronavirus de entrada. Los creadores de mercado designados, que supervisan el comercio de 2.200 empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York, seguirán trabajando a distancia.

También se destaca el petróleo, que parece haber ingresado en un círculo virtuoso, a partir del aumento de demanda por parte de China, cuyo nivel de importaciones regresó a las cifras anteriores a la crisis sanitaria. La materia prima sufrió una corrección bajista moderada el viernes, y mantiene un tono de sobre compra en las primeras horas de la semana. Esperamos una nueva corrección a la baja antes de iniciar un ciclo alcista más sustentable.

Un proceso iniciado en 2018

Desde 2018 los Estados Unidos y China han impuesto diversas medidas restrictivas a las corrientes comerciales entre los dos países, de los cuales los aumentos de los aranceles han sido los más destacados. Los aumentos de los aranceles por los Estados Unidos sobre las importaciones chinas dio lugar a una rápida respuesta de China, que también aumentó sus aranceles sobre importaciones americanas. Aunque el conflicto comercial pareció escalar en el otoño de 2019 con el nuevo arancel aumenta, a finales de 2019 los dos países acordaron una tregua, cancelando algunos de los anunciados incrementos de los aranceles y el retroceso de algunos de los anteriores incrementos de los aranceles. La tregua condujo a la llamada

El Acuerdo de la Fase Uno se firmó en enero de 2020. En Este documento analiza la economía del conflicto comercial, discutiendo los antecedentes económicos de la conflicto comercial, proporcionando una visión general de las diferentes medidas adoptadas y explorando los efectos, entrando en el impacto ya generado y el impacto esperado en el futuro prestando especial atención a los posibles efectos a través de la incertidumbre sobre la política comercial. Los efectos económicos se examinan tanto revisando la literatura como haciendo propios análisis.

Para el análisis, exploramos cómo los flujos comerciales entre China y los EE.UU. han cambiado en los últimos dos años y analizamos los patrones de desviación del comercio. Para el análisis, el Modelo de Comercio Global de la OMC (GTM), una dinámica recursiva computable se emplea el modelo de equilibrio general (CGE). Hay un extenso debate sobre el potencial de los efectos de las tensiones comerciales en la economía mundial debido a la creciente incertidumbre de la política comercial e incorporar el marco nuevo para las relaciones.

Acuerdo entre los EE.UU. y China

Desde el comienzo del conflicto comercial entre los EE.UU. y China los dos países han aumentado los aranceles sustancialmente en las exportaciones de cada uno, del 2,6 % al 17,5 % en las importaciones chinas a los EE.UU. y de 6,2 % a 16,4 % sobre las importaciones de los Estados Unidos a China. El Acuerdo de la Fase 1 entre los EE.UU. y China redujo los aranceles sobre las importaciones chinas en los Estados Unidos al 16 %. Para limitar el alcance del documento. Se centra en las tensiones comerciales entre los EE.UU. y China.

Los aranceles sobre las importaciones chinas han sido motivados con al menos cuatro argumentos:

Desequilibrios comerciales bilaterales; hacer que los aranceles sean más recíprocos; recuperar los puestos de trabajo en el sector manufacturero; abordar las políticas chinas con efectos indirectos negativos como la escasa protección de la propiedad intelectual, los subsidios de la propiedad estatal empresas, y la transferencia de tecnología forzada. El fundamento económico de los tres primeros argumentos se discutirá en detalle en el documento.

Puesta en marcha de los aranceles

Aunque los flujos de comercio de China a los EE.UU. todavía aumentaron en 2018 debido a la distribución anticipada de alrededor de 7 %, las exportaciones de China a los Estados Unidos cayeron sustancialmente en los tres primeros trimestres de 2019 en lo que respecta a los productos arancelados, en un 13 %. Las exportaciones de los Estados Unidos a China cayeron alrededor de un 1 % en 2018, acelerándose a una reducción de más de 25 % en los tres primeros trimestres de 2019.

Mientras que las exportaciones chinas a los Estados Unidos todavía aumentaron en 2018 en el 7 % debido a la distribución anticipada, se redujeron en el primer trimestre de 2019 en un 13 %. El análisis también muestra que hubo una importante desviación del comercio hacia las importaciones de otros socios comerciales. Cuatro países de Asia oriental (Japón, Corea del Sur, Taiwán y Vietnam) exportaron menos a China y más a los EE.UU., en particular en el sector de equipos eléctricos.

Esto indica que las cadenas de valor del Asia oriental se reorganizan en respuesta al conflicto comercial. La idea de la literatura empírica hasta ahora sobre el conflicto comercial es que ha habido un paso completo de los mayores aranceles de importación de las mercancías chinas a los precios de importación con aranceles incluidos.

Déficit comercial en ambos países

Los Estados Unidos comenzaron a aumentar los aranceles sobre las importaciones de China en marzo de 2018 y la respuesta del gobierno chino lo siguió poco después. Se pone de manifiesto el valor del comercio afectado por cada una de las rondas de incrementos arancelarios, mientras que por otro lado muestra la evolución de los tipos arancelarios medios sobre las importaciones estadounidenses de China y las importaciones chinas de los Estados Unidos. La medida de aumento de los aranceles que afecta a la mayor parte del comercio adicional se realizó el 24 de septiembre de 2018. Los EE.UU. recaudaron aranceles adicionales del 10 % sobre aproximadamente 200.000 millones de dólares de importaciones chinas, que aumentaron hasta el 25 % el 10 de mayo de 2019.

Los aranceles medios impuestos por los Estados Unidos a las importaciones de China han aumentado sustancialmente desde el comienzo del conflicto comercial, de un tipo arancelario del 2,6 % de NMF a un tipo arancelario del 17,5 % el 1 de Septiembre de 2019. Inicialmente, los Estados Unidos anunciaron una nueva ampliación del alcance de los aumentos de los aranceles, que habría elevado los aranceles medios al 24,4 % el 15 de diciembre. Sin embargo, debido a la tregua en el conflicto comercial este aumento nunca se aplicó.

Mientras que por otra parte, el aumento previsto es del 20,7 % para diciembre 2019 no fue implementado. Al mismo tiempo, China redujo los aranceles NMF de otros socios comerciales, que corresponde a una reducción media de los aranceles de alrededor del 5 %. Así pues, los promedios sólo se ponderan en función del comercio que se ve afectado por los aumentos de los aranceles. Mientras que por último, hay que incidir en que en estos momentos hay un extenso debate sobre el potencial de los efectos de las tensiones comerciales en la economía mundial debido a la creciente incertidumbre de la política entre ambos países.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.