La banca no podrá cobrar comisiones superiores a 3 euros en sus cuentas

Uno de los objetivos más deseados por parte de los usuarios bancarios consiste en eliminar buena parte de los gastos que conlleva la contratación de una cuenta de ahorro. Tanto en lo que se refiere a sus comisiones y otros desembolsos generados por su gestión y mantenimiento. La buena noticia para sus titulares es que a partir del 2 de julio las entidades de crédito no podrán cobrar más de 3 euros al mes en concepto de comisiones por la cuenta básica.

Esta medida, que ya está reflejada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), permitirá que los usuarios puedan ahorrarse todos los años en torno a 100 y 150 euros por este gasto. No obstante, desde el Banco de España se podrá actualizar las comisiones máximas estipuladas cada dos años. Con lo que no puede descartarse que en después de este breve periodo el importe pueda elevarse ligeramente. Nunca bajo cantidades abusivas como venía sucediendo hasta estos momentos.

En unos momentos como los actuales en que las entidades bancarias están obteniendo menores beneficios como consecuencia de la reducción de los intereses en los préstamos. Debido a que el precio del dinero se encuentra en sus niveles más bajos de toda su historia, en concreto al 0 %. Como estrategia por parte de Banco Central Europeo (BCE) para incentivar las economías nacionales dentro de la zona euro. Y que han llevado a que los precios de los bancos en los mercados de renta variable también hayan caído hasta unos niveles muy bajos. Basta recordar que en estos momentos las acciones de BBVA están muy cerca de los 4 euros, cuando hace unos pocos meses estaban en el entorno de los 6 o 7 euros la acción.

Exención en comisiones de las cuentas

De todas formas, no ha sido esperar a la implantación de esta medida para que los titulares de este producto bancario puedan librarse de los gastos en su gestión o mantenimiento. Desde hace unos dos años, buena parte de la oferta se ofrece libre de ningún cargo, aunque a cambio hay que cumplimentar una serie de requisitos básicos. Como los que exponemos a continuación:

Fidelizar al cliente: a través de la domiciliación de su nómina o ingresos regulares en el caso de los trabajadores por cuenta propia.

Captación del ahorro: con la contratación de otros productos financieros y entre los que destacan fondos de inversión, programas de ahorro, seguros y planes de pensión.

Potenciar a los mejores clientes: se tiende a eliminar estos gastos en las cuentas de ahorro a los clientes preferentes de las entidades bancarias. Es decir, con un saldo muy potente y que nunca han tenido deudas o número rojos con los productos suscritos.

Sus gastos más importantes

Sin lugar a dudas que el más común de todos ellos es el derivado por su gestión. Con un cargo anual que oscila entre 5 y 20 euros, en función del tipo de cuenta y de las condiciones en su contratación. Otro desembolso que tiene una gran incidencia en el cómputo general de sus titulares es el vinculado a algún descubierto en el saldo de este producto bancario. Son los tan temidos números rojos y que pueden llevar al cobro de unas penalizaciones de hasta el 20 % sobre el saldo deudor.

No de menor importancia son las comisiones al realizar transferencias y que tienen un coste de 0,50 en las nacionales y cerca del 1 % en las formalizadas en el extranjero. No obstante, este desembolso puede evitarse si contratan las cuentas más adecuadas: exentas de comisiones, con alta remuneración o ligadas a la suscripción de otros productos: seguros, planes de inversión u otros de los comercializados por las entidades bancarias.

También debe tenerse en cuenta que las tarjetas de crédito o débito vinculada a las cuentas conllevan un gasto fijo por su mantenimiento. Pero que pueden no tener ninguna incidencia si se eligen los productos que están libres de cualquier clase de cargos a cuenta. Es decir, que se alcanzará un ahorro anual de entre 20 y 80 euros por este concepto. Y que unidos todos incidirán en un uso más racional de esta herramienta bancaria. Para que al final sea toda una realidad que su costo es cero, tal y como están disponibles en estos momentos algunos de estos formato para operar con el banco a través de diversos movimientos contables.

Gastos en las operaciones en bolsa

Las operaciones de los inversores en los mercados de renta variable de momento no han sufrido modificaciones. Es decir, se mantienen en unas mismas constantes que hace ya varios años. En donde en cierta parte dependen de las tarifas que aportan las propias entidades bancarias. Con unas diferencias que pueden alcanzar hasta el 20 % entre unas y otras. Porque hay que constatar que se generan varias comisiones y de diferente naturaleza tal y como conocen los pequeños y medianos inversores que están habituados a operar con esta clase de activos financieros. Y que les supone realizar un mayor esfuerzo económico para rentabilizar sus ahorros.

Mientras que por otra parte, también hay que tener en cuenta que existe una tasa por el mantenimiento de las acciones en la cuenta del banco. Aunque su porcentaje es realmente exiguo es desde luego un nuevo gasto que tendremos que afrontar en las inversiones en los mercados de renta variable. Con un desembolso que representa un 0,5 % sobre el capital invertido y que se ejecute de forma habitual todos los años. Pues bien, todas estas tarifas o tasas se mantienen en los mismos márgenes de intermediación que antes. Aunque puede moverse ficha en los próximos meses por parte de las entidades de crédito.

Tarifas planas en bolsa

De todas formas, los pequeños y medianos inversores tienen un mecanismo de autodefensa para contener sus gastos en bolsa. Se trata de la denominada tarifa plana y que como su nombre indica se ejecuta por una cantidad de dinero fijo todos los meses, hagas las operaciones que quieras. Tanto de forma puntual como de manera recurrente e incluso todos los días. Esta clase de tarifas es muy aconsejable para los usuarios que realizan muchos movimientos en los mercados de renta variable todos los meses. Porque en efecto, al fin y al cabo se puede ahorrar hasta un 50 % en los gastos de estas operaciones en bolsa.

También hay que incidir que estas tarifas planas no están habilitadas en todas las ofertas de las entidades bancarias. Si no que por el contrario, han disminuido en los últimos años como consecuencia de la falta de interés de los propios bancos por esta clase de estrategias en la inversión. Hasta el punto de que ya no son tan habituales y es más complejo detectarlas en la actual oferta que se ofrece a los pequeños y medianos inversores. Con unas tarifas que se manejan en una horquilla que va desde los 20 a los 50 euros aproximadamente. Independientemente de las operaciones que se realizan en bolsa todos los meses.

Tasas en los fondos de inversión

De cualquier forma, si hay un producto que se caracteriza por la difusión de muchas comisiones ese no es otro que los fondos de inversión. De toda naturaleza, desde los fondos de renta variable a la fija y pasando por los modelos alternativos. Pueden contemplar hasta seis clase de comisiones  que van desde las de gestión a la depositaria. En donde unas de ellas son obligatorias y otras opcionales y que pueden encarecer el producto en el momento de su liquidación. Cada uno de ellos se mueve en unos márgenes de intermediación que van desde el 0,5 % y hasta el 2 %. Aunque los tipos más altos raramente se cumplen aunque están habilitados para ejecutarlos por parte de las gestoras encargadas en la confección de los fondos de inversión.

Por otra parte, no puede olvidarse que a medida que el fondo de inversión es más complejo serán más altas las comisiones que tendrás que pagar a partir de estos momentos. A modo de ejemplo, un fondo de inversión de renta variable siempre tendrá unas tasas más exigente que en los fondos de renta fija. De cualquier forma, es muy conveniente que antes de formalizar este producto financiero te informes de las comisiones que incorpora estos modelos para la inversión. En especial, para evitar una pequeña sorpresa que no et esperabas. Todos los folletos de los fondos de inversión llevan la información sobre las tarifas de estos gastos.

Por último, resaltar que en los fondos de inversión puedes gastarte un total del 2 % en comisiones y que te pueden lastrar la inversión en los próximos años. Porque este es el producto más expansivo en esta característica que tanto preocupa a los pequeños y medianos inversores. En donde, entre dos fondos de las mismas características hay que decantarse por el que menos comisiones o gastos lleve incorporado.

No en vano, es al fin y al cabo uno de los objetivos de los usuarios en esta clase de productos, tratando de ahorrar más dinero. Cada uno de ellos se mueve en unos márgenes de intermediación que van desde el 0,5 % y hasta el 2 %. Aunque los tipos más altos raramente se cumplen aunque están habilitados para ejecutarlos por parte de las gestoras encargadas en la confección de los fondos de inversión.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.