La banca europea, a salvo

En el momento de mayor voracidad de la crisis financiera en Europa, fue la banca la que estuvo a punto de sucumbir ante la presión global y el intento de obtener un gravamen a las transacciones financieras, es decir, cobrar un impuesto por cada transacción realizada.

La debilidad de la banca y la incertidumbre del sistema fue suficiente como para imponer una presión nunca antes ejercida. Sin embargo, no fue suficiente y pese a la crisis, la banca europea evitó el novedoso impuesto.

Pues entones, ¿quiénes han sido los perdedores? Francia, principalmente, y Alemania, quienes han impulsado el impuesto a la trasacción financiera que finalmente ha fallado.

A cambio, Nicolás Sarkozy, evalúa al menos lograr la aprobación de un impuesto bursátil. Alemania, mientras tanto, advierte que hasta Londres podría salir favorecida porque allí se llevan a cabo la mayor parte de las transacciones.

De momento, la banca ha ganado espacio y tiempo pero no olvidéis que es uno de los grandes responsables de la crisis económica internacional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *