Invertir en un club de golf: una alternativa muy rentable

golf

Pertenecer a los clubes de golf marca la diferencia y, según los sociólogos, lo que intentan sus miembros es sentir que no son como los demás. Los requisitos para acceder a estos 12 centros incluyen listas de espera, recomendaciones de otros socios y, sobre todo, una saneada cuenta corriente que permita pagar cantidades que ascienden hasta 48.000 € más cuotas de entrada y pagos anuales. La Familia Real y los ex presidentes de Gobierno son socios de honor de algunos.

Se trata de una alternativa a la inversión que puede ser muy rentable. No en vano, satisfaces una afición personal y puede rentabilizar tu pertenencia a estos clubes. Para que a los pocos años puedan mejorar las participaciones adquiridas en estos centros deportivos.  Se constituye en una apuesta de inversión que en todos los casos van dirigidas al medio y largo plazo, nunca a periodos cortos.   

Las personas que prefieren practicar cualquier actividad en un club en lugar de montárselo por su cuenta lo hacen para apartarse de la masa y tener la sensación de que no son como los demás. Esta diferenciación la dejan bien marcada los clubes, seleccionando a sus socios mediante el cobro de cuotas de inscripción altas (por encima de los 4.500 €) y sometiéndoles a unas normas de etiqueta que, para la mayoría de los mortales, no pueden cumplirlas. En estos entornos es difícil conseguir jugar al tenis si no se va vestido de forma adecuada, suele estar prohibido acceder al comedor o a los salones sin corbata y chaqueta y es complicado ser aceptado entre sus miembros si no se tiene un título universitario o una empresa de éxito.

Golf más que un deporte

Los clubes han florecido en España desde principios del siglo XVII. En principio se trataba de peñas o sociedades de lectura y discusión donde se fomentaban las artes y la conversación. Hacia mediados de siglo, bajo la influencia inglesa, se crearon bastantes especializadas en deportes. Hoy, los clubes de hípica, polo y golf marcan la diferencia de status: para practicarlos no sólo hay que tener dinero, sino tiempo.

Por esto, quienes pueden inscribirse suelen tener el mismo perfil: hombre, mayor de 40 años, empresario, ejecutivo o profesional liberal de éxito que, además, suele estar enganchado a este tipo de vida social y, no contento con pertenecer a un club, paga las cuotas de varios: puede estar inscrito a uno deportivo y a otro social; o cuenta con uno en su lugar de residencia y con otro donde veranea. En ellos encuentra, muchas veces, el marco para formalizar alianzas financieras y establecer nuevos contactos empresariales.

Alternativas disponibles

clubes

Los requisitos para ingresar son comunes en casi todos: pagar una cuota de inscripción (a fondo perdido), una acción (que puede venderse cuando se abandona el club) o, incluso, ambas, y luego, ser presentado por un par de socios y admitido por una junta.

Liceo de Barcelona. Nº de socios: 1.106. Antigüedad: 156 años. Actividades principales: se constituyó para financiar la construcción del teatro El Liceo. Se puede oír ópera, participar en charlas y admirar los tesoros artísticos de su sede. Precio: cuota de entrada de 4.500 € y anualidad de 450 €. Vida social: la del restaurante, frecuentado por amantes de la ópera. Bailes al principio y al final de la temporada y una fiesta de Carnaval. Normas de vestuario: corbata y americana.

Casino de Madrid. Nº de socios: 1.900. Antigüedad: 167 años. Lo fundó el duque de Osuna. Actividades principales: coloquios, conferencias, exposiciones y organización de viajes. Desde 1999, tiene un espacio deportivo a las afueras de Madrid. Precio: Cuota de entrada de 7.500 € y mensualidades de 60 € por ambos cónyuges. Vida social: se ha recuperado el Baile de Debutantes para el que las protagonistas pasan más de dos meses ensayando.

Pertenencia a clubes muy elitistas

Real Club de Polo de Barcelona. Nº de socios: 9.600. Antigüedad: 106 años. Fue iniciativa de unos estudiantes españoles que cursaron su educación en Inglaterra y, cuando volvieron, decidieron promocionar los deportes relacionados con la hípica. Instalaciones: chalé social, piscina, gimnasio, aerobic, 39 pistas de tenis, nueve de pádel, tres campos de hockey y un campo de hípica internacional. Precio: la cuota de entrada es de 15.000 € y mensualidades de 75 €. Hay lista de espera para entrar. Vida social: El bridge y el dominó aúnan lazos entre los socios. Se celebran bodas, bautizos…

Club de Polo de Santa María, Sotogrande. Nº de socios: 60. Instalaciones: Edificio social, siete canchas de polo y escuela. Están construyendo cuatro canchas nuevas, una piscina y 600 “boxers” para los caballos. Cada día se está popularizando más porque existen posibilidades de jugar con equipos montados sin necesidad de tener caballo propio. Vida social: en verano existen muchas actividades sociales para fomentar la convivencia con otros aficionados ingleses, argentinos y americanos que acuden al club.

Club de Tenis Puente Romano. Nº de socios: Muy restringido. Actualmente hay lista de espera. Este club surgió, en principio, para dar servicio a dos hoteles de superlujo marbellíes. Por eso es difícil entrar como asociado. Precio: 1.500 € al año. Requisitos de admisión: aunque actualmente no se pueden hacer nuevos socios, el requisito es ser presentado por dos socios, que se trate de una persona a la que le guste el deporte y que se le reconozca como alguien normal en su trato, educación y talante. Normas de vestuario: no se exige el blanco total, pero sí que se prohíben los tirantes en el tenis, aunque no en el gimnasio.

Con una rentabilidad a largo plazo

plazosReal Club Jolaseta. Nº de socios: más de 6.000. Instalaciones: Diez pistas de tenis, seis de pádel, tres piscinas (una olímpica), campo de hockey hierba y otro de hockey patines, polideportivo cubierto, dos frontones, gimnasio y edificio social con guardería. División de honor: en hockey es uno de los clubes más importantes del país. Aunque en principio el Jolaseta se especializó en tenis, ahora son el pádel y el hockey los deportes preferidos por los socios. Precio: comprar una acción por más de 30.000 € y pagar una cuota anual de menos de 300 €. Su punto fuerte: tienen la escuela de pádel para niños más numerosa de Europa.

Real Club Pineda de Sevilla. Nº de socios: más de 6.000 socios. Está cerrado el cupo de admisión; cada año sólo entran un par de socios nuevos. Precio: 38.000 €. Se cobran aparte servicios como el uso del gimnasio con monitor. Una curiosidad: los ex cónyuges siguen perteneciendo al club, pese a que se hayan divorciado del socio primigenio. Otra particularidad, dispone de hipódromo propio, algo que apenas se da en otros clubes.

Real Club de Tenis de Oviedo. Nº de socios: 2.200 titulares con sus familias. No admiten más socios. Antigüedad: 53 años. Precio de inscripción: más de 12.000 € a fondo perdido. Enclave peculiar: en el centro de Oviedo. Normas de vestuario: sólo se exige etiqueta en las fiestas sociales que se organizan. A los salones y restaurante no se puede acceder en ropa deportiva. Socios de honor: Su Alteza Real el Príncipe D. Felipe de Borbón, Sabino Fernández Campo…

Real Club Náutico de Palma de Mallorca. Nº de socios: 1.840, de los cuales sólo 500 tienen barco. La tarifa para ser socio es de 4.800 € la inscripción y 15 € al mes. Todos los servicios se cobran aparte. Antigüedad: 54 años. Una peculiaridad: tiene una coral y se dan clases de solfeo. Su singularidad: es el club más visitado por la Familia Real, que junto a los ex presidentes de Gobierno y los socios que llevan más de 50 años en el club, son sus socios más honoríficos.

Cuota de entrada es de 9.000 euros

cuota

Aeroclub de Santiago de Compostela. Nº de socios: 2.200 propietarios, de los que sólo vuelan unas 200 personas. El club nace como una asociación aeronáutica en 1935, pero, hoy por hoy, es más un club de golf. La gente accede a él, sobre todo, por este deporte y por el tenis. Precio: la cuota de entrada es de 9.000 € por unidad familiar; y las mensualidades de 72 €. Actividad social: el ajedrez, las tertulias y el dominó son una parte muy importante de la vida diaria del club. Manuel Fraga, ex presidente de la Xunta, acudía a menudo a jugar aquí sus partidas de dominó. Punto fuerte: las escuelas deportivas para niños y las fiestas que organizan para fomentar las relaciones personales entre los socios.

Real Club Náutico de Barcelona. El muelle dispone de 175 plazas de amarre para yates de hasta 40 metros de eslora y de un distinguido local social. Instalaciones: gimnasio y sauna, biblioteca, terraza con vistas a la ciudad, salones para reuniones, parking privado y aulas de formación. Precios: desde 1.500 € la inscripción y una pequeña cuota mensual. Los servicios se cobran aparte.

Dehesa Montenmedio. Cuenta con 25 bungalows con toda clase de lujos. Instalaciones: capacitado para albergar hasta 1.500 caballos, todos ellos alojados a todo confort, en boxes fijos construidos en la misma Dehesa. Dispone también de un parking para aparcar 400 camiones o trailers. Precio: practicar la hípica puede elevarse desde los 1.000 a los 1.800 €.

Real Club Náutico de Palma de Mallorca. Nº de socios: 1.840, de los cuales sólo 500 tienen barco. La tarifa para ser socio es de 4.800 € la inscripción y 15 € al mes. Todos los servicios se cobran aparte. Antigüedad: 54 años. Una peculiaridad: tiene una coral y se dan clases de solfeo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.