Inversión en las empresas del sector de Internet

Internet Europa es el índice que recoge la cotización de las principales empresas de este sector tecnológico en el viejo continente. En las que se incluyen desde empresas consolidadas a otras en vías de expansión, aunque la oferta que ofrece este segmento bursátil está claramente por debajo de las que ofrecen en estos momentos las bolsas norteamericana o japonesa, tanto en calidad como en cantidad. Pero una de las opciones que dispones en estos momentos para rentabilizar sus operaciones en los mercados de renta variable.

Se trata de un sector con un potencial de crecimiento muy importante en los mercados de renta variable. Con unos porcentajes de dos dígitos y que puede representar una estrategia muy clara para ganar dinero en muy poco espacio de tiempo. Aunque también los riesgos son sensiblemente mayores en las operaciones debido a que son valores bursátiles más inestables en cuanto a la configuración de sus precios. Desde este punto de vista hay que mucho más cautelosos con ellos para no tener alguna que otra sorpresa negativa a partir de estos momentos.

Mientras que por otra parte, la inversión en las empresas del sector de Internet no es la más propicia para los periodos recesivos como el que se avecina en los próximos meses. Porque su comportamiento siempre es peor que el generado en los valores más tradicionales o convencionales. No en vano se trata de una apuesta muy especial que está reservada a los perfiles de pequeños y medianos inversores más agresivos. Que desean hacer operaciones muy rápidas para dirigirse inmediatamente a otra inversión para rentabilizar sus ahorros.

Sector de Internet: sus ventajas

No cabe duda de que sus mayores revalorizaciones que se pueden obtener es uno de los puntos más favorables en su elección. No en vano, los inversores pueden doblar o incluso triplicar los beneficios de los otros valores de la bolsa. Otra de sus aportaciones más notables reside en el hecho de que estas compañías tan especiales suelen contar con la confianza de un segmento de la población muy importante. Por este motivo sus volúmenes de contratación suelen ser muy elevados, al menos en lo que se refiere a los valores con mayor capitalización. Hasta el punto de que es muy difícil de que los inversores puedan quedar enganchados en los mismo. Es decir, que puedes ajustar los precios de entrada y salida en el valor.

Otro de los factores que los distingue es su elevada expectativa de crecimiento que tienen en estos momentos. Puede decirse que cotizan en función de esta variable, más que de los propios resultados empresariales que presentan todos los trimestres. Aunque desde luego que este factor es un arma de doble filo ya que cualquier desviación en sus objetivos puede depreciar muy fuerte su valoración en los mercados de renta variable. En mayor medida que los restantes valores de la bolsa nacional y también de fuera de nuestras fronteras.

Inconvenientes en su contratación

Por el contrario, la inversión en las empresas del sector de Internet conlleva otras connotaciones no tan positivas como las mencionadas anteriormente. Una de ellas es la que tiene que ver con su alta volatilidad y que a veces llega a ser extrema. Con una divergencia entre sus precios máximos y mínimos que puede alcanzar hasta el 10 % en la misma sesión bursátil. Un aspecto que lastra las operaciones por parte de los inversores con un perfil mucho más defensivo o conservador. Además, tampoco puede olvidarse de que la oferta en la renta variable nacional es realmente muy poco apreciada al contar con muy pocos representantes.

Si al fin y al cabo tus intenciones en la inversión son las empresas del sector de Internet no tendrás más remedio que dirigirte a los mercados de renta variable internacionales. Son las plazas en donde cotizan estas empresas tan especiales, sobre todo la norteamericana, china y japonesa. Estas operaciones te supondrán un alza en las comisiones y en los gastos de su gestión o mantenimiento. En torno al 20 % más que en la bolsa española y puede que para cantidades pequeñas no sea una operación muy rentable y por tanto tengas que analizar las necesidades que tienes en el siempre complicado mundo del dinero.

Se trata de valores cíclicos

Hay un aspecto que muy pocos pequeños y medianos inversores se han dado cuenta y es que los las empresas del sector de Internet se mueven en bolsa como los valores de carácter cíclico. Es decir, en los periodos expansivos se comportan mucho mejor que los restantes. Mientras que por el contrario, en los recesivos suelen tener unas depreciaciones muy fuertes y que con frecuencia superan niveles por encima del 5 %. Se trata de una extrema cotización que puede hacer ganar mucho dinero a los inversores, pero por la misma razón también dejarte muchos euros por el camino.

Por otra parte, también  hay que incidir en que las empresas del sector de Internet son más complejas para operar por parte de los usuarios que cuentan con menor aprendizaje en las mismas. Este es una de las razones porque no es más recomendable invertir sumas de capital muy fuertes. Si no que por el contrario, están más aconsejadas para operaciones de pequeña cuantía para tratar de evitar situaciones muy poco deseadas por parte de los inversores. A diferencia de los otros sectores de las bolsas nacionales e internacionales: bancos, aseguradoras, constructoras o eléctricas. Cada uno de ellos tiene un tratamiento sustancialmente diferente.

Perfiles a los que van dirigidos

En cualquier caso, la inversión en las empresas del sector de Internet va destinada a un grupo de inversores muy bien definido. Son usuarios jóvenes, con alto poder adquisitivo y sobre todo con muchas ganas para conseguir altas plusvalías en cortos espacios de tiempo. Con plazos de permanencia muy cortos  y nunca dirigidos al medio y mucho menos al largo. En todos los casos, esta inversión tiene una mecánica más especial en sus operaciones. Al menos en lo que se refiere a su estrategia de ajustar los precios de entrada y salida en los valores.

Mientras que por otra parte, también hay que recalcar que esta clase valores son mucho más imprevisibles que en los restantes segmentos empresariales. En este sentido, pueden deparar más de una sorpresa, en uno u otro sentido. Porque entre otras razones no se rigen por los cánones tradicionales de los valores más convencionales. Con unas oscilaciones que hay que calificarlas como de muy bruscas y que te pueden crear alguna que otra incidencia en tu cartera de valores. Incluso perder en muy pocos días fuertes importes realizados en la inversión. Siendo este uno de los riesgos más claro que conllevan esta clase de operaciones en los mercados de renta variable.

Mientras que por último, cabe destacar que es una oferta que poco a poco va aumentando y dispones de más opciones en donde elegir. Aunque algunas de las propuestas son realmente desconocidas para buena parte de los pequeños y medianos inversores precisamente porque se trata de empresas de casi nueva creación. En especial, las que están integradas en los mercados asiáticos y algunos emergentes y que sin lugar a dudas no conocerás sus actividades y quizás los modelos de gestión. Desde este punto de visto hay que tener mucha más precaución con su inversión debido a que las diferencias que pueden alcanzar los precios máximos y mínimos en un solo día pueden alcanzar más del 10 %. Un porcentaje muy difícil de asumir en las operaciones de mayor cuantía económica.

Características de estos valores

Se trata de valores muy concretos que tienen unas características bien definidas y, que los hacen ser diferentes de otros más tradicionales o provenientes de otros negocios. Por todo ello, es muy conveniente que el inversor medio tenga en cuenta las siguientes pautas de comportamiento en las operaciones con estos valores y, que son las siguientes:

  • Supone un índice claramente insuficiente para toda la bolsa europea, sobre todo si se compara con la oferta que incorpora las bolsas norteamericana y japonesa.
  • Se pueden encontrar desde valores de fuerte implantación comercial a otros en procesos de expansión.
  • Están destinadas exclusivamente para un tipo de inversores bien definidos, que buscan la mayor rentabilidad a través del incremento de riesgo que contraen. Es decir, para inversores expertos que hacen de la especulación su verdadero motivo para invertir en bolsa.
  • Son muy pocos los valores que operan en España, por lo cual hay que irse a las bolsas alemana, francesa o italiana para realizar las operaciones de compra y venta. Con las tarifas y comisiones que se aplican en esos mercados, sin ningún tipo de recargo o suplemento.
  • Las posibilidades de revalorización son enormes debido a las especiales características de estos valores. Pero no hay que descuidar que puedes perder mucho dinero en las operaciones.
  • Se trata de empresas, que por lo general, no suelen repartir ningún abono por dividendo, lo que le resta competitividad frente a los valores que si lo hacen.
  • No es uno de los mercados más significativos de la oferta actual de la renta variable europea. Si no que por el contrario, está claramente infravalorado con respecto a otros sectores bursátiles más convencionales o tradicionales.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.