Inversión a través de las compañías de seguros

seguros

Todavía hay la creencia en buen parte de los ahorradores de que los productos destinados a la inversión y el ahorro tan solo pueden ser contratados a través de las entidades bancarias. Esto no es cierto ya que las compañías de seguros también comercializan estos modelos para rentabilizar los ahorros. Y en algunos de los casos incluso con mejores condiciones en su contratación al presentar una mejora en el tipo de interés devengado de unas cuantas décimas porcentuales. A través de una oferta muy potente y diversificada.

En cualquier caso, nada mejor que comparar las propuestas de una y otra entidad y aseguradora para poner de manifiesto que es lo que nos conviene suscribir para obtener un mejor rendimiento a partir de estos momentos. Porque puede haber diferencias que sean dignas de destacar y que nos puede ayudar a que el saldo de nuestra cuenta de ahorro sea más saneado al final de año. Hasta el punto de que son también las compañías de seguro las encargadas de comercializar las imposiciones a plazo fijo.

Mientras que por otra parte, y bajo denominaciones diferentes, son las aseguradoras las que presentan en estos momentos una apuesta más clara para guardar los ahorros con mayor rentabilidad. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico que tienen mucho más que ver con la propia estructura de los productos que se comercializan. En donde, el objetivo prioritario por parte de los pequeños y medianos inversores es mejorar su rentabilidad para ampliar su patrimonio personal o familiar, que es al fin y al cabo de lo que se trata en estos precisos momentos.

Compañías de seguros: imposiciones

dinero

Depósitos y productos referenciados a la renta variable son algunas de las fórmulas por las que se han decantado mayoritariamente las aseguradoras para captar los ahorros de sus clientes. Hasta el punto de que en estos momentos les están ofreciendo una rentabilidad media entre el 1,5 % y 2,5 %. Para cantidades mínimas a partir de 5.000 euros, aunque siempre se pueden encontrar en este sector algún producto de estas características con aportaciones menos exigentes, generalmente  con aportaciones más asequibles desde 1.000 euros.

Prácticamente todas las compañías de seguros están inmersas en esta estrategia comercial a través de una oferta que puede considerarse como de plural y abierta a todos los usuarios. Con muy pocas diferencias respecto a las propuestas que vienen realizando las entidades bancarias en estos momentos. Algo que es realmente desconocido para buena parte de los usuarios de este país. En donde no puede olvidarse un producto tan específico como son los seguros de ahorro. Con retornos sobre los ahorros en torno al 2 % anual.

Seguro de ahorro para los hijos

Una de las novedades que presentan las compañías de seguros es la comercialización de los seguros de ahorro destinados a los hijos. En este sentido, cabe recordar que un seguro de ahorro infantil, cuenta con un interés garantizado de principio a fin, que te ayudará a hacer frente a situaciones como: viajes de estudios, comenzar una carrera, comprarse su primer coche…

Por otra parte, otra de sus ventajas más relevantes es que al finalizar el seguro, dispondrás del capital garantizado más una participación en beneficios.

De todas formas, el rescate del seguro es su elemento más innovador ya que generalmente a partir de la segunda anualidad, podrás rescatar el capital acumulado en tu seguro, bien de forma total o de forma parcial. Por lo que respecta a sus condiciones de contratación, hay que indicar que la edad de contratación del asegurado se sitúa entre 1 y 10 años. Con una duración máxima del contrato hasta que el menor cumple 21 años. Y en donde la prima única mínima de este producto se encuentra en una horquilla que va desde los 1.000 a 1.500 euros. Para ir creando una bolsa de ahorro estable de cara al medio y largo plazo.

Seguros de inversión

inversioin

Para un púbico más general está destinado este producto que ya está mejorando la rentabilidad que ofrecen en estos momentos los depósitos bancarios a plazo fijo. Los seguros de ahorro o inversión se caracterizan porque son pólizas en las que se garantiza una rentabilidad asociada a un capital que será depositado durante un periodo de tiempo previamente establecido. Este capital inicial y los beneficios obtenidos se podrán recuperar cuando finalice ese periodo de tiempo. El titular del seguro de ahorro podrá realizar nuevas aportaciones al capital inicial hasta que finalice el tiempo establecido.

Mientras que por otra parte, tienen algunas ventajas fiscales. Como por ejemplo, por el hecho de que si han transcurrido 5 años como mínimo desde tu primera aportación, los rendimientos obtenidos están exentos de tributar. Por otra parte, con estos planes de ahorro podrás recuperar tu dinero en cualquier momento de forma total o parcial. Además, puedes realizar una aportación máxima anual que es muy flexible y que puede alcanzar hasta los 10.000 euros por término medio. Y que en la mayoría de las ocasiones supera la rentabilidad ofrecida desde las entidades bancarias.

Ofertas de las compañías de seguros

En estos momentos, las propuestas que vienen desarrollando las aseguradoras son más satisfactorias para proteger los intereses de los pequeños y medianos inversores. A través de unos modelos de ahorro más potentes e innovadores que los transmitidos desde los bancos. Con la pequeña diferencia de que presentan unos plazos de permanencia más exigentes. En la mayoría de los casos, por encima de los 24 meses y que en cualquier caso están abiertos a todos los perfiles de los usuarios.

En este contexto, se trata de una estrategia que puedes aplicar a partir de estos momentos para mejorar los débiles márgenes de intermediación que ofrecen los productos procedentes de la renta fija. En donde el precio del dinero está en sus niveles mínimos e históricos como consecuencia de la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de situar el tipo de interés en la zona euro en el 0 %. O lo que es lo mismo, sin ningún valor y que se transmite inmediatamente a los productos bancarios con una rentabilidad mínima.

Diferencias entre ambos modelos

Para valorar la contratación de estos productos y seguros comercializados por las compañías de seguros habrá que constatar cuáles son sus aportaciones más relevantes. Para empezar, su mejora en la rentabilidad generada desde el principio. En donde no hay requerimientos adicionales o especiales para conseguir estos anhelados objetivos. Otra diferencia reside en los plazos de permanencia que suelen ser más largos, aunque con una mayor flexibilidad en cuanto a sus planteamientos comerciales.

Por otra parte, son un poco más complejos y es muy conveniente leer la letra pequeña del contrato. Con la finalidad de que no tengas alguna que otra sorpresa en el momento de formalizarlos. Además, la mecánica en la que están confeccionados estos modelos de ahorro o inversión son un poco diferentes y es necesario conocer su mecánica y estructura. En donde, es muy habitual que en los mismos se pueda disponer inmediatamente de tu ahorro acumulado, de forma total o parcial y capitalizado hasta la fecha de rescate. Es decir, ofrecen una alta liquidez que es muy interesante para las necesidades que puedas tener a partir del momento de su suscripción.

Bolsa de ahorro a largo plazo

ahorro

En cierta forma, puede servir como estrategia para ir desarrollando una bolsa de ahorro poco a poco y a través de las aportaciones económicas que puedas realizar. Hasta el punto de que puede servir también como complemento para la jubilación. Disponiendo de una renta periódica con la que complementar a tu pensión, en especial si esta es bastante bala.

Por otra parte, no puede olvidarse de que se conforma como una estrategia muy potente para tener un mayor poder adquisitivo en los años dorados. Como consecuencia de la acumulación de un capital que se va desembolsando todos los meses o años y que va generando una pequeña rentabilidad. Aunque no sea excesiva.

Comercialización de fondos

La contratación de un fondo de inversión es otra de las posibilidades que ofrecen la mayoría de aseguradores, para lo cual proporcionan una extensa gama de estos productos en función del perfil de cada cliente. A través de esta estrategia en la inversión se permite invertir con un nivel de riesgo bajo, medio y alto y obtener al mismo tiempo una rentabilidad atractiva, gracias a su distribución en renta fija y variable. También y, para los perfiles más conservadores ofrecen la totalidad de la inversión en fondos monetarios, que los convierten en una cesta refugio en espera de poder volver a opciones más agresivas, cuando los inversores retomen la confianza plenamente en los mercados bursátiles.
Pues bien, cada aseguradora ha elaborado una gama de fondos distinta que se basan en monetarios, mixtos, de renta variable, renta fija… Para contratar alguno de ellos no es necesario tener contratado otro producto con la aseguradora, sino al igual que ocurre con las entidades financieras solamente hay que dirigirse a la compañía seleccionada para suscribir el fondo que mejor se amolde a nuestras necesidades como inversor. Sin la necesidad de suscribir ninguna póliza o productos de similares características. Son gestiones completamente diferentes, tanto en el fondo como en el contenido.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.