Qué es el inmovilizado intangible, qué valor se le da y ejemplos

inmovilizado intangible

Dentro de una empresa nos podemos encontrar con dos tipos de inmovilizados: el tangible y el inmovilizado intangible. Ambos son igual de importantes pero muchas veces se confunden o se piensa que tributan de la misma forma cuando en realidad no es así.

Por eso, en esta ocasión, queremos ayudarte a entender qué es el inmovilizado intangible, qué tipos hay, cuáles son las diferencias y darte algunos ejemplos para que puedas identificarlos más fácilmente.

Qué es el inmovilizado intangible

engranajes

Lo primero que debes saber es el concepto de inmovilizado intangible como tal. Son activos que no se pueden liquidar en menos de un año. Dicho de otro modo, estos activos van a estar permanentes durante un tiempo debido a que tienen una rotación muy lenta.

Entre las características que tiene el inmovilizado intangible podemos destacarte las siguientes:

  • No tienen apariencia física. Dicho de otro modo, son inmateriales, pero forman parte de la empresa y son necesarias para ello. Realmente, no puedes verlos físicamente, sino que sabes que están ahí, que los tienes presentes, pero no hay algo material que puedas tocar.
  • Sí tienen un valor económico. Y ese valor es lo importante y lo que se tiene en cuenta a nivel contable ya que aparecen en el balance de la empresa. Un poco más adelante te comentaremos cuál es el valor económico que se les da a estos intangible, que tiene relación con el coste que supongan.
  • No pueden liquidarse en menos de un año. En este caso, no hay un periodo concreto porque dependerá del inmovilizado intangible y de las condiciones que se tengan. Es decir, van a permanecer un tiempo más elevado en la empresa y formarán parte de esta.

La diferencia con el tangible

Que exista inmovilizado intangible hace que también podamos encontrarnos con su contrario, es decir, el tangible. Este es aquel activo que sí tiene una apariencia física, que es tangible (tocable) y que también aparecerá en el balance de la empresa de forma económica (porque tiene un valor).

También el inmovilizado tangible es susceptible a liquidarse en más de un año. Por ejemplo, la compra de maquinaria. Lo normal es que esta te dure mucho, y no solo un año.

Tipos de inmovilizado intangible

mujer en casa trabajando

Ahora que sabes más sobre el inmovilizado intangible, y que además ya puedes distinguirlo de alguna forma del tangible, el siguiente paso es conocer qué tipos hay.

Esto te ayudará a ver mucho mejor si un inmovilizado debe considerarse como tangible o intangible. Además, en las empresas, sobre todo cuando estas son más grandes, existen muchos activos, tanto materiales como inmateriales. Y estos segundos, lo más habitual que se tenga son los siguientes:

  • Aplicaciones informáticas. Por ejemplo, por el uso de ciertos programas informáticos, aplicaciones de pago, etc. Todo eso se puede considerar inmovilizado intangible.
  • Fondo de comercio. Debes entenderlo como bienes inmateriales. ¿Y cuáles son? Pues los clientes, la razón social…
  • Concesiones administrativas. Podríamos conceptualizarlas como aquellas inversiones que se realizan en la administración pública para tener derechos, para investigar, etc.
  • Gastos de desarrollo e investigación. En cuanto a las inversiones que se hacen para mejorar el desarrollo y la investigación.
  • Derechos de bienes en régimen de arrendamiento financiero. Por ejemplo, porque se utilizan bienes que están dentro de este régimen.
  • Propiedad industrial. La marca, la patente, nombres comerciales… Todo eso son gastos de inmovilizado intangible.

Ten en cuenta que el Plan General de contabilidad, en el subgrupo 21, lista todo lo que se puede considerar inmovilizado intangible.

Cómo se le otorga el valor económico a un inmovilizado intangible

La pregunta que te puedes estar haciendo, después de conocer los tipos de inmovilizado intangible que existen y que aparecen por ley, es cómo ponerle un valor económico, por ejemplo, a la marca, o a esas concesiones administrativas.

En este sentido, se hace una clasificación más amplia que divide los inmovilizados inmateriales en dos tipos: por un lado, los que la propia empresa compra; por otro, los que la empresa produce.

Cuando es la empresa la que compra esos inmovilizados se considera que el valor contable es el de adquisición. Es decir, al comprarlos adquiere un valor económico y ese es el que se le pone a nivel contable. Por su parte, con los inmovilizados son producidos por la empresa, entonces lo que se tiene en cuenta en los balances es el coste de producción, es decir, lo que realmente ha costado o invertido en la empresa por ese inmovilizado intangible.

Todo ello debe reflejarse en un anexo a la cuenta de amortización, que sería la cuenta 680 (en las cuentas de gasto). Es la que se destina exclusivamente a inmovilizado intangible mientras que para el tangible sería el anexo 681.

A nivel contable solo se realiza una vez, de forma anual, por lo que no hay que tenerlo presente en todo momento (aunque sí todo lo que vaya a ponerse en él).

Ejemplos de inmovilizado intangible

oficina autonomo

Para finalizar, y como queremos que entiendas muy bien qué es un inmovilizado intangible te vamos a dar algunos ejemplos claros para que puedas entenderlo.

  • Programa informático de contabilidad. Si en la empresa se utiliza un programa informático que ha sido comprado a una empresa o incluso fabricado por ellos. Este, al ser intangible (no lo puedes tocar, no lo puedes ver salvo que utilices un ordenador (y ni aún así)… se considera inmaterial.
  • Un sitio web de la empresa. Por ejemplo para tener presencia en Internet y poder captar clientes o usuarios que busquen la empresa. Lo mismo podríamos decir del dominio de la web. En realidad el dominio es tuyo y seguramente tendrás la factura, pero como tal, como dominio, realmente no hay nada que puedas “tocar” para saber que está ahí.
  • La patente de un invento. Cuando se inventa algo, para que no te roben la autoría, se suele patentar. Este es un trámite que se lleva a cabo y que normalmente tiene un coste, ese sería el valor que tendría ese inmovilizado intangible que realmente no se puede tocar (es un derecho, algo inmaterial aun cuando tengas un papelito que te dice que sí es tuyo ese).

Como ves, distinguir el inmovilizado intangible del tangible no es difícil si tienes en cuenta el que pueda tocarse o no. ¿Te ha quedado más claro su concepto ahora que has leído más sobre él?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.