Imposiciones ligadas a las materias primas

No cabe duda de que esta clase de imposiciones bancarias  plazo fijo se constituye en uno de los formatos más originales que hay en estos momentos. Debido a que sus especiales características que tienen permiten que puedas obtener una mayor rentabilidad a partir de estos precisos momentos. Aunque no están presentes en las ofertas que vienen realizando las entidades de crédito. En donde su principal aportación es que son accesibles para todos los perfiles por parte de los ahorradores. Pero que en todos los casos dependerán de la evolución de las diferentes materias primas en los mercados financieros, como una de sus principales señas de identidad respecto a otros modelos de similares características.

Mientras que por otra parte, hay que indicar que las imposiciones bancarias ligadas  a las materias primas se constituye en una solución para mejorar la rentabilidad en esta clase de productos bancarios. Debido a que los titulares de este producto bancario pueden aprovecharse de la posible revalorización de estos activos financieros tan especiales. Y que son los que inciden en la apreciación de las inversiones. Hasta el punto de que en el mejor de los casos se puede alcanzar el 5 % en el tipo de interés que se genera desde este planteamiento.

También hay que incidir en que esta clase de imposiciones se puede crear una bolsa de ahorro muy satisfactoria al medio plazo. Porque este tipo de imposiciones requieren un plazo de permanencia entre 2 y 4 años de una forma aproximada en la actual oferta que vienen ofreciendo las entidades de crédito. En uno de los formatos más particulares de lo que puedes encontrar en estos momentos. Bajo unas condiciones en su contratación sensiblemente diferentes a los restantes modelos de ahorro.

Imposiciones: con importes módicos

Una de las características por las que se distingue este producto financiero es porque puede suscribirse desde muy poco dinero. Desde 500 euros y en adelante en función de la necesidad de liquidez que dispongan los usuarios a partir de esos momentos. No hay normas rígidas respecto a este aspecto y en cualquiera de los casos sin diferencias en lo que se refiere  otras imposiciones de similares características y que están ajustadas  todos los perfiles de los pequeños y medianos inversores. Sin apenas diferencias en este sentido y por tanto no tendrás que temer ninguna consecuencia de estas actuaciones en las relaciones con el siempre complicado mundo del dinero.

Otro de los aspectos que deberás valorar a partir de estos momentos es que esta clase de imposiciones a plazo fijo están exentas de cualquier clase de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Porque en efecto, no puede olvidar que no tiene ninguna clase de gasto tal y como pasa en otras inversiones. Para que de esta manera, el rendimiento sea bruto y no neto como ocurre con otros modelos de ahorro de similares características. En una de las diferencias que podrás detectar con estas imposiciones tan especiales y que pueden facilitar tu tarea de rentabilizar mejor el capital disponible a partir de estos momentos.

¿Cómo son estos depósitos?

Esta opción se basa en una alternativa más segura que estar invertido directamente en la bolsa ya que la mitad de la inversión está relacionada con la renta fija y la otra parte vinculada, total o parcialmente, a la evolución de alguna de las materias primas tanto del mercado nacional como internacional. En cualquier caso, hay que tener especial cuidado con este tipo de productos ya que se distinguen porque el capital puede estar o no garantizado, pero en el caso de que no lo estuviese, el cliente podría perder la totalidad de su inversión, dependiendo de las características de cada depósito.

Se trata, en definitiva, de apurar los márgenes de intermediación por encima de otra de las estrategias en la inversión. No con unos niveles muy excepcionales, pero sí al menos como para disfrutar todos los años de una mayor liquidez en la cuenta de ahorro de los titulares de estas imposiciones. De todas formas, esta condición en la contratación está asegurada ya que se requiere que las materias primas cumplan con unos objetivos mínimos en la línea de cotización. Ya que si no tan solo habría que optar por un porcentaje mínimo en la cotización. En lo que se constituye en otra de sus señas de identidad más relevantes.

Oferta de los bancos

De momento la oferta financiera no es muy potente ya que tan solo hay un par de propuestas muy limitadas. En este sentido, para seleccionar el mejor depósito de estas características hay que optar en primer lugar el que ofrece un tipo de interés garantizado más alto. Por encima del rendimiento que pueda obtener tras la aplicación de los correctores en función de la cotización de sus precios en los mercados financieros. Porque no se puede olvidar que esta última parte es en algunos de los casos muy difícil de lograr y sirven más como un reclamo en su contratación que para otras cosas. En este sentido, lo mejor será un modelo realmente equilibrado y con unos márgenes de intermediación que sean fáciles de cumplir.

Mientras que por otra parte, no nos podemos olvidar que las imposiciones ligadas a las materias primas no se formalizan en los canales tradicionales en su suscripción. No en formatos online y que supondría un nuevo aumento en la rentabilidad que iría a parar a la cuenta de ahorros de los usuarios bancarios. Por otro lado, también hay que incidir en el hecho de que estos productos financieros están concebidos bajo un cobro de los intereses a su vencimiento y cualquiera que fuesen estos plazos, bien en 24 o 48 meses. No hay posibilidades de que se adelanten los cobros parar mejorar la liquidez en las posiciones.

¿Qué tipo de materias primas?

El activo financiero en que están basados estos depósitos pueden ser varios. Desde el café o la soja a hasta el mismo petróleo. En función de los modelos que hayan sido desarrollados por las entidades de crédito, pero en todos los casos estarán bajo el mismo diseño y sin diferencias en lo que se refiere a su mecánica. Es decir, son muy homogéneos desde el mismo momento de su concepción. En donde las únicas diferencias son las que se refieren a sus plazos de permanencia y el importe de las imposiciones. Para que de esta manera, estén a disposición  de los clientes de las entidades financieras. Con la única condición de que estén ligados a una materia prima que previamente se haya diseñado a través de estos modelos de ahorro.

Asimismo, hay que indicar que es una forma de tomar posiciones en los mercados de materias primas, pero si estar en una exposición directa a sus mercados financieros. No en vano, no hay riesgos en las operaciones llevadas a cabo por esta forma de ahorro más tradicional o convencional. Mientras que por otra parte, también sirve como una opción para la preservación o protección del capital invertido. En detrimento de otras alternativas que generan más riesgo y que sin lugar a dudas te pueden posibilitar la pérdida de dinero de la toma tan especial en estos activos financieros.

¿Cuándo conviene contratarlos?

Las imposiciones ligadas a las materias primas pueden formalizarse en ciertos escenarios, aún a riesgo a que los intereses no sean realmente los esperados por parte de los pequeños y medianos inversores. Esta opción en la inversión tradicional es más conveniente suscribir en los siguientes escenarios que mencionamos a continuación:

Ante la no satisfacción de los depósitos con los que nos movemos en estos momentos y que ofrece una rentabilidad ligeramente por encima del 0,10 %.
Cuando comprobemos que la tendencia en los precios de algunas materias primas son propicios como para tomar posiciones en estos activos financieros.

Para formalizar plazos de permanencia más elevados que en los modelos más convencionales y que raramente se pueden conseguir a través de estos.

Como opción un poco más arriesgada que puede mejorar los márgenes de intermediación que se ofrecen desde los modelos de ahorro comercializados hasta estos momentos.

Si no se desea optar por otros productos financieros que presentan más gastos en su formalización. En forma de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento.

Son motivos más que suficientes como para optar por los que se constituyen como las denominadas imposiciones ligadas a las materias primas. Sin necesitar de una cultura financiera previa, tal y como pasa con otros productos financieros, como por ejemplo fondos de inversión o incluso la misma compra y venta de acciones en bolsa. Mientras que por otra parte, son formatos a pesar de todo muy tradicionales porque mantienen la misma estructura en su funcionamiento. Con la única aportación de su vinculación con estos activos financieros de especial relevancia.

Para que de esta manera, pueda crearse una bolsa de ahorro estable de cara al medio plazo y que no genera en ninguno de los casos pérdidas en la cuenta de resultados. Aunque sin superar los márgenes de intermediación en torno al 5 %, como elemento diferenciador respecto a otra clase de imposiciones a plazo fijo. Con una oferta, que en este caso sí, es claramente minoritario.
?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.