¿Habrá este año el esperado Rally de Navidad?

El rally de Navidad es una pauta estacional que se viene repitiendo en las bolsas de todo el mundo hace años. Y en las que la corriente compradora se impone muy claramente sobre la vendedora como consecuencia del ajuste en las carteras de los fondos de inversión y pensiones. En lo que supone una excelente oportunidad para entrar en los mercados de renta variable para rentabilizar el capital invertido en estas plazas internacionales. Son unos movimientos en bolsa que pueden ser aprovechados por los inversores para mejorar el posicionamiento en estos activos financieros.

Por otra parte, cuando llegan las últimas fechas del año, se viene hablando de una revalorización alcista en la fase final del cada ejercicio bursátil. ¿Pero en que fechas se desarrolla estos movimientos en la configuración de los precios de las compañías cotizadas? No hay un periodo fijado de antemano, pero habitualmente el rally de Navidad empieza en los últimos días de noviembre o en los primeros de diciembre. Para desarrollarse hasta mediados del mes de enero y en donde las revalorizaciones son muy llamativas y relevantes.

El rally de Navidad suele ser aprovechado  por parte de los pequeños y medianos inversores para maquillar sus resultados del año. En unos casos para incrementar las ganancias acumuladas en el ejercicio y en otros para disminuir las pérdidas de ese año. En cualquiera de los casos, su aceptación puede suponer muchos euros en las operaciones siempre que este movimiento alcista se lleve a cabo. Porque en efecto, no siempre es así ya que en algunos años estos movimientos han brillado por su ausencia. Como por ejemplo, lo que puede pasar en este ejercicio que estamos a punto de finalizar.

Rally de Navidad: ¿habrá este año?

Desde luego que no queda muy claro que este año pueda producirse esta tendencia al alza en los mercados de renta variable internacionales. Debido a que la tendencia general de las bolsas este no son muy propicias para desarrollar esta corriente al alza que es tan esperada por parte de los inversores minoristas. Este es el motivo por los que los analistas financieros dudan de que este ejercicio pueda generarse el rally de Navidad. En donde en realidad y como consecuencia de estos factores que hemos mencionado resulta que en los meses de diciembre y enero casi siempre son alcistas al bajar las ventas en la confección de las carteras de inversión.

Pero uno de los factores que este año juega en contra que es que cada vez los datos macro están indicando que estamos ante una recesión económica de gran calado. Y en este sentido, puede perjudicar a que se forme el esperado rally de Navidad. Hasta el punto de que los análisis de los expertos en los mercados de renta variable apuntan a que este año puede ser la excepción. Esto se sabrá en las últimas semanas de diciembre ya que si no hay movimientos al alza en la bolsa será la señal definitiva de que no se producirá. Y por tanto no habrá que desarrollar ninguna estrategia en la inversión teniendo en cuenta estas variables tan atípicas.

¿Cómo aprovechar el rally?

Si al final se produce el Rally de Navidad tendremos que estar muy preparados para sacar provecho de este movimiento bursátil. En este sentido, hay unas pautas de actuación que reforzarán nuestras posiciones durante estos tirones al alza que son tan característicos para buena parte de los pequeños y medianos inversores. A través de las siguientes líneas de actuación que deberás importar a partir de estos momentos.

  • Tomar posiciones en los valores que más han  sido castigados durante el año, entre otras razones porque serán los que más se apreciarán en este periodo.
  • Son los valores más agresivos los que más crecen en sus precios con una gran diferencia sobre las restantes propuestas bursátiles.
  • Otro de los valores más favorecidos con el Rally de Navidad son los cíclicos, sea cual fuese el ciclo económico en el que estemos en estos momentos.
  • Pueden realizar inversiones de gran cuantía pero siempre que estén limitadas en los plazos de duración.
  • Para sacar la máxima rentabilidad en los movimientos la mejor estrategia en la inversión es adelantarse a su inicio, aunque puedan generarse más riesgos.
  • Este es un método en la inversión que se puede aplicar tanto en los mercados financieros nacionales como de fuera de nuestro país.
  • Y por último, conocer que estos tienes que ser movimientos muy controlados en lo que se refiere a su duración.

Los factores en su contra

Por el contrario, hay algunos motivos que pueden explicar sobre porque este año en concreto no se puede producir el tan esperado rally de las fiestas navideñas. En este sentido, hay algunas que otras razones que pueden explicar la ausencia de este movimiento alcista en los meses que despiden el año. Algunos de estos motivos son los que exponemos a continuación:

Estamos inmersos en una crisis económica que todavía no la han asumido los mercados de renta variable. Por tanto, no es lógico que se produzca una corriente compradora entre los inversores ante este escenario tan poco deseados para todos los intermediarios financieros.

Las resistencias en la mayoría de los índices bursátiles son cada vez más difíciles de superar y no parece probable que en este nuevo intento se consigan derribar estos niveles en la evolución de los precios de las acciones de las compañías cotizadas.

Siempre hay excepciones y esta parece una de libro por las muchas variantes que presentan los mercados de renta variable. Sería una tremenda sorpresa para buena parte de los inversores y si se produce será bajo una intensidad en mínimos y con una corta duración.

El momento coyuntural de los mercados no es el más indicado como para que los pequeños y medianos inversores se den una fiesta inversora en los finales de año. Ya habrá otros momentos (años) en que se podrá disfrutar de estas importantes alzas en las bolsas nacionales e internacionales.

Como elemento añadido para defender esta postura está el hecho de que buena parte de los indicadores no están alertando sobre tal posibilidad. Si no que por el contrario, es mucho más probable que se generen movimientos del signo contrario. Es decir, que las bolsas vuelvan a caer para despedir este año que se nos va a todos.

Y por último, que siempre que se está al inicio de una recesión económica no suelen presentarse los tirones alcistas tan característicos de los últimos meses del año. Tal y como se ha puesto de manifiesto históricamente en los mercados de renta variable.

¿Qué puede hacerse?

Todo ello deja en una posición muy incómoda a los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que no saben qué hacer en estas semanas. Si por una parte abrir posiciones en los valores bursátiles o si por el contrario es mejor decisión ponerse ausentes en la compra de acciones. En especial, ante lo que pueda pasar con sus inversiones entre los meses de noviembre y febrero. En donde, por primera vez en muchos años, puede pasar de todo. Incluso que haya un descalabro en los índices de las bolsas internacionales e incluyendo a la española. En lo que ha sido un año muy complejo para los intereses de los inversores minoristas.

Mientras que por otra parte, puede aplicarse lo que dice el refrán, en el sentido de que lo que no empieza bien no pueda acabar tampoco de esta forma. En donde grandes valores del Ibex 35 se han dejado más del 20 % con el notable perjuicio para los intereses de los inversores. Sobre todo si estas operaciones van dirigidas al corto plazo ya que no habrá resultados netos positivos, por lo menos hasta estos momentos. En definitiva, un escenario en los mercados de renta variable que puede considerarse como de nada positivo y el tema es que las cosas se pueden agravar aún más en los próximos meses.

Solo en valores refugio

Tan solo los valores refugio son los que pueden tener alguna que otra oportunidad para reforzar las posiciones de los titulares de las acciones. En este sentido, el mejor consejo es actuar con precaución el objetivo prioritario de evitar acciones muy poco deseadas para la defensa en nuestros intereses en el sector de la inversión. Hasta el punto de que bien es cierto que tenemos más que perder que ganar en las actuales circunstancias en los mercados de renta variable.

En una bolsa en concreto como la española en donde el Ibex 35 le está costando dolor, sudor y lágrimas mantenerse por encima del nivel psicológico de los 9.000 puntos. Una cota que no ha podido ser rebasa con suficiencia durante todo el año y si lo ha hecho ha sido retroceder a continuación. En un denominador común que se ha repetido prácticamente desde el mes de marzo. Dando una tendencia lateral a la bolsa española y que ha hecho muy complejo operar en bolsa con más o menos garantía de éxito. Que es al fin y al cabo de lo que se trata por parte de los inversores, sea cual fuese su perfil en la inversión.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.