Guía completa para tu primer alquiler

Llega un momento en la vida de todas las personas en que decidimos que es momento de dejar el hogar de nuestros padres y comenzar una vida independiente. Son muchos los motivos los que te pueden llevar a querer empezar una vida por ti mismo.

Quizá has terminado el Grado Superior y estas buscando desarrollarte plenamente en tu profesión, quizá has encontrado un excelente empleo en una zona alejada de tu actual hogar o simplemente deseas comenzar una nueva etapa. Sea cual sea el motivo, si eres un adulto joven es probable que la forma más eficiente de independizarte sea por medio del alquiler.

Si esto es lo que estás buscando, te invitamos a que continúes leyendo para conocer todo lo que necesitas antes de firmar un contrato de alquiler y mudarte a tu nuevo hogar:

¿Qué es un alquiler?

Cuando hablamos de alquilar un inmueble, nos referimos a la acción por la cual se nos otorgará dicho inmueble por un tiempo definido a cambio del pago de una cantidad convenida. Por lo general, este tipo de negociaciones se llevan a cabo por medio de un contrato, en el cual ambas partes aceptan cumplir una serie de acuerdos para beneficio muto.

Quien utiliza el inmueble a cambio de entregar un pago se le conoce como inquilino, siendo el propietario o arrendador el dueño de dicho inmueble. Este contrato puede ser tan amplio como podamos imaginar, abarcando una serie de aspectos en los que por lo general se da respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Dentro de que fechas se deberá de pagar el alquiler?
  • ¿Cuánto es la cantidad de dinero que se deberá de pagar?
  • ¿Cuál es el plazo en que el inquilino se compromete a permanecer como mínimo?
  • ¿Cuáles son los métodos de pago aceptados?
  • ¿Qué se otorgará como comprobante de pago?
  • ¿Qué gastos corren por cuenta del inquilino?
  • ¿Qué gastos corren por cuenta del propietario?
  • ¿Se incluye un seguro de alquiler?
  • ¿En caso de siniestro, cómo se procederá?
  • ¿De que derechos goza el inquilino?
  • ¿Qué restricciones tiene el inquilino?
  • ¿Quién se encargará del pago de los impuestos?

Debes saber que para todos estos aspectos existen lineamientos legales a los cuales tanto el propietario como el inquilino tienen que ajustarse. Siempre lo más recomendable es solicitar asesoría legal para que ambas partes estén seguras de que las cláusulas establecidas son válidas. Es verdad que tendrás que pagar honorarios por esta revisión, pero en definitiva es una opción que te beneficiará a largo plazo. Es preferible que tengas un contrato de alquiler con cláusulas claras y que cumpla con las regulaciones legales, para que de esa manera puedas estar tranquilo ante cualquier situación que se llegara a presentar.

Aún así estés alquilando con alguien de tu confianza, siempre es mejor establecer un contrato. No solo es de beneficio para ti, si no que también protegerá al propietario en caso de que suceda algún problema. Si notas algún comportamiento que no te convence y tu asesor legal te aconseja que no aceptes, es mejor seguir buscando.

Elementos que tomar en cuenta antes de alquilar

Pero antes siquiera de que pensemos en un contrato, debemos de poder encontrar la mejor opción que nos permita vivir tranquilamente. Algunos de los aspectos que debes de tomar en cuenta para elegir el mejor inmueble que alquilar son los siguientes:

  • Los lineamientos legales establecidos en el contrato. Revisa también que quien te esté alquilando tenga en efecto la capacidad legal de realizar el contrato y asegúrate de que sea el propietario o que esté apoderado legalmente para realizar el contrato. Insistimos una vez más en que siempre busques asesoría legal para evitar caer en fraudes o malentendidos. No te olvides de asegurarte de los plazos legales de la duración del contrato, y el procedimiento que se debe de seguir en caso de ser necesaria una renovación.
  • Hay propietarios que buscan aprovecharse de las necesidades de los inquilinos, y omiten información vital como la referente al titulo de la propiedad o el estado de la hipoteca o de los impuestos. Asegúrate que todos los elementos legales del inmueble estén en orden para que no te veas obligado a pagar deudas que no provocaste tú.
  • De igual manera revisa si existen deudas anteriores con las compañías de suministro de servicios como teléfono, gas, luz o agua. Recuerda que si hay algún adeudo tendrás que cubrirlo tú, y muchas veces las compañías suministradoras se niegan a reconectar los servicios si el caso de adeudo es muy grave.
  • Revisa en su totalidad la obra del inmueble y asegúrate si se necesitan obras de acondicionamiento. No está de más que un arquitecto revise el inmueble para asegurar la calidad de la construcción. Adicionalmente revisa las cañerías, el sistema de electricidad y todo lo demás que consideres necesario.
  • Si estás buscando alquilar un piso, es probable que existan pagos que hacer mensualmente para el mantenimiento del edificio. Asegúrate que estos pagos entran dentro de tu presupuesto y que tienen un fin de beneficio para toda la comunidad.
  • Hay veces que se incluyen elementos móviles como muebles o electrodomésticos. De ser así realiza un inventario de ellos y pídele a tu propietario que le de el visto bueno y lo firme. De esta manera ambos tendrán claros cuales son los elementos incluidos y cuales trajisteis junto con tu mudanza y se podrán asignar las responsabilidades necesarias.
  • Si llevas contigo un coche, asegúrate de tener un lugar asignado de estacionamiento en que lo puedas dejar con la seguridad de que no le pasará nada. Por lo general esto se incluye en las cláusulas del contrato, pero coméntalo con el propietario en caso de que no sea así.
  • Revisa que los precios que te estén dando sean coherentes con el nivel de plusvalía de la residencia que piensas alquilar. Puedes revisar los índices de referencia en internet o preguntar de otros inmuebles similares en la zona.
  • No está de más que platiques con tus vecinos antes de mudarte. Podrán contarte información muy valiosa, recomendaciones y precauciones que tomar.

Consejos útiles para antes de alquilar

  • Alquilar un piso puede ser realmente costoso, y si recién comienzas a percibir ingresos lo mejor quizá sea esperar un poco antes de decidir tomar una decisión financiera tan importante. Recuerda que los expertos recomiendan que el precio total de tu alquiler no sobrepase el 30% de tus ingresos mensuales. Intenta ajustarte o más posible a este presupuesto para estar preparado ante cualquier desequilibrio en tu situación financiera.
  • Es verdad que hoy en día la forma más rápida y efectiva de encontrar un piso que se adapte a lo que buscas es mediante la internet, pero no te dejes llevar por simplemente los anuncios y las fotos que veas. Siempre visita los inmuebles y lleva contigo papel y lápiz para asegurarte de apuntar todo lo necesario. Esto también te servirá para darte una idea precisa de la ubicación del inmueble y las diversas formas de llegar.
  • Considera buscar una inmobiliaria para realizar el proceso. No solo te ayudarán con los procedimientos legales, si no que también podrán conseguirte mejores costos y atención personalizada.
  • La mayoría de los propietarios te solicitarán el pago de una fianza adicional. Asegúrate de tenerlo en mente al momento de realizar tu presupuesto.
  • Considera también que en caso de que tengas que mudarte y no cumplas con el plazo mínimo establecido en el contrato, lo más seguro es que tendrás que pagar una indemnización por incumplimiento. Asegúrate de que tienes la liquidez económica necesaria para cumplir con el tiempo establecido y no tener que recurrir a esto.

Compartir el alquiler

No está de más que consideres compartir el alquiler con un amigo o colega, sobre todo si eres un adulto joven que aún no tiene pensado formar familia. Cada vez es más común compartir un piso para aminorar los gastos, tomando en cuenta también que la calidad de vida se puede ver incrementada al dividir los labores y las responsabilidades.

Toma en cuenta además que los costes de pisos en España son en promedio 20% más baratos que en el resto de Europa, por lo que seguramente encontrarás un piso amplio con más habitaciones de las que necesitarás para ti solo. En promedio, podrás encontrar un muy buen piso compartido por tan solo un coste medio de 280 Euros. No descartes esta opción de tu lista, es probable que encuentres en ella la manera de alquilar el piso que mejor se adapte a lo que buscas.

¿En qué momento dejar de alquilar?

Alquilar es una excelente opción para vivir independientemente mientras vives por ti mismo, pero es recomendable que guardes una parte de tu salario desde temprano, para que al cabo de unos años tengas un buen ahorro que te permita dejar de alquilar y comenzar a pagar por tu casa propia. Es por eso que insistimos que tu alquiler no puede pasar del 30% de tu salario, así podrás cubrir tus gastos diarios y ahorrar un porcentaje importante que te permita convertirte en el propietario de tu vivienda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *