Grecia se somete a otro ajuste y a más deuda

A fín de evitar la desaparición del país en términos económicos, Grecia decidió aceptar la implementación de más ajustes con el objetivo de poder recibie más capital y eludir la declaración de default que prácticamente daría el inicio formal a una nueva recesión global.

La clave del acuerdo residia en la oposición de Alemania y Francia que había propuesto anteriormente, que los helénicos intentaran lograr una recuperación por medio de sus propias decisiones, lo que equivalía a decir que decidieron no ayudarlos.

Luego de negociaciones entre alemanes, franceses y griegos, éstos últimos ahora deben aceptar los ajustes impuestos por los miembros europeos. Lo que nadie puede prever es si la crisis social en Grecia estalla o se mantiene al límite de los reclamos que ya han hecho saber los propios helénicos.

Ante este escenario, sólo restan dos caminos: O Grecia se salva en la Zona Euro con el apoyo de capitales pero ajustando aún más sobre su población (con el riesgo de una crisis interna total), o se queda sin recibir financiación externa y queda liberada a lo que dicten los mercados.

Pues entonces, nada indica que Grecia, pese a haber logrado un acuerdo, inicie un camino de recuperación financiera. Por el contrario, parece haber caído en una eterna trampa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *