Gastos deducibles

Gastos deducibles

Vamos a hablarte de los gastos deducibles más comunes que puedes poner en la declaración mensual para las personas físicas que se declaren en la renta.

En lo que se refiere a las disposiciones fiscales. Los datos que vamos a dar en este post, son en los que debes pedir factura siempre y podrán utilizarse para determinar los impuestos mensuales o incluso bimestrales dependiendo del caso de cada uno.

No solo basta con pedir la factura por los gastos que vamos a mostrarte a continuación, también debes cumplir con los requisitos para que su deducibilidad pueda ser apta y que de esta forma puedas pagar menos impuestos a la hora de la declaración de la renta.

Este listado es solamente informativo y se puede aplicar para todas las personas físicas sin que estas deducciones estén limitadas a su actividad específica. En caso de alguna actividad en concreto, la lista puede llegar a alargarse. Cada vez que realices un pago en cualquier lugar que cumpla con los requisitos que se necesitan para deducir o incluso cualquier tipo de gastos se deben justificar por medio de las facturas que justifican los gastos.

Requisitos para aplicar la deducibilidad:

Gastos deducibles

1. Los que sean estrictamente necesarios para poder realizar una actividad.

En este caso, hay tres puntos diferentes que se deben contemplar cuando se va a determinar su un gasto o no es completamente indispensable:

  • El primero es si está relacionado con tu negocio
  • El segundo es cuando fue necesario para alcanzar los fines concretos de tu negocio
  • El tercero es cuando si no se produce, se puede llegar a afectar la actividad del negocio o entorpecer la actividad.

2. Se debe contar con la factura original y dicha factura debe haber sido realizada por los gastos que se quieren deducir

3. La factura debe contar con los requisitos fiscales que correspondan en cada caso

4. En este caso importe superior a 2.000 euros

Todos los gastos que la persona física quieren deducir siempre que el montó no sea superior a los 2.000 euros deben ser pagados por medio de cheque nominativo en la cuenta del beneficiario. También puede ser por tarjeta de crédito o por medio de una transferencia bancaria.

Tipos de gastos que se pueden deducir

Gastos deducibles

Por alquiler de local o casa comercial, también de edificios. Se puede deducir la cantidad de alquiler que ocupe la persona física siempre que cumpla los requisitos anteriores.

La gasolina semanal o mensual. En este caso, la gasolina debe ser pagada por medio de un cheque nominativo y debes pedir a la hora de que el establecimiento te de la factura que ponga “pago por tarjeta”

La factura de teléfono fijo y teléfono móvil. Se puede deducir el recibo del teléfono siempre que se presente el comprobante de pago o domiciliación. También se pueden deducir las recargas que se hagan a teléfonos móviles, siempre que se presente la factura que corresponda.

Gastos de factura eléctrica del lugar de trabajo. Se puede deducir el recibo de energía eléctrica si se presenta el comprobante de pago o de domiciliación.

Se pueden deducir mensajería y paquetería del lugar de trabajo. En caso de tener que usar mensajería, se pueden deducir previo factura los servicios de mensajería CORREOS, SEUR, DHL, REDPACK, PACKMAIL, FEDEX, etcétera.

Servicios de vigilancia. Se pueden deducir los servicios de vigilancia dentro de un local o cualquier tipo de oficina.

Gastos de viajes en más de 50 km a la redonda del lugar de trabajo. Dentro de los gastos de viajes se pueden deducir varios puntos. En este cuentan los gastos ocasionados por las casetas, los pasajes de autobús y de avión y el hospedaje, siempre que no sea lujoso. También se pueden deducir el consumo de alimentos y el alquiler de un coche en el destino siempre que sea necesario. Además, se puede sumar a este tipo de gastos deducibles, la gasolina que se vaya a utilizar.

En este caso, los gastos deducibles son los que se asignan a las personas que van a realizar un viaje a un lugar diferente del que trabajar. Para que se consideren gastos deducibles por viaje, se debe tener una lejanía de al menos 50 km a la redonda y tener recibos de todo lo que se haya gastado durante dicho viaje.

Gastos para mantenimiento preventivo o correctivo

Gastos deducibles

Se pueden deducir los gastos en artículos de limpieza. En este caso, se debe pagar en un apartado diferente al de comestibles, esto se debe a que la despensa no es deducible si se combina despensa con productos de limpieza, por lo que se deben pedir facturas separadas, si se presenta una factura conjunta, no se podrá deducir.

Complementos para ordenadores de cualquier tipo. Todos los accesorios para ordenadores o complementos que se necesiten (desde una impresora hasta una tarjeta de memoria) se pueden deducir presentando la factura.

Publicidad o fotografías con fines de alcance. Puedes deducir todos los gastos que se generen relacionados con la publicidad o con cualquier producto para llegar al público.

Cualquier gasto que derive de atención al cliente se puede deducir si se cuenta con la factura

Gastos de restaurantes durante las horas de trabajo. En este punto, se debe tener en cuenta que solo se deducirá el 8,5 siempre que la persona se encuentre a más de 50 km a la redonda del local de dicho contribuyente. Para que se pueda hacer la deducción de la forma correcta, el pago debe hacerse al 100% por medio de la tarjeta de crédito o débito. Los consumos en bares o de bebidas alcohólicas no serán deducibles.

Las capacitaciones de los empleados. En este caso, las capacitaciones que se usen para incrementar la capacidad de los empleados de un lugar se podrán deducir, siempre que dichos empleados estén dados de alta en la seguridad social.

Materiales que se necesitan para cualquier actividad. Este tipo de recursos se puede deducir siempre que el material sea del giro de la empresa y jamás para consumo externo.

Cualquier tipo de gasto de presentación. En este caso, son los derivados de vestidos y calzado que solo pueden ser deducibles de lo que el contribuyente haya comprado para sí mismo. En este punto, no son deducibles los gastos que hayan realizado sus ascendientes ni sus descendientes.

Los salarios de los empleados. Para poder deducir los salarios de los empleados, estos deben estar dados de alta en la seguridad social.

Los honorarios. Cuando se generen en una empresa honorarios pagados por los profesionales, como puede ser un abogado o un contable se pueden deducir. Se debe señalar que los honorarios generan dos tipos de retenciones, la primera es del 10% y la segunda es las dos terceras partes por concepto de IVA.

Gastos en libros, copias o cualquier otro gasto de papelería. Todos los gastos de papelería parecen pequeños gastos hasta que se suma toda la cantidad. Al ser gatos muy pequeños, la mayoría de las papelerías no quieren dar facturas, sin embargo, se pueden ir juntando los tickets y cuando sea una cantidad más alta, regresar y pedir que se realice la factura por todo el monto que se ha consumido durante el mes en dicho negocio.

Cuotas sobre sindicaros o cualquier otro derivado de esta índole. En este caso, se pueden derivar las aportaciones de los sindicatos o cualquier otro organismo como colegios de profesionales o industrias en específico.

Cualquier tipo de gasto financiero. Este tipo de gastos es el que se genera cuando el banco nos cobra comisiones.

Cualquier tipo de contribución a locales. Este es el importe que se paga de forma anual por cualquier tipo de inmueble. Las contribuciones que se hacen a los locales y edificios, son mucho más altas en las ciudades.

Contribuciones que se hacen a los impuestos. Las contribuciones que se hacen para el pago de los impuestos del 3% sobre las nóminas. También se puede deducir el pago sobre vehículos o el pago por la petición de placas. También se puede deducir cualquier otro tipo de pago que se vaya a realizar sobre la secretaria de finanzas o una entidad que se considere contribuyente.

Las contribuciones para fines generales. Este tipo de contribuciones son los pagos que se realizan a la seguridad social así como a los seguros o ayudas sociales. Algunos de los pagos no son deducibles como por ejemplo los del IVA.

Puntos que jamás debes olvidar a la hora de los gastos deducibles

Cada vez que realices un pago en cualquier lugar que cumpla con los requisitos que se necesitan para deducir o incluso cualquier tipo de gastos se deben justificar por medio de las facturas que justifican los gastos.

Se debe revisar todos los años cual es la amortización acelerada.

Se deben tener presentes todos los gastos en las nuevas tecnologías en lo que se relacione a teléfono móvil o internet. También se deben tener en cuenta todos los gastos relacionados con el combustible. Además, se puede deducir una buena cantidad de IVA en las declaraciones fiscales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *