¿Funciona comprar a primeros de año los valores que peor se han comportado?

Desde luego que comprar a primeros de año los valores que peor se han comportado en el anterior ejercicio puede constituirse en una estrategia en la inversión en el 2020. Aunque vamos a comprobar las ventajas y desventajas que conlleva este sistema tan original para encarar la inversión en los próximos meses. Debido a que su mayor enemigo será el análisis técnico que nos marquen los datos que han llevado a estos valores bursátiles a esta situación tan delicada en los mercados de renta variable.

De cualquier manera, esta estrategia bursátil pretende beneficiarse de aquellos valores que tuvieron peor comportamiento en el pasado ejercicio. Con la esperanza puesta de que en éste año puedan recuperar parte de sus posiciones, aunque por lo general pertenecen a sectores que no están en las carteras de los principales brokers: constructoras, industrial y servicios. Y que de una u otra forma no se han comportado en los últimos meses como esperaban buena parte de los analistas en los mercados de renta variable.

De todas formas, esta estrategia en la inversión se caracteriza por el riesgo que se contrae en sus operaciones en bolsa. Debido a que si la tendencia anterior continúa no cabe duda de que las pérdidas se pueden ahondar en los próximos meses. Hasta el punto de que puedes perder mucho dinero en los movimientos abiertos en estas empresas cotizadas. Tal y como se ha podido constatar en anteriores ejercicios. Siendo uno de los efectos no deseados para los pequeños y medianos inversores. Es decir, que estas compras plantean en estos momentos muchas dudas que vamos a tratar de resolver a continuación.

Comprar valores rezagados en bolsa

Este sistema en la compra y venta de acciones en bolsa implica que a partir de este instante vas a decantarte por valores que están en una tendencia bajista, al menos en lo que se refiere al más corto plazo. En donde, es muy importante que dentro de esta estrategia en la inversión se apueste por valores cíclicos que pueden iniciar una recuperación de sus precios como consecuencia del aumento en la demanda de sus productos. En estos casos las recuperaciones serán muy intensas con apreciaciones en sus precios que pueden sobrepasar niveles del 20 %. Esto es lo que ha pasado con apuestas como Acerinox o Arcelor Mittal.

Esta clase de valores pueden ser en sí mismos una auténtica oportunidad de negocio para los próximos meses. Porque su cambio de tendencia es muy violento y puede llegar a recuperar todo lo perdido en los pasados ejercicios, por mucho que hubiese sido. Pero en cualquier caso, lo que se debe de cumplir es que al final se produzca este cambio de tendencia. Porque de ser de esta manera los efectos pueden ser inmediatos con la revalorización de sus acciones bajo unos porcentajes que son dignos de mencionar por su espectacularidad. Al igual que por la presión compradora que se ejerce en los mercados de renta variable.

Mejora en las expectativas económicas

Otro de los aspectos que deben valorarse a partir de este momento es el momento coyuntural de la situación económica, no solo en nuestro país sino fuera de nuestras fronteras. En este sentido, cabe recordar que en el caso de que se confirmarse la recuperación económica para los próximos años, muchas de las empresas que cotizan en la renta variable nacional o internacional comenzarán a recoger en sus cotizaciones estas expectativas de recuperación. Desde este punto de vista puede constituirse en una estrategia en la inversión con la vista puesta en la rentabilidad de las operaciones en bolsa. Con unos efectos muy beneficiosos para nuestros intereses como pequeños y medianos inversores que somos al fin y al cabo.

Mientras que por otra parte, la aplicación de este sistema en la inversión produce que nuestro capital en los mercados de renta variable aumente de forma muy considerable. Pero mucho cuidado, porque si no se cumple este escenario, los efectos serán los contrarios y entonces no tendrías otra solución que vender las acciones para no depreciar tu cartera de valores. Porque es mucho el dinero el que al fin y al cabo te puedes dejar por el camino. No en vano, este es otro de los escenarios que debes contemplar a partir de estos momentos. Y con él el riesgo de asumir esta clase de operaciones en nuestras relaciones con el siempre complicado mundo del dinero.

No precipitarse en las operaciones

Ser demasiado impulsivo y adelantarse a las oportunidades de compra, que tarde o temprano, aparecerán en la renta variable, es uno de los principales riesgos que conlleva esta clase de operaciones en los mercados de renta variable. En el sentido de que es cierto de que tienes más que perder que ganar y por tanto tienes que subsanar esta incidencia técnica que puede ser tan peligrosa para tus intereses personales. Mientras que por otra parte, también tienes que valorar el hecho de que esta estrategia en la inversión la tienes que realizar con un conocimiento muy profundo por parte de los mercados financieros.

De todas formas, es muy aconsejable que antes de realizar estas operaciones en bolsa te informes sobre la situación económica en el mundo. Para que de esta manera, no te precipites en los posibles movimientos que vayas a tomar a partir de ahora. Porque no puedes olvidar que al final la ecuación entre la rentabilidad y el riesgo no será la mejor posible. Ni mucho menos. Al tratarse en cierta forma de operaciones que se pueden considerar como de meramente especulativas desde el mismo momento en que las desarrolles, sean cual fuese los plazos de permanencia a las que van dirigidas.

Descontados los peores escenarios

Otro de los escenarios en donde puedes realizar una primera toma de contacto con los mercados de renta variable es el que descuenta el peor de los escenarios en un valor bursátil. En este sentido, baste recordar que se puede desarrollar en empresas sólidamente establecidas que hayan descontado en su cuenta de resultados el peor de los escenarios económicos posibles. Este puede ser el caso concreto de Telefónica, en donde todo parece indicar que sus precios ya han visto el suelo al cotizar ligeramente por debajo de los niveles de 6 euros por cada acción. Por lo tanto, con un potencial de revalorización más elevado que en  otra clase de valores que están integrados en el Ibex 35.

Al igual que puede ser una oportunidad de negocio para los pequeños y medianos inversores, en especial si las inversiones van dirigidas al medio y sobre todo largo plazo. Aparte de la rentabilidad que se pueda generar desde el reparto de los dividendos, con un tipo de interés que puede alcanzar el nivel del 8 %. En este contexto general, puede ser un momento para iniciar las operaciones en los valores que mantienen estas características tan especiales. Al ser muy rentables si se cumplen las condiciones que hemos mencionado anteriormente.

Por otro lado, siempre podremos recurrir a los valores que han  sido objeto de las presiones bajistas por parte de algunos de los principales agentes financieros. En donde la única salida que tendrán a partir de ese momento es la subida en sus acciones. En este sentido, no cabe ninguna duda de que esta clase de operaciones bursátiles se constituyen en uno de los formatos más originales para rentabilizar el capital disponible. Con un potencial de revalorización también muy relevante por su intensidad y del que te puedes aprovechar si actúas de una forma diligente y correctamente.  Sirviendo como otra estrategia en la inversión y que puede tener unos efectos muy beneficiosos para tus intereses como inversores minoristas y que es al fin y al cabo una de tus metas prioritarias.

Ante las dudas, liquidez

Una gran mayoría de los intermediarios financieros, lejos de apostar por los valores más rezagados del anterior ejercicio, apuestan claramente por la prudencia y optan por recomendar a sus clientes que se mantengan en liquidez durante el primer semestre del año. Con el objetivo prioritario de ver cómo evoluciona la renta variable a las muchas incógnitas que plantea la situación económica actual. De ahí que no sean partidarios de realizar compras durante la primera mitad del año, y, eso sí, una vez analizada la evolución en este período se podría tomar posiciones en aquellos sectores o empresas que mejor estén respondiendo al actual momento, aunque advierten que la clave para hacer realizar una buena operación es ser muy selectivo a la hora de configurar la cartera de valores.

En este sentido, los analistas bursátiles consideran que hay que huir de los valores especulativos que no tengan expectativas de crecimiento o de las empresas que peor van a salir deparadas de la actual crisis económica. En definitiva, prudencia y a esperar como se va a comportar la renta variable en estos meses, para intentar encontrar una oportunidad de compra realmente interesante para los intereses de los pequeños y medianos inversionistas. Porque en mucha ocasiones el mayor éxito en la inversión es estar fuera de ellas y de esta forma preservar los ahorros por encima de otra serie de consideraciones.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.