Fondos de inversión en compañías tecnológicas

Bankinter da un paso más en su tendencia innovadora en vehículos de coinversión para clientes con la creación de un fondo puntero en el mercado español: “MVB Fund” Se trata de un fondo que nace con el objetivo de invertir en compañías disruptivas del ecosistema de Silicon Valley, la cuna de la innovación tecnológica. Un sector en el que se están fijando una amplia gama de fondos de inversión con la finalidad de mejorar su rentabilidad, aunque por el contrario conlleva un mayor riesgo en la exposición de los ahorros.

El fin último es ofrecer una alternativa de inversión diferencial a los clientes de Banca Privada en un nicho de mercado en el que pocos inversores pueden entrar, como son las empresas tecnológicas con gran potencial que van camino de convertirse en los ‘Uber’, ‘Facebook’, ‘Netflix’ o ‘Amazon’ del futuro próximo. Este tipo de compañías, que nacen como start-ups y luego se convierten en unicornios -compañías valoradas en más de 1.000 millones dólares- son, primero, difíciles de detectar de forma temprana y, en segundo lugar, de complicada entrada accionarial.

A esto último se une que en los últimos años han mermado las oportunidades de participar en el accionariado de esta categoría de empresas puesto que cada vez tardan más tiempo en salir a Bolsa. Para desembarcar en este tipo de compañías del sector tecnológico, Bankinter ha creado “MBV Fund”, un fondo de fondos, es decir, un fondo que invertirá en fondos de capital riesgo (venture capital) que, a su vez, están presentes en el accionariado de estas empresas de alto potencial de crecimiento.

Invertir en compañías tecnológica

Con el fin de invertir en los mejores fondos del mundo de venture capital que tienen posiciones en futuros unicornios, el banco se ha asociado con el conocido emprendedor del ámbito tecnológico Martin Varsavsky, pionero en varias iniciativas empresariales en el mercado español y en otros países, como Estados Unidos o Canadá. Se trata de una iniciativa que ya ha sido recogida por parte de otros fondos de inversión internacionales y que están comercializados por diferentes gestoras extranjeras.

El sector tecnológico es uno de los más especiales que hay en estos momentos en los mercados de renta variable. Es muy cíclico y en realidad puede ganarse mucho dinero por sus especiales características, ya que su potencial de revalorización que más amplio que en otros segmentos más convencionales o tradicionales. Pero por la misma razón te puedes dejar muchos euros por el camino debido a que la volatilidad siempre está presente en sus cotizaciones, aunque en este caso se trata de los fondos de inversión. Con una diferencia muy amplia entre sus precios máximos y mínimos.

Fondos con comisiones más altas

Otro de los denominadores comunes de los fondos de inversión en compañías tecnológicas es que presentan, por lo general, comisiones que son más expansivas que en los restantes fondos. Hasta el punto de que pueden aproximarse hasta el 2 % sobre el importe del capital invertido. Por tanto, merece la pena valorar si deben ser contratados estos fondos de inversión con este incremento en los gastos en su gestión y mantenimiento. Todo dependerá del perfil que presentes en estos momentos como pequeño o mediano inversor. Porque puede que se no sea el producto más adecuado para tus intereses personales.

Mientras que por otra parte, también tienes que valorar que esta clase de fondos de inversión tan especiales van dirigidos a plazos de permanencia más altos, en el medio y largo plazo. Que son los periodos en donde mejor se puede materializar su rentabilidad final, aunque con la venta de que los puedes traspasar en cualquier momento y situación. Sin que esta operación te cueste un solo euro ya que es totalmente gratuita desde el principio. El interés medio que vienen ofreciendo en los últimos cinco años ronda niveles en torno al 5 % o 6 %. Por encima de los intereses generados por los principales índices bursátiles nacionales e internacionales.

Oportunidades de negocio

Desde luego que su contratación supone una auténtica oportunidad de negocio siempre que su evolución sea satisfactoria para los intereses de los inversores. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Porque en efecto, los fondos de inversión en compañías tecnológicas tienen un potencial de revalorización muy alto y que se puede acercar al 45 % en buena parte de los casos. Pero también con el evidente riesgo de que se deprecien, en especial en los plazos más cortos. De ahí que debas tener una especial prudencia en el momento de su contratación.

Mientras que por otra parte, tampoco puedes olvidar que los fondos de inversión en compañías tecnológicas se comportan mejor en los periodos económicos expansivos. Mientras que en los recesivos tiene mucho más problemas para apreciarse en los mercados de renta variable. Por eso el problema para suscribirlo en estos momentos en que parece que va a aterrizar una crisis económica de especial intensidad en los próximos meses. Con lo cual, los riesgos pueden ser mayores para rentabilizar los ahorros de una manera eficaz.

¿Cómo son estos fondos tecnológicos?

Esta clase de productos financieros se caracterizan fundamentalmente porque es necesario un menor conocimiento de las operaciones realizadas que se deriva de invertir en un índice de mercado sin riesgo de divisa, es decir, cuya moneda es el euro. Al igual que también porque se trata de empresas no fuertemente consolidadas en el panorama empresarial. Se basan más que un crecimiento continuado, en expectativas y si esta no se cumplan puede ser recogido en sus precios y esto lo puedes notar en tu cuenta de resultados.

Mientras que por otra parte, hay que recalcar que la inversión mínima para entrar en estos fondos depende de las características de cada uno de ellos, pero actualmente hay productos que se pueden suscribir desde únicamente 100 euros. Aunque para que la inversión produzca los efectos deseados en cuanto a la rentabilidad percibida es necesario depositar en torno a 3.000 euros como mínimo. A medida de que tus aportaciones monetarias sean más exigentes más alta podrá ser la rentabilidad de los fondos de inversión en compañías tecnológicas.

Ayudan a diversificar la inversión

Uno de los mayores atractivos de estos fondos de inversión, por lo que respecta a su contratación, es que permiten a sus suscriptores tener su capital invertido en una “cesta” de valores que cotizan en el índice de referencia europeo, sin tener que arriesgar un solo euro en una apuesta bursátil que tenga como objetivo un único valor, con lo que se consigue eliminar riesgos de forma drástica, ya que por lo general estos paquetes de acciones proceden de sectores y países diferentes con los que generalmente se neutralizan las tendencias negativas que pudiesen mostrar uno o alguno de ellos.

Asimismo supone estar en posiciones compradoras de empresas de alta solvencia económica que serán las que mejor comportamiento desarrolle en el momento en que la economía europea vaya saliendo definitivamente de la crisis económica que tanto ha atenazado a su renta variable en los últimos años. No obstante, será el inversor en última instancia quien se decante por la composición de estas carteras que han elaborado previamente las gestoras, bien a través de propuestas defensivas sin un riesgo excesivo, o bien por otras que supongan mayor compromiso para sus suscriptores, pero que como compensación también ofrece mayores posibilidades de que se revaloricen en los próximos meses en el caso de que la renta variable europea retome un camino alcista.

Consejos para ser contratados

Los fondos de inversión en compañías tecnológicas mantienen unas constantes que por lo general son comunes a todos estos productos financieros. Entre las que destacan las que a continuación te exponemos:

  • Estos fondos están basados en las empresas con mayor peso específico de la renta variable europea y americana y en algunos casos te supondrán un pequeño problema suscribirlos a través de la compra y venta de acciones en la bolsa.
  • Se trata de productos que basan su rentabilidad en las expectativas que van creando en los mercados de renta variable. Por este motivo son muy volátiles y en cualquier caso aportan más riesgos en las operaciones realizadas.
  • No están destinados a un perfil de pequeño y medianos inversor muy bien definido, como en el caso de los minoristas defensivos o conservadores en donde prevalece la seguridad por encima de otras consideraciones principales.
  • Tiene que ser una cartera de valores del sector tecnológicos que pueda estar combinada con otros activos financieros con el objetivo prioritario de preservar el capital en los momentos más adversos para los mercados de renta variable.
  • No son los fondos de inversión con los que estabas habituado a operar hasta estos momentos y por lo tanto deberás imprimir otra clase de estrategias en la inversión.
  • En cualquiera de los casos, los fondos de inversión en compañías tecnológicas pertenecen a un segmento sectorial que es desde luego menos conocido por parte de los inversores medios.
  • Y por último, no debes suscribirlos alegremente porque pueden crearte más de un problema a partir de estos momentos. En forme de decrecimiento en el capital aportado a este producto financieros.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.