Fondos de inversión católicos, ¿por qué no?

criterios

Con la incorporación en este año de un nuevo producto de Invesco, son ya varios los fondos que han confeccionado las gestoras que se rigen por principios y valores defendidos por la Iglesia Católica. En donde se excluyen de su cartera de inversión a empresa que vulneren la concepción católica de la familia y el matrimonio.

A pesar de los reembolsos parciales de los últimos meses, los fondos de inversión han cerrado el pasado ejercicio con unas suscripciones netas por valor de 8.410 millones de euros, según los últimos datos facilitados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO). Un producto, los fondos de inversión, en donde los modelos basados en valores religiosos, y más concretamente católicos, son todavía claramente minoritarios en la oferta actual.

Los fondos de inversión católicos no son más rentables que los restantes. Ni tampoco menos por la mera naturaleza de los mismos. Su principal aportación reside en que permiten a los usuarios invertir su dinero conforme a una manera de pensar y actuar en la vida. Basada en sus creencias religiosas y reconocen el hecho de ser consecuentes con las convicciones más personales. Este es uno de los principales motivos, no el único, para que algunas gestoras de inversión hayan decidido lanzar al mercado unos productos de inversión para los católicos.

ETF respetando los criterios

De momento la oferta es muy exigua, pero al menos permite que puedan ser suscritos por los ahorradores que desean ser plenamente consecuentes con su pensamiento religioso. Una de las gestoras más potentes del mercado, Invesco, ha sido la última en mover ficha y ofrecer a sus clientes un producto de estas características. Gestiona un patrimonio superior a los 700.000 millones de dólares y ha decidido a partir de este año incluir en su oferta de inversión un ETF que ofrece exposición al MSCI Europe respetando el criterio y valores de la Iglesia Católica.

Este producto financiero, ETF, combina los fondos de inversión con la compra y venta de acciones en los mercados de renta variable. Pero cuenta con unas comisiones más competitivas que existen en estos modelos de inversión. En torno al 0,30 % anual sobre el capital invertido y cuya contratación se realiza en euros, al tratarse de empresas que cotizan en las bolsas del viejo continente.

El Invesco MSCI Europe ESG Leaders Catholic Principles, que es así como se denomina este producto, invierte en empresas alineadas con los criterios defendidos en la religión católica. Esto incluye la exclusión de cualquier empresa que se dedique a actividades relacionadas con el aborto y los anticonceptivos, la investigación con células madre, los ensayos con animales y las vulneraciones de los derechos humanos.

Inversión como instrumento

El planteamiento de otra de las gestoras que se ha decantado por esta forma de inversión, Faithful Investing, tampoco deja lugar a dudas sobre sus intenciones reales. “No sólo buscamos el mayor retorno para nuestros clientes, sino también ser instrumento de evangelización”, inciden desde esta gestora de fondos. Como consecuencia de esta valoración moral, su cartera de inversión respeta los criterios y principios de la Doctrina Social de la Iglesia que está presente en el fondo Altum Faith-consistent Equity Fund.

Se trata de un fondo de inversión de clara inspiración católica que promueve valores como la defensa de la familia, la vida, la dignidad humana y la protección de la creación. La suscripción mínima de esta inversión es a partir de 1.000 euros para los ahorradores minoristas. En el poco tiempo que llevamos de año, se ha revalorizado en torno al 5 %. Destaca porque no tiene en cartera empresas cuyas actividades vulneren la concepción católica del matrimonio y la familia. Excluyendo a fabricantes de preservativos, como Durex, o píldoras anticonceptivas.

Ideario ético

rezar

Otra de las propuestas de inversión de esta naturaleza está representada por el fondo Temperantia que ha sido confeccionado por una de las gestoras internacionales más prestigiosas como Julius Bauer. Además de criterios financieros, se aplican otros excluyentes que impiden invertir en empresas que atenten contra la vida y dignidad humana. En cualquier caso, aplicando una serie de filtros para seleccionar en su cartera de inversión aquellas empresas que estén en sintonía con el ideario ético de la Iglesia Católica.

Su rentabilidad acumulada durante este año es una de las más elevadas, del 5,64 %. Mientras que en el pasado ejercicio, muy negativo para todos los fondos de inversión basados en la renta variable, tan solo se depreció un 6,73 % por el 9,02 % de los de su categoría. Invierte más del 75 % en la renta variable internacional, mientras que el resto lo destina a renta fija pública y privada, en la que se incluyen depósitos bancarios a plazo fijo, entre otros activos financieros. Presenta una comisión fija del 1,15 % sobre el capital invertido, en línea con la de los restantes fondos de inversión internacionales.

Ayudas sociales

ayudas

En la política de apoyo a la familia en España se prima más un tratamiento fiscal más ventajoso para las familias numerosas en detrimento de las ayudas por el nacimiento de los hijos. Estrategia que tiene su mayor implantación en los países del norte y centro de Europa, con cargos a cuenta entre 100 y 150 euros al mes por cada hijo.

España es uno de los países que registra uno de los índices más bajo de natalidad dentro de la Unión Europea. Con un total de 8,4 nacimientos por cada 1.000 habitantes, según los últimos datos facilitados por la oficina estadística europea, Eurostat. En donde se pone de manifiesto que es la tercera tasa de natalidad más baja, tan solo por delante de Grecia (8,2) e Italia (7,6).

Pero, ¿cómo se traduce este escenario con las ayudas oficiales que percibe los matrimonios al traer a sus hijos al mundo? No hay una postura homogénea en el selecto club europeo. Ni tan siquiera para implantarlo como obligatorio y de esta forma ayudar a que las familias se puedan beneficiarse de su nueva condición como padres.

Escandinavos: los más expansivos

En Europa, son precisamente los países del centro y norte del continente los más generosos para desarrollar políticas que potencien la natalidad entre su población. Uno de estos ejemplos está representado por Suecia que contempla en estos momentos ayudas de 115 euros al mes por cada hijo, y que se van prorrogando ejercicio tras ejercicio hasta que los vástagos cumplen 16 años. En este caso, acompañado por un pequeño complemento mensual para las familias numerosas.

En esta misma línea está situado otro país escandinavo, Dinamarca, que dentro de sus presupuestos generales establece la emisión de un subsidio para las familias en torno a 150 euros para cada retoño y con una validez hasta los 18 años. También Finlandia concede a los padres 100 euros al mes, con un vencimiento que alcanza los 17 años y que se va incrementando progresivamente a medida que va aumentado el número de hijos. Mientras que en Noruega, cada bebé es recibido con una paga bajo el brazo por importes muy similares a los anteriores, de hasta 18 años.

Un caso especial es en Estonia que tiene establecida una paga mensual de 50 euros hasta la mayoría de edad. Recibiendo también 320 euros en el momento de su nacimiento y que se eleva hasta 1.000 euros para las familias numerosas. Según el Instituto de Política Familiar (IPF), a partir de los datos de MISSOC (Mutual Information System on Social Protection), estas constantes en las subvenciones públicas se repiten en los países del centro del continente.

En Alemania y Austria, los padres están en condiciones de obtener 216 y 131 euros por el primer hijo, respectivamente. Mientras que los países del antiguo bloque comunista lo tienen establecidos en una horquilla que oscila entre 20 y 30 euros, con la excepción de la Hungría de Viktor Orban que eleva esta subvención familiar hasta 41 euros.

Estas ayudas quedan complementadas con otros soportes de ayuda como los representados con la reducción o exención en los gastos de la guardería o en una paga que reciben los bebés y que tendrá una duración hasta que estos alcancen su mayoría de edad. Importe que se incrementa progresivamente conforme el niño vaya creciendo.

Deducciones fiscales en España

deducciones

Los padres españoles, por el contrario, no pueden acceder a ninguna ayuda oficial por hijo nacido. Aunque por el contrario, disponen de educación primaria y secundaria completamente gratuita. Sin que esta actuación se traslade a los estudios superiores en la universidad o en las guarderías. Las ayudas en el momento de convertirse papás son a nivel nacional, aunque es conveniente centrarse en los soportes monetarios que ofrecen algunas comunidades autónomas o administraciones locales (ayuntamientos, diputaciones provinciales…).

En cualquier caso, la medida más llamativa corresponde a las ayuda por nacimiento que tiene una cuantía de 1.000 euros en un pago único y que está restringida solo a las familias que no superen unos límites en sus ingresos familiares. Con unos márgenes que se mueven entre 11.606 y 15.087 euros para las familias no numerosas, en función de los hijos a cargo. Mientras que por el contrario, en las numerosas se eleva entre 17.467 y 37.272 euros. En ambos escenarios, no deberán estar percibiendo alguna prestación de la misma naturaleza de la que se pretende demandar.

Por otra parte, las familias numerosas pueden beneficiarse de una deducción que disponen este importante colectivo social a través de la declaración de la renta y que queda establecido de la siguiente forma:

  • Deducción de 1.200 euros por familia numerosa general (tres o cuatro hijos).
  • Deducción de 2.400 euros para las de categoría especial (cinco o más hijos).
  • Deducción de 1.200 euros para familias con hijos con discapacidad.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.