Fintech: qué es

fintech que es

¿Has oído hablar del Fintech? Se trata de una industria que se está desarrollando a pasos agigantados y que se va convirtiendo en una revolución del propio sistema financiero.

Pero, ¿qué engloba el Fintech? Cómo funciona? ¿Qué servicios tiene? Si este concepto no te queda claro y quieres saberlo todo sobre él, a continuación te ayudamos a aclararte las ideas.

¿Qué es el Fintech?

¿Qué es el Fintech?

El Fintech es en realidad un vocablo combinado, viene de dos palabras en inglés, Finance y Technology, de ahí FinTech. Hace referencia a empresas financieras tecnológicas que utilizan su forma de trabajar y sus ideas para reformular el sistema financiero gracias a las nuevas tecnologías.

En otras palabras, hablamos de una empresa que, para ofrecer sus servicios financieros de la mejor forma posible para sus clientes, hace uso de las nuevas tecnologías. De esta manera, no se quedan solo con una limitación, sino que ofrecen distintos servicios financieros al mismo tiempo que operan en varios mercados.

Ahora bien, si este concepto empezó operando para la industria financiera, lo cierto es que se ha ido diversificando y ahora no solo ofrece sus servicios a estas empresas, sino también a pequeñas, medianas y grandes empresas de otras industrias. ¿Y en qué puede ayudarlas? Pues, por ejemplo, en gestionar sus propias finanzas.

La primera vez que empezó a conocerte este concepto fue en el 2008, cuando la crisis financiera hizo que los balances de las pymes sufrieran una gran dependencia de los préstamos bancarios, lo que hacía insostenible la situación para muchos. En 2013, y aprendida la lección de la crisis, la industria financiera comenzó a transformarse y, unos años después, en 2019, se consolidó en el mercado con servicios financieros que aunaban las nuevas tecnologías para trabajar y ofrecer los servicios a los clientes.

Qué funciones tiene Fintech

Ahora que entiendes a qué se refiere el término Fintech, qué es, queremos dejarte claro cuáles son las funciones que ofrece a sus clientes; es decir, los servicios en los que está capacitada.

  • Agilizar procesos de banca online, de pagos y transacciones.
  • Mejorar la seguridad de las bases de datos de las empresas y negocios así como ocuparse de la ciberseguridad.
  • Gestionar procesos financieros online
  • Desarrollar servicios financieros relacionados con la tecnología, como puede ser el big data, blockchain, etc.
  • Gestionar criptomonedas y otros activos digitales.

¿En qué sectores funciona?

¿En qué sectores funciona el Fintech?

Por todo lo que te hemos comentado antes, es posible que puedas citar algunos sectores en los que este tipo de compañías operan. Pero, para que te quede más claro, aquellas en las que ya funciona el Fintech son:

  • Crowfunding. En el sentido en que las «donaciones» que se dan se pueden hacer online, no es necesario que sean físicamente.
  • Blockchain.
  • Big data.
  • Banca móvil.
  • Mercado de divisas.
  • Trading.
  • Préstamos P2P y seguros.

Poniendo nombre a empresas que están relacionadas con el fintech, podemos citarte:

  • Etoro. Se trata de una red social de inversión, que está dando mucho de qué hablar, y que ofrece a los usuarios servicios de trading y acceso a mercados globales con los que conocer a otros inversores.
  • CommonBond. Relacionado con los préstamos P2P a estudiantes.
  • Indexa Capital. Se trata de un gestor que sirve de automatización de inversión.
  • Mooverang. Se ocupa de las finanzas personales.
  • Bitnoyo. Es muy conocida por aquellos que compran y llevan las finanzas de sus bitcoins.

Cómo funciona el Fintech

Cómo funciona el Fintech

Realmente entender cómo funciona el fintech es muy sencillo. Y es que la empresa se rige con ese principio: la sencillez. Se trata de ofrecer a los clientes los servicios y productos financieros digitales que sean sencillos de utilizar, prácticos y que puedan ser hasta intuitivos. Entre ellos, están los procesos de banca, la contabilidad, economía o administración de las empresas, o de finanzas personales, de tal manera que puedan satisfacer las necesidades de los clientes, no solo en seguridad, sino también en transparencia y agilidad.

En este caso, todas las fintech se van a especializar en un nicho concreto. Es decir, que habrá unas dedicadas a la banca, otras a los préstamos, otros a inversiones…

Además, cuentan con dos características principales: la tecnología y el cliente. Funcionan ofreciendo sus servicios de manera digital, pero siempre enfocados en el cliente, y en la experiencia de usuario, es decir, creando herramientas para ellos que sean muy fáciles de utilizar y de entender, donde puedan tener todo lo que necesitan a mano y no sea difícil de localizarlo.

Ventajas y desventajas

Como todo, el fintech tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. En el caso de las ventajas, no hay duda de que una de las mejores, tanto para el Gobierno como para los clientes, es la posibilidad de tener un rastro de los movimientos que se realizan, de tal forma que se puede descubrir hasta dónde ha llegado una transacción o de dónde ha salido, dando transparencia y seguridad.

Otra de las ventajas estriba en la posibilidad que, desde un móvil, los usuarios tengan acceso a los servicios financieros que necesiten en ese momento, o que quieran conocer.

La reducción de los gastos en transacciones es sin duda una ventaja significativa. No quiere decir que no haya coste, ya que algunos servicios sí que lo tienen, pero este a menudo es muy bajo.

Por otro lado, las desventajas también están ahí y han sido uno de los problemas que aún arrastran. Una de las principales es la falta de regulación en algunos países. Ten en cuenta que en España se rige por la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial. Sin embargo, hay otros países, sobre todo latinoamericanos, que aún no tienen una regulación.

La fuerte competencia, ya que es un negocio en auge y cada vez salen más empresas fintech al mercado, hace que haya una gran oferta para una demanda que, si bien va creciendo, no es suficiente para todas las empresas.

El futuro de las fintech aún no lo conocemos, pero si tenemos en cuenta que la tecnología va haciéndose cada vez más importante en nuestro día a día, es normal pensar que va a tener una relevancia cada vez mayor.

¿Te quedan dudas sobre este concepto? Pregúntanos e intentaremos aclarártelas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.