Finanzas para tus hijos y su educación financiera

Al hablar de finanzas muchas veces creemos que nos referimos a un montón de personas en una oficina, y que realizan transacciones millonarias entre empresas para realizar inversiones; sin embargo eso no es todo. Generalmente esta idea nos limita y nos hace pensar que las finanzas no son para todos, pero nada más lejos de la realidad, basta analizar la cantidad de personas que se endeudan y que no tienen el habito de ahorrar para situaciones imprevistas.

Pero un error que afecta aun más es que creemos que los niños no tienen que aprender finanzas hasta que entren a la universidad. Para ello hemos redactado este articulo con algunos consejos sobre qué temas se pueden abordar con los hijos, y también como deben ser abordados para que el infante pueda comprenderlos.

Los hijos

Antes de entrar de lleno con el tema principal tenemos que aclarar el papel que los padres y los hijos juegan en este entrenamiento financiero; y es que enseñar finanzas a los niños no es algo que requiera de un horario específico y de una libreta y notas. Muchas de las mejores maneras para que los niños aprendan son ejercicios dinámicos y el ejemplo de los padres. Es por ello que si bien es importante educar financieramente a los niños, como adultos también debemos tener la curiosidad de buscar más información que nos eduque a nosotros mismos.

Ahora bien, los niños siguen siendo niños, por lo que habrá ocasiones en las que sea posible que existan dificultades para aprender. Para esto es importante que el padre tenga muy presente que al infante le surgirán dudas sobre porque hacer o no hacer algunas cosas; es importante que el padre como mentor sea paciente y trate de explicar de la manera más sencilla posible los asuntos a su hijo; ahora si comencemos abordando el tema principal, la educación financiera de nuestros hijos.

El ejemplo

En los párrafos anteriores mencionamos uno de los puntos más importantes, el ejemplo de los padres; y es que en la práctica de poco servirá decirle al hijo que las deudas no son siempre buenas, si uno mismo se endeuda. Tampoco servirá de mucho decir que hay que ahorrar si el niño no ve como algo cotidiano de sus padres el habito de ahorrar.

Para ello es de suma importancia que los padres se eduquen primero, y cultiven hábitos financieramente saludables; y en dado caso no se tengan estos hábitos sería una excelente idea el poder cultivarlos mientras enseñamos a los pequeños, de esta manera verán que los padres se esfuerzan por poner en práctica sus consejos, y ellos comenzaran a ver los beneficios y se les hará un habito.

Algunos de los hábitos financieros que pueden cultivarse y que servirán de muy buen ejemplo a los hijos es el ahorro, controlar las deudas y las inversiones. Pero hay muchos detalles más que pueden sumarse a esta lista como el hacer un presupuesto mensual o anual para controlar las entradas y salidas de dinero de nuestro hogar. Alguno otro puede ser el contabilizar los gastos hormigas para poder caer en la cuenta de cuánto dinero se pierde si no hay un control más estricto de nuestros gastos.

Hablar sobre el dinero

Finanzas para tus hijos

Muchas veces como padre uno pretende comprarle todo lo posible al hijo, sin embargo este habito suele hacer que el pequeño crea que el dinero es algo fácil de obtener. Y conforme pasa el tiempo el pequeño crecerá sin ser el origen, el significado, la importancia y el valor del dinero. Abordar temas como que son los bancos, quien controla el dinero y cuál es su verdadera función.

Al hablar del dinero con los pequeños debemos tener cuidado de utilizar vocabulario y ejemplos que entiendan. Es importante que ellos vayan conociendo estos asuntos, para que desde pequeños vayan teniendo una relación realista con este mismo. Un ejemplo que aclarara lo que decimos es que cuando un niño se acerca a un lugar peligroso como la orilla de un lugar alto, lo alejamos inmediatamente, sin embargo con asuntos como las deudas no suele pasar así; de esta forma el niño crecerá sabiendo que caer de un lugar alto es algo peligroso, sin embargo no crecerá sabiendo que peligrosa puede ser una deuda mala.

Otro de los asuntos que podemos abarcar es el valor real del dinero, para que así ellos no lo lleguen a tomar como el centro del mundo; hay que aclarar que el valor del dinero viene de las metas que ayuda a conseguir, y no de su propio valor. De esta manera sabrán poner el dinero en su lugar, y nunca lo aparecieran de más.

Otro punto que es importante es ir dando una formación completa sobre su propia personalidad, de esta manera se irán aclarando asuntos como el perfil que el niño tiene, si suele tomar riesgos o si es más bien reservado; así cuando lleguemos a temas como las inversiones podremos dar mejores consejos en base a esta infracción.

La paga

Como adultos podemos estar acostumbrados a tener un sueldo fijo, y este se recibe cada cierto tiempo, puede ser semana, a dos semanas o al mes. Esto nos ha hecho tener ciertas habilidades para administrar el dinero durante el periodo que no tengamos ingresos. Para poder enseñar al niño asuntos como el ahorro y la administración de los ingresos es una muy buena idea el dar una paga semanal al niño.

Una vez que se ha definido la cantidad de dinero que se le va a pagar a la semana podemos proceder a hacer un plan para controlar sus gastos, de esta manera se puede hacer un presupuesto en el que se incluyan algunos asuntos como gastos escolares, entre otros. Un punto que ayudara bastante al niño es poner una meta, puede ser un juguete, una consola, o algún asunto de su interés dependiendo de su edad; de esta manera también practicaremos el ahorro, pues el niño no solo sabrá controlar sus gastos semanales, sino también sabrá optimizarlos para poder ahorrar y conseguir una meta.

Aquí es interesante que varios expertos recomienden que el niño lleve el control de sus propios gastos, es decir que inclusive considere la ropa que se va a comprar, de esta manera el hábito se formara de una manera más profunda en su personalidad. Sin embargo es muy importante ser perspicaces en este asunto, pues hay que esperar a que tenga una buena edad con la finalidad de que el mismo pueda entender los gastos que conlleva una vida promedio. Así que durante sus primeros años de vida el padre se hará responsable de casi todos los gastos, pero comenzara a enseñarle al pequeño como hacer un presupuesto y administrar su dinero.

Fomentar el ahorro

Finanzas para tus hijos

Ahorrar es uno de los hábitos más complicados de cultivar, y es que por lo general gastamos nuestro dinero en caprichos, de manera que nos queda muy poco dinero para irlo acumulando. En el sistema anterior vimos que una manera de fomentar este hábito es mediante un control de gastos, aunado a una meta. Sin embargo es importante considerar que este ahorro lo hará con la finalidad de gastar el dinero. Ahora viene la parte más interesante, enseñar a un niño que debe ahorrar para que ese ahorro lo pueda invertir en algo que le de rendimientos.

Varios bancos tienen en su cartera de productos alguna tarjeta especial para niños, ir a estos lugares y pedirle al ejecutivo que nos explique, tanto a padre como a hijo, los beneficios de esta tarjeta le ayudara al pequeño a entender más sobre inversiones, y hacerse el habito de ahorrar para invertir. Y otro punto a destacar es que podrá al niño en contacto con una institución financiera, por lo que viene el siguiente tema a abordar.

Enseñar sobre las instituciones

Al momento de obtener una cuenta infantil el pequeño podrá comenzar a conocer el funcionamiento de un banco y sus objetivos; de esta manera conocerá lo que es una tarjeta, que existen varios tipos de cuentas, y como se ahorra en un banco. Para poder hacer de esta experiencia algo más agradable es de suma importancia que el padre se informe con anticipación sobre las ofertas de los distintos bancos, para que con esa información pueda enseñarle a su hijo a analizar cuál es la cuenta que más le conviene. Esto hará que de mayor tenga interés por buscar varias alternativas, analizarlas y tomar una decisión.

Consumidor inteligente

Este es el punto más importante y que quizá cueste más trabajo, educar a nuestros hijos para que no sean consumidores compulsivos es un verdadero reto en un mundo en donde desde pequeños se les bombardea con comerciales de juguetes y videojuegos. Para poder facilitar este proceso es importante que los padres tengan buenos hábitos al respecto. Y conforme vaya creciendo el niño, una vez que conoce el valor del dinero, se le ira enseñando que al momento de gastar debe pensar en los distintos puntos que envolvería su gasto, pueden ser preguntas como ¿realmente vale la pena? ¿Realmente es algo que se necesita? ¿Hay alguna opción más económica?

Si bien esto no es todo, es una guía que estamos seguros que le ayudara a educar a sus hijos financieramente de manera correcta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *