Europa del Este apuesta a vehículos de bajo consumo para remontar la crisis

Coche-okey

La industria automotriz de esa parte del continente apuesta a la producción de pequeños vehículos de bajo consumo para salir de la crisis y darle impulso al principal motor de la economía de varios ex países del régimen comunista.

Estos coches son una especie de boom con el incremento en los precios del petróleo. Y uno de los grandes puntos es que se venden relativamente bien, incluso durante la crisis, gracias a la prima al desguace introducida en varios países de Europa para ayudar a sobrevivir el sector.

En Eslovaquia, por ejemplo, Peugeot piensa producir 200.000 unidades más en el año próximo, un 10% que la cifra del lustro pasado.

En medio recortes en el sector en todo el mundo, este tipo de vehículos significan una gran esperanza para que se mantengan las ventas y, lógicamente, los puestos de trabajo de la gente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *