¿Qué estrategias puedes emplear ante los dividendos?

dividendosLos dividendos es un pago que hacen efectivo las empresas a sus accionistas como consecuencia de los beneficios generados por sus líneas de negocio. También es una de las variables en la que se fijan miles y miles de inversores para conformar su cartera de inversión. Esto es así porque ofrecen un rendimiento que oscila en una franja que va del 3% al 8%. Pero lo más interesante para tus planteamientos es que puedes utilizar diferente estrategias para beneficiarte de este pago que proporcionan algunas de las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Seguramente estés deseando conocerlas para llevarlas a la práctica a partir de estos momentos.

Una de las estrategias preferidas por los ahorradores es constituir a través de los dividendos una renta fija dentro de la variable. Independientemente de su cotización en bolsa. Te ofrecerá una rentabilidad superior a la generada desde los principales productos bancarios (depósitos a plazo, cuentas remuneradas, pagarés, etc.). Estos modelos de ahorro raramente sobrepasan el 0,50% en su rendimiento. Además, a través de los dividendos tendrás unos ingresos fijos y garantizados todos los años. Ayudando a mantener la liquidez de tu cuenta corriente, por encima de otras consideraciones.

Otro de los comportamientos que puedes tener con estos pagos regulares es aprovechar las alzas que experimentan sus acciones los días previos a su abono para desprenderte de la inversión. Se trata de una estrategia más sofisticada que utilizan con cierta frecuencia los inversores con mayor experiencia en los mercados financieros. No buscan este rendimiento, sino lo que desean es rentabilizar sus operaciones a toda costa. Incluso sobre esta remuneración a la que tienen derecho pero que no ejercen en ningún momento.

Dividendos: renta fija en la variable

Otra variante a la que puedes llegar es más clásica. Consiste en esperar a que los precios recuperen de nuevo sus niveles previos, una vez descontados del pago del dividendo. Pasarán unas cuentas semanas hasta que esto ocurra. Pero en cualquier caso venderás tus acciones solamente con los beneficios del rendimiento de los dividendos. Es decir, que en la inversión directa que habrás realizado no habrás obtenido ninguna rentabilidad. Es una de las formas más eficaces que dispones para optimizar el pago de esta retribución que te proporciona la renta variable. Aunque no tenga que ver mucho con lo que es la inversión pura y dura.

El pago de dividendos desde hace ya algunos años te permite dos opciones. Por un lado, cobrarlos directamente y que vayan a tu cuenta corriente para que hagas lo que quieras con ellos. Y por otra parte, la posibilidad de poderlos reinvertir en las acciones en donde hayas tomado posiciones. Será una decisión muy personal que deberás tomar tras analizar qué des es lo que realmente deseas y cuál es el perfil de pequeño inversor que presentas.

De todas formas, te convendrá conocer cuáles son los escenarios en donde es más favorable que inviertas este abono que reciben todos los accionistas. Como estrategia para mejorar el estado de tu cuenta de valores. No en vano, podrás mejorar los márgenes que te proporciona el banco por los dividendos. Presta atención porque puede interesante cada vez que se te presente este escenario en la inversión.

En procesos alcistas

Cuando un valor bursátil está experimentado un proceso alcista te conviene reinvertir el abono de los dividendos. El motivo se debe a que gracias a estas operaciones tendrás más acciones, y por tanto, mayores posibilidades que los rendimientos se incrementen. En vez de disfrutar de su liquidez. Será cuestión de tener el dinero inmovilizado durante más tiempo. A cambio de una mejora en el rendimiento en la renta variable.

Bolsas de ahorro a largo: si tu inversión está destinada al medio o largo plazo también será rentable este movimiento. No solamente te permitirá aumentar tu inversión, sino que estarás en disposición de que cobre más dinero en los próximos dividendos. De esta forma, irás aumentando tu capital invertido poco a poco. Es una manera muy original de ir creando una bolsa de ahorro para los próximos años. No en vano, tu enfoque va dirigido a muchos años, incluso en forma de inversión hereditaria. Puede ser una excelente ocasión para elevar tus posiciones en la bolsa.

Valores muy sólidos

Otra estrategia la puedes desarrollar en valores muy estables y que raramente sufren caídas importantes en la bolsa. Te merecerá más pena integran los dividendos en la inversión en vez de no cobrarlas inmediatamente. Especialmente si no vas a necesitar ese dinero durante mucho tiempo. En cualquier caso, no te quedará más remedio que plantearte unos plazos para cerrar posiciones en la renta variable. Para evitar que cualquier movimiento bajista en los mercados haga que se evaporen parte de estas ganancias, además de la propia inversión.

De cualquier, el reparto de dividendos entre los accionistas que habrá durante este año será otros de los alicientes para entrar en la renta variable este año. Porque en efecto, promete ser un ejercicio repleto de buenas noticias para los ahorradores. Aunque también con alguna que otra decepción en forma de rebaja de esta retribución para los inversores.

Desde este escenario, las principales novedades que ofrecen las compañías cotizadas consisten en que el retorno que generarán está cuantificado en una rentabilidad media cercana al 4 %. En todo caso, unas pocas décimas por debajo del producido durante el pasado año y que marcó uno de los mejores registros en cuanto a su rendimiento. De cualquier forma, se está moviendo bajo una regularidad digna de mencionar. Sin muchos sobresaltos y con una esta estabilidad en la cantidad que irá a parar a la cuenta de ahorro de los pequeños y medianos inversores.

Descensos en el rendimiento

rendimientoNo todas son buenas noticias para los ahorradores que están pendientes de la evolución de los dividendos. Porque hay algunas pocas compañías que han reducido su cuantía. Es el caso concreto de una de las punteras de la renta variable española: Telefónica. Porque la operadora nacional ha decidido para este año recortar el pago que concede a los accionistas.  Ya que ha anunciado que repartirá a cargo de las cuentas de 2017 un dividendo neto de 0,40 euros, frente a los 0,55 euros de 2016 (año en el que se esperaba que repartiera 0,75 euros). Desde luego no es una noticia que favorezca a los pequeños y medianos inversores. Sino más bien lo contrario, porque se están alejando de las posiciones comparadoras, al menos al corto plazo.

Otras compañías que cotizan en el mercado continuo nacional han optado por la misma estrategia basada en la contención de estos pagos. Aunque bajo unos porcentajes que no son muy significativos. Con una reducción en el rendimiento por acción que en cualquier caso no sobrepasa los niveles del 10 %. Pero que de todas formas desaniman a los inversores para tomar posiciones en alguno de estos valores de la renta variable española. En contraposición con los que salen más favorecidos por este reparto.

¿Qué pueden hacer los inversores?

inversoresAnte la situación que presentan los dividendos para este nuevo año, son muchas las estrategias que pueden emplearse para optimizar el valor de los ahorros acumulados. Desde las operaciones más agresivas a otras con connotaciones mucho más defensivas para proteger el capital invertido. De entre ellas destaca la opción de impulsar movimientos más rápidos de lo habitual. Con un objetivo muy claro y bien definido. No es otro que tratar de conseguir el mejor rendimiento a la cotización de sus precios con la combinación de esta remuneración. Sin dirigirse a periodos más densos que están destinados al medio y largo plazo.

Otra alternativa que dispones en estos momentos procede de posiciones menos estáticas. En donde tu estrategia consistirá en decantarse por los valores que presenten  un mejor rendimiento por dividendo y que muestren a su vez un aspecto técnico impecable, o al menos con una tendencia alcista más o menos clara. Para que de esta forma, estén en las mejores de las condiciones para obtener el máximo provecho de las posiciones abiertas a partir de estos momentos.

La tercera de tus actuaciones debe ir encaminada a realizar una inversión mucho más diversificada que hasta estos momentos. ¿De qué manera? Pues muy sencillo, optando por un fondo de inversión que esté basado en activos financieros de estas características. Dispones de muchas propuestas en donde elegir tus fondos favoritos, tanto en los mercados nacional como de los procedentes  de otras áreas geográficas. Todo dependerá del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor.

Fondos vinculados a los dividendos

fondosPorque en efecto, hay una serie de estos productos financieros que basan su estrategia en incorporar a estos valores. De forma global, sin que tengas que decantarte por una sola compañía. Sino que se centra en invertir en una cesta muy diversificada de acciones. Es una alternativa que tienes a mano si deseas mayor seguridad para tus aportaciones monetarias.

El principal inconveniente que tendrás para acogerte a esta opción en la inversión es que tendrás que asumir unas comisiones más expansiva que a través de la compra y venta directa de acciones en los mercados financieros. Con unos porcentajes que pueden elevarse hasta el 2 %. En cuyo caso tendrás que dedicar un mayor esfuerzo económico en la contratación de estos fondos. Aunque a cambio, dispondrás de mayor libertad para traspasarlo a otros fondos de inversión sin ninguna clase de penalización. Además, estas operaciones podrás formalizarlas en cualquier momento y sin límite en los movimientos. Siempre que los fondos procedan del mismo banco.

¿Quieres rentabilizar tu dinero?
No te pierdas estos consejos para aumentar tus ingresos y ganar más dinero cada mes.
El secreto de los ricos para ganar dineroGana dinero mientras duermes

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario