Estrategias muy definidas tras el derrumbe de la bolsa

Mientras algunos analistas de los mercados de renta variable aluden a que los precios de las acciones son de saldo, otros consideran que habrá más recortes en las próximas semanas. De momento, y por lo que respecta a las bolsas españolas todo parece indicar que el soporte en los 6.000 puntos parece estar funcionando. ¿Hasta cuándo? Esta es la clave para llevar a cabo una estrategia en la inversión que sea ajustada, equilibrada y sobre todo con ciertas garantías de éxito. No en vano, los inversores que están en estos momentos en liquidez se preguntan cuál es el momento más oportuno para entrar en los mercados financieros.

De cualquier manera, hay que tener los nervios de acero para soportar la presión de la volatilidad que ha llegado a los mercados financieros para quedarse. Con desviaciones incluso por encima del 10 %, unos niveles que no se habían visto en las últimas décadas. En donde se pueden realizar operaciones de trading con mayores garantías que en las destinadas al medio y sobre todo largo plazo. Con muy pocos valores refugio en estos momentos ya que esta crisis económica está afectando a prácticamente todos los activos financieros. Y en donde uno de los más perjudicados está siendo el petróleo que ya está por debajo de los 20 dólares el barril.

Por otro lado, a partir de ahora vamos a enseñar a los pequeños y medianos inversores a diseñar cuáles son las estrategias de inversión que pueden desarrollar a partir de estos momentos. En unos momentos en que se está haciendo muy complejo tomar una decisión para proteger los ahorros por encima de otras consideraciones técnicas en los mercados de renta variable de todo el mundo. En donde el perfil de cada de uno ellos ejercerá un papel fundamentalmente en el éxito de las operaciones en los mercados financieros. Algo que es muy difícil en las actuales circunstancias, tal y como apuntan buena parte de los intermediarios financieros.

¿Qué hacer en el derrumbe de la bolsa?

Si las expectativas por parte de los pequeños y medianos inversores es el plazo de permanencia más largo no tendrás ningún problema para entrar en los mercados de renta variable, tanto nacionales como fuera de nuestras fronteras. Hasta el punto de que puede ser una oportunidad histórica para ir creando una bolsa de ahorro a través de las acciones de las empresas cotizadas. Aunque la bolsa siga perdiendo posiciones en las próximas semanas ya que este debe ser un factor del que no debemos estar preocupado. No nos podemos olvidar que hace un mes era prácticamente imposible elaborar esta estrategia en la inversión debido a la alta valoración en los precios de las acciones. Pues bien, esto ha cambiado radicalmente desde primeros de marzo.

Nos podemos encontrar que en un plazo de 10 o 15 años nuestra cartera de inversión se haya revalorizado por encima del 20 %. Este ratio teniendo en cuenta los cálculos más modestos y conservadores. Pero precisamente por este motivo, debemos invertir solo aquel dinero que no vamos a necesitar en este periodo de tiempo. Porque si no se hace esta estrategia podremos tener un serio problema en nuestras cuentas personales o familiares. Es decir, deberemos contar con una importante liquidez en la cuenta de ahorro para afrontar los gastos y entre ellos los no previsto en nuestro presupuesto personal. Para evitar errores que hayamos cometido en otros periodos de nuestra vida como inversores.

Selección de valores

Dentro de esta estrategia que va dirigida al largo plazo no cabe duda de que no todos los valores pueden servirnos para llevar a cabo esta decisión. Si no que por el contrario, es el momento de optar por las acciones bursátiles de gran calidad. No importa que hayan sido las más afectadas por este derrumbe en los precios en los mercados de renta variable. Porque también serán los que menos tarden en recuperarse a partir de estos momentos. Dentro de este grupo tan selecto se pueden integrar bancos, compañías de seguros, constructoras y hasta telecos. Con un único requisito y es que aportan calidad al valor. Dejando fuera  a los valores meramente especulativos que pueden traernos muchos problemas, en especial al largo plazo.

Además, es momento para decantarse por un tipo de empresas que no presenten altos niveles de endeudamiento. Es una de las mejores maneras que tenemos para proteger nuestro capital en unos periodos de permanencia tan longevos. Y que se puede ver reforzado por las empresas que reparten dividendos entre sus accionista ya que permiten que los inversores tengan unos ingresos fijos todos los años. Pase lo que pase en los mercados de renta variable y de una forma recurrente año tras año. Con una rentabilidad por acción que oscila entre el 3 % y 9 %. Es decir, altamente superior a la generada por los diferentes productos bancarios: imposiciones a plazo fijo, cuentas de alta remuneración o bonos nacionales.

Operaciones a corto plazo

Otra cosa bien diferente es si la pretensión por parte de los pequeños y medianos inversores va dirigida a los plazos más cortos. Porque en efecto, los riesgos son sensiblemente más altos y con el temor de que podamos perder buena parte del capital invertido. Debido a que son movimientos que no se pueden controlar o al menos con muchas más dificultades de las debidas en estos momentos tan complejos. Además, es necesario contar con un mayor aprendizaje en esta clase de movimientos en los mercados de renta variable. Al igual que más avanzados conocimientos en el que se conforma el mundo de la inversión y el dinero. Porque no se puede olvidar que las operaciones a corto plazo van destinadas a un perfil de inversor muy bien definido.

Mientras que por otra parte, hay que considerar que estas clases de operaciones están muy limitadas en el espacio de tiempo y por tanto hay que asumir una serie de riesgos que no están presentes en las operaciones a medio y sobre todo largo plazo. En donde los valores elegidos serán mucho más selectivos que en el anterior grupo ya que generalmente procedan de sectores bursátiles más agresivos. Hasta el punto de que pueden mostrar diferencias entre sus precios máximos y mínimos superiores al 10 % y por tanto se pueden ajustar mejor los precios de compra y venta para no quedar enganchados en los mercados de renta variable.

¿Cómo dotarse de liquidez?

En cualquier caso, los pequeños y medianos inversores que por cualquier circunstancia deseen vender sus acciones a partir de este preciso instante. Pues bien, no puede desarrollarse en cualquier momento, si no que por el contrario, hay que aprovechar los grandes rebotes para llevar a cabo estas actuaciones. En especial, si la balanza de la cartera de inversión es positiva como consecuencia de las revalorizaciones de los últimos siete años. Por supuesto que estos movimientos en la bolsa no deben realizarse con órdenes a precio de mercado, sino por el contrario fijando un precio de venta. Debido a que por medio de la alta volatilidad podemos efectuar una pésima operación en los mercados de renta variable.

Por otra parte, no hay que dejarse llevar por sentimientos de pánico ya que es el peor consejero para tomar una decisión en nuestra cartera de valores. Hasta el punto de originar el efectos indeseado sobre lo que queremos hacer en estos momentos tan complejos para todos los intermediarios financieros. Por el contrario, esta debe ser una decisión muy meditada y que no sea fruto de la improvisación, tal y como han hecho muchos pequeños y medianos inversores en estos días tan especiales y complejos. Una pequeña idea es demorar esta decisión hasta que veamos con más certeza hacía por donde se van a dirigir los mercados de renta variable en las próximas semanas. Porque si no es de esta manera, puede que lo lamentemos en los próximos meses.

Valoraciones a la baja

Otro de los aspectos que deben valorarse en estos momentos es que nada baja eternamente y mucho menos en el mundo de los mercados bursátiles. Porque una de las consecuencias con la irrupción del coronavirus es que se están generando nuevas valoraciones en los valores que cotizan en la renta variable y esto puede inducir a que de nuevo se produzcan ventas masivas por parte de los grandes fondos de inversión. En este sentido, estamos viendo en estos días una cascada de revisiones en el precio de las acciones por parte de los agentes financieros. En algunos de los casos bajo unos niveles muy llamativos al reducirse en casi el 50 %.

Mientras que por último, hay una serie de valores que han recibido la recomendación de comprar y que pueden constituirse en las mejores oportunidades de negocio en este periodo tan convulso que nos ha tocado vivir. Uno de los casos más relevantes es el de Endesa al que eligen como una de las opciones de comprar por su bajo endeudamiento.  Pero es cierto es que son muy pocas las alternativas que se inscriben dentro de este grupo tan minoritario. Porque como suelen decir los inversores en todos los escenarios se producen las oportunidades de negocio, y entre ellas en la bolsa.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.