Estrategias de inversión: ¿cómo aplicarlas?

A medida que apliques algunas de las estrategias de inversión siempre te será mucho más fácil rentabilizar los ahorros de la manera más correcta posible. En especial, porque estás ateniéndote a una serie de parámetros que son más objetivos para conseguir los fines perseguidos desde un principio. En este sentido, puedes encontrarte con tantas estrategias de inversión como perfiles como inversor pueda desarrollarse. No es lo mismo, una estrategia para un ahorrador conservador que para otro más agresivo. No en vano, la metodología será sensiblemente diferente en cada caso, tal y como vas a poder comprobar a continuación.

Para poner en marcha una estrategia de inversión será necesario en primer lugar que te marques unos objetivos mínimos. Porque en función de ellos, podrás optar por unos u otros activos financieros, incluso dentro de un mismo mercado financiero. En donde será muy importante que definas los plazos de permanencia a donde deseas llegar. Porque variará sensiblemente las inversiones destinadas al corto que al medio y largo plazo. No puedes olvidar que requerirán de un tratamiento diferente desde un principio. No en vano, una de las claves de una buena inversión es su nivel de personalización.

En cualquier estrategia de inversión que se precie habrá que atender también al capital invertido. Si se desarrolla bajo importes muy modestos o por el contrario decides aportar un más que relevante patrimonio personal o familiar. En cada caso, exigirá de unas pautas de comportamiento que variarán, no solamente en las formas sino en algo más importante que son los contenidos. Por este preciso motivo no puede decirse que solo hay una estrategia de inversión, sino que por el contrario son muchas y de diversa naturaleza. Se adaptarán al perfil de los pequeños y medianos inversores: defensivo, intermedio o agresivo.

Estrategia de inversión: definición

Pero antes de nada, será preciso que atiendas a cuál es su verdadero significado, para que de esta forma estés en disposición de aplicarla con mayor precisión. Pues bien, cuando hablamos de estrategia de inversión no estamos refiriendo a un conjunto de reglas, comportamientos y procedimientos, diseñados para orientar a un inversor en la selección de una cartera de valores. Como consecuencia de ello, conseguirás que tus inversiones estén mejor planteadas a partir de estos momentos. Porque requiere una disciplina para llevar a cabo algunos de estos sistemas para impulsar tu patrimonio de una manera eficaz.

Desde este escenario general, cualquier estrategia de inversión sirve fundamentalmente para enfocar los ahorros, sin distraerse en instrumentos financieros coyunturales. Pero con una característica que está muy definida y que deberás tener en cuenta a partir de ahora y es que debes mantener una disciplina hasta que logres tus objetivos más importantes. Esto en la práctica significa que deberás ser más coherente que antes de su aplicación. Siempre en función de tus necesidades reales y por supuesto que desde tus deseos como pequeño y medianos inversor.

¿Cuáles son las más importantes?

Sería incompleta una buena estrategia de inversión son que te planteases esta relevante cuestión. No en vano, es la que dará respuestas a tus inquietudes como inversor y desde diferentes puntos de vista. Porque en efecto, puede estar orientada a diferentes producto o activos financieros. Como por ejemplo, enfocada a imposiciones bancarias, buscando una rentabilidad garantiza o incluso desde modelos de inversión denominados como alternativos. Porque dirigirte a los mercados de materias primas o metales preciosos también están incluidos en lo que generalmente se denomina estrategias de inversión. Aunque con unas características y sobre todo planteamientos más bien diferenciados con respecto a las otras clases de inversiones más tradicionales o convencionales.

Desde este prisma en la inversión, no te quedará más remedio que definir como deseas que sean tus inversiones a partir de estos precisos momentos. Para que puedan canalizarse correctamente y puedas llegar a cumplir con tus objetivos más prioritarios. En donde, en buena parte de los casos, las mejores estrategias se deben orientar al largo plazo, a la diversificación del patrimonio, pero son olvidarte de una protección eficaz de tus aportaciones monetarias. Porque no debes olvidar que preservar el dinero invertido también se constituye como una estrategia de inversión. En especial, cuando los escenarios de los mercados financieros no son realmente los deseables.

La ley de la oferta y demanda

Es muy importante que tengas en cuenta que las estrategias de inversión pueden cambiar sustancialmente conforme a la oferta alta o baja de los productos bancarios y tradicionales. Es decir, en función de si los precios de los activos financieros son razonables para comprarlos o no. No en vano, esta variable tan determinante puede impulsar a que se desarrollen estrategias de inversiones más o menos especulativas y arriesgadas como la bolsa u otros mercados financieros más agresivos. Mientras que en otros casos, se verá en la necesidad de acudir a los mercados más convencionales. Para, por ejemplo, contratar depósitos bancarios, pagarés o productos de similares características.

El rendimiento en las inversiones será otro de los objetivos prioritarios en cualquier estrategia de inversión. Para ello no habrá más remedio que analizar los productos y el estado real de los mercados financieros. Para comprobar cuál de ellos es el que mejor te conviene para cada momento. Porque en efecto, otro de los aspectos a valorar es que nos siempre será más aconsejable uno u otro producto financieros. Dependerá de muchos factores y uno de los más importantes es el que tiene que ver con el momento de la inversión. Porque ahora puede ser la compra y venta de acciones en bolsa y días después la opción más sensata es la inversión en metales preciosos.

Estrategias con acciones en bolsa

A partir de estas ideas generales, esta clase de estrategia en la inversión debe regirse bajo dos objetivos básicos. Por una parte, mejorar la rentabilidad de otros productos financieros y por otro lado, proteger las aportaciones económicas bajo el mejor sistema posible. No en vano, el éxito real de la operación dependerá de una correcta aplicación de ambos sistemas y en los que deberá estar enfocada cualquier estrategia de inversión. Cuando más planificad esté, mejor será para tus intereses personales y patrimoniales, tal y como podrás conocer a través de tus experiencias en el pasado.

Por otra parte, contar con estrategias de inversión eficaces te permite llegar a los objetivos planeados. Hasta el punto que te aproximarás a generar los mejores rendimientos desde un principio. Sea cual fuese el perfil como pequeño y mediano inversor que presentes en cada etapa de tu vida. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que hasta desde el punto de vista fundamental. No en vano, esta es una de las claves de una buena estrategia en la inversión. Porque además son muchas con las que puedes contar desde estos precisos momentos.

¿Puedes modificar la estrategia?

Otra de las variables que necesitas conocer a partir de estos momentos es que las estrategias de inversión no son inamovibles. Por supuesto que no y en cualquier momento y situación puedes variar su comportamiento en los mercados financieros. Aunque sin abusar de este sistema ya que puede llevar a situaciones realmente no deseadas para defender tus intereses más buscados. Porque en este sentido no puedes olvidar que conveniente que estas estrategias se revisan cada cierto espacio de tiempo. En torno a unos dos o tres años a título orientativo.

Por otra parte, un pequeño consejo para esta clase de escenarios consiste en evaluar los objetivos cuando veas que no se cumplen las expectativas en la inversión. Pero en especial cuando estas estrategias no obtienen los resultados planeados. No en vano, será un instante muy especial en que se hará necesario aplicar las contingencias previstas. En cualquier caso, si no estás seguro o desconoces lo que está pasando, no es una buena solución cambiar tus estrategias de inversión. Porque sus efectos pueden mucho más perjudiciales para tus intereses personales.

Buscar la mejor rentabilidad

Desde este escenario, todas tus estrategias deberán pasar por intentar conseguir la máxima rentabilidad posible. Pero respetando en todo momento, el momento coyuntural de los mercados financieros que es al fin y al cabo el que dictaminará la evolución de tu cartera de inversión. Sea cual fuese la estrategia que utilices en cada situación que presenten los mercados financieros. Para que de esta forma, el comportamiento de tu cartera de inversión sea superior al que marcan en realidad la coyuntura económica. Desde luego que esta es la clave para utilizar le mejor estrategia en la inversión. Por encima de otros sistemas menos objetivos y en los que no prima la rentabilidad por encima de todo.

Con estas explicaciones habrás entendido un poco mejor el fondo de este artículo. Hasta el punto de que podrás ponerlo en la práctica para mejorar los beneficios en tus inversiones a partir de estos momentos. Que es al fin y cabo de lo que se trata y te será menos complicado lograrlo a través de un esfuerzo mínimo y también un poco de suerte. Porque no puedes olvidar que estamos hablando de dinero. Y estas son cualidades muy importantes para relacionarte con cierto éxito con esta clase de activos financieros. ¿Estás dispuesto a seguir estos consejos?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.