¿Qué estrategia emplear en 2018: gestión activa o pasiva?

Todos los años, y este también, se plantea el eterno dilema de si emplea en la inversión una gestión activa o pasiva. Como opción para rentabilizar los ahorros de una manera más eficaz que hasta ahora. No puede olvidarse que en estos momentos los expertos de los mercados financieros admiten que ninguna que es mejor que otra. Y todo depende fundamentalmente del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor. Pero en cualquier caso, con un objetivo muy claro y que no es otro que tratar de batir a los índices de referencia. Algo que no siempre es sencillo de llevar a cabo con completo éxito.

Para aplicar esta estrategia en la inversión da lo mismo el producto financiero que elijas. Es cierto que en la mayoría de los casos se refiere a la compra y venta de acciones en la bolsa. Pero no únicamente, sino a otros modelos como los representados por los fondos de inversión, indexados o incluso los ETFs. De lo que se trata, al fin y al cabo, es que estén vinculados a la renta variable. Independientemente de su naturaleza y de la zona  geográfica a donde te dirijas para hacer crecer el saldo de tu cuenta corriente. Es algo que debes tener presente en tus relaciones con el complicado mundo del dinero a partir de estos momentos.

En cualquier, antes de decantarte por la gestión activa o pasiva, no te quedará más remedio que conocer cuáles son tus objetivos más próximos. Porque en función de ellos, podrá utilizar una u otra estrategia para rentabilizar los ahorros. La dificultad vendrá generada por el hecho de que puedas aceptar sus planteamientos. Porque son completamente contrapuestas y pueden llevarte a que puedas cometer alguna que otra equivocación. Pero sobre todo respetar los plazos de permanencia, que por supuesto que los tiene al igual que otros sistemas diferentes en la gestión.

Gestión activa: ¿qué te aporta?

En primer lugar nos vamos a referir a esta forma de administrar tus ahorros. Pues bien, es la más flexible de todas. Entre otras razones porque se puede adaptar a todos los escenarios que presentan los mercados financieros. Incluso los más desfavorable y que invitan a permanecer alejado de cualquier clase de inversión. Porque en efecto, si por algo se caracteriza la gestión activa es porque siempre habrá un producto o activo financiero en donde puedas guardar tu dinero a partir de estos momentos. Incluso a través de los modelos de renta fija, como por ejemplo los bonos y la deuda pública. Porque de lo que se trata es de aprovechar las oportunidades de negocio.

La gestión activa en la inversión, por otra parte, requiere que delegues la responsabilidad en otras personas. Aunque es bien cierto que tú mismo estás en disposición de gestionar el patrimonio personal o familiar. Con la condición que tendrás que revisar la cartera de inversión cada cierto tiempo. Entre dos o tres veces al año como mínimo y para obtener los resultados perseguidos desde un principio. Tienes que asumir el rol de en cualquier momento y situación tu inversión puede variar. Aceptando las nuevas circunstancias que imponen los mercados financieros.

Algunas de sus principales ventajas

Desde luego que la gestión activa en la inversión te lleva aparejada una serie de beneficios que es preciso que conozcas. ¿Deseas conocer algunos de los más relevantes? Pues presta atención a partir de ahora porque puede que los necesites en algún que otro momento de tu vida financiera. Y de esta forma, puedas sacar un mayor rendimiento en casi todas las operaciones realizadas en los mercados. Sea cual fuese su naturaleza y la procedencia de los activos financieros. Entre las que destacan las siguientes que te exponemos a continuación.
  • Estarás en una posición mucho más ventajosa para adaptarte a todos los escenario. Incluso a lo no deseados por tu persona y que tanto temes por las repercusiones que puedan generar en tui cuenta de resultados.
  • Se trata de un modelo de inversión más flexible que el pasivo. Razón hay que encontrarla en la facilidad que puede llevarte de un activo financiero a otro. En especial, cuando las cosas no se desarrollan como tú mismo esperabas desde un principio.
  • Puedes abrirte a toda clase de productos financieros o destinados al ahorro. No tienen que estar vinculados directamente con la renta variable. Por supuesto que no, sino que además estás en condiciones de dirigirte a otros activos financieros de carácter alternativo.
  • Tiene un efecto muy positivo para cuando las cosas no pintan lo bien que deseabas al principio. No en vano, al gestión activa se distingue porque puedes variar las inversiones en cualquier momento. Incluso con un cambio radical en tu cartera de inversión.
  • Un requisito básico para desarrollar con éxito la gestión activa es que el dinero lo tengas completamente diversificado. Es decir, en dos o varios productos de diversa condición. Nunca en una cesta de acciones o un producto determinado, como hacen buena parte de los inversores con menor experiencia en los mercados financieros. Tanto de la renta variable como de la fija.

Gestión pasiva: más limitada

Por lo que respecta a esta forma de administrar los ahorros tiene sus propias normas de actuaciones. Sensiblemente diferente a la activa. Y que hacen que estar más estático en las posiciones abiertas en los mercados financieros sea toda una realidad. De cualquier manera, siempre hay unas constantes en esta clase de gestión en los ahorros. Que pasan por algunas de las siguientes líneas de actuación. La más clara es que siempre estará tú dinero en el mismo sitio. Vaya mal o bien la evolución de los mercados financieros.

Otro de las características más relevantes que define lo que es la gestión pasiva es que no tendrás que molestarte en cambiar o variar tú cartera de inversión. Es una situación muy favorable para cuando las cosas te vayan bien y pueden ir ganando dinero poco a poco. En especial, en los escenarios alcistas en cualquiera de los activos financieros que hayas elegido para dar cabida a tu patrimonio personal o familiar. Como habrás podido comprobar se trata de un modelo en la inversión que está especialmente destinado para los perfiles de usuarios más conservadores. Que prefieren mantener sus posiciones por encima de cualquier variación en su estrategia de gestión.

Particularidades de esta gestión

A diferencia de la gestión activa, esta es más limitada en cuanto a sus efectos. Como por ejemplo, puede hacerte perder dinero en cualquier momento y situación. A poco que la tendencia general de los mercados financieros pase de alcista a bajista. Es otra de las razones por la que está especialmente indicada para periodos de permanencia más largos. En donde no tiene por qué preocuparte lo que pueda pasarte en el más corto plazo. Por otra parte, esta clase de gestión en la inversión está más predispuesta a los productos más conservadores. Entre los que se  incluye la compra y venta de acciones en la bolsa.

A pesar de la creencia de buena parte de los pequeños y medianos inversores este modelo no está en crisis. Algunos de los gestores más importantes del momento opinan que en estos momentos empieza a darse un volumen relevante por parte de la gestión pasiva. Uno de los modelos en donde se traslada este sentimiento de mercado es en los fondos de inversión. Tanto ligados a la renta variable como a la fija e incluso aceptando a los fondos alternativos o de carácter mixto. Por otra parte, algo normal en periodos expansivos o al menos con una tendencia alcista en los mercados de renta variable.

Constantes de la gestión pasiva

Para que veas que es lo que puedes encontrarte con este modelo de administración en el ahorro de los usuarios, nada mejor que detectar sus señas de identidad más relevantes. Algunas de ellas son las siguientes.
  • El inmovilismo en la inversión es la tónica general de todas las actuaciones. No hay motivos para rectificaciones, ni tan siquiera a ligeros retoques en la cartera de valores.
  • Tienes que tener una idea en donde invertir el dinero y seguir en ella pasa lo que pase. Aunque haya momentos en donde pierdas algo o mucho dinero. De lo que se trata es de ser consecuente con unos principios en la inversión.
  • Requiere menos conocimientos financieros que a través del otro modelo de gestión. Básicamente a la mayoría de los pequeños y medianos inversores. Son necesidad de realizar traspasos entre productos de cualquier naturaleza. En este sentido, tú posición será siempre más cómoda. Entre otras razones porque no tendrás que hacer absolutamente nada.
  • Una de las claves para que sea un sistema eficaz es por optar por una clase de inversiones que no sean excesivamente comprometidas. Tampoco en productos de gran riesgo en sus posiciones, como por ejemplo son los warrants o derivados.
  • Esta inversión puede ser tan rentable como las otras. La clave del éxito depende de la tendencia que muestren los mercados elegidos en cada ocasión. Porque una mala selección puede hacerte perder muchos euros por el camino. Tal y como habrás comprobado en más de una ocasión. ¿A que sí?


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.