¿Es mejor estar en el Banco Santander o en BBVA?

Es una de las clásicas preguntas que se plantean los inversores que desean abrir posiciones en el sector bancario y que vamos a tratar de descifrar. Dos los dos grandes bancos que cotizan en el índice selectivo de la renta variable nacional y que mantienen unas constantes muy parecidas entre sí. Pero que en los últimos meses han  tomado unos caminos con ciertas diferencias. Hasta el punto de que casi se han igualado en  su valoración en bolsa.

Hay otro denominador entre Santander y BBVA y es que en ambos casos departen dividendos a sus accionistas. Con una rentabilidad aproximada al 5 % a través de cuatro pagos anuales y que están situados en la escala media de los valores con estas características. Para los inversores que quieran constituir una cartera de valores de renta fija dentro de la variable y pase lo que pase en los mercados de renta variable. Siendo una de sus señas de identidad desde hace muchos años.

Mientras que por otra parte, estos dos bancos han llevado unas vidas paralelas que han propiciado que los inversores hayan tenido muchas dudas sobre qué valor optar para integrarlo en su cartera de valores. En cualquiera de los casos, se tratan de uno de los blue chips más importantes de la bolsa española. Con una alta capitalización y en donde todos los días se mueven y cambian muchos títulos de unas manos a otras. Es decir, cuentan con una gran liquidez, una de las más elevadas dentro del Ibex 35.

BBVA y Santander: divergencias

La estabilidad en la conformación de los precios ha sido la constante que ha mostrado con regularidad el Banco Santander. En los últimos años se ha movido en una franja que va de los 3,50 a los 6 euros la acción, ofreciendo una mayor estabilidad a los pequeños y medianos inversores. Por encima de otras propuestas que ofrece la renta variable nacional. Es decir, no se han producido, ni grandes revalorizaciones ni grandes pérdidas en su valor. Con la excepción de las últimas semanas en donde se está dirigiendo a niveles de 3,50 euros después de perder casi la unidad de euro en muy poco espacio de tiempo.

Dentro de este contexto, puede decirse que este valor bancario es más estable que el BBVA. En unos momentos en que el sector bancario no está en la mejor de las posiciones al estar fuertemente castigado como consecuencia de los bajos tipos de interés que hay en la zona euro y que ha lastado sus resultados empresariales. Los analistas financieros incluso piensan que puede bajar hasta los 3,20 euros en cuyos niveles sería una auténtica oportunidad de negocio. Con un potencial de revalorización que habría que calificarlo como de excelente.

El BBVA pierde el 50 %

Otra cosa bien diferente es lo que le está pasando a BBVA y que no ha parado de bajar desde que cotizase en niveles cercanos a los 9 euros hace tan solo unos pocos años. En este espacio de tiempo se ha dejado por el camino el 50 % de su valoración en bolsa. Al cotizar en estos momentos en torno a 4,50 euros y acercándose al de su competidor. Los márgenes desde luego que se han estrechado y esto hace que BBVA pueda ser más rentable de cara al medio y largo plazo. No en vano, es uno de los valores que peor comportamiento ha desarrollado en el Ibex 35.

Otro de los aspectos que ha jugado en su contra es el tema judicial en el que puede verse inmerso como consecuencia de los casos de corrupción que afectó a la anterior cúpula directiva. Y que sin lugar a dudas va en contra de los intereses de la entidad en los mercados financieros. Más allá de su exposición a mercados emergentes, como por ejemplo México y Turquía que no han dado los frutos deseados por parte de los inversores. En donde la corriente vendedora se está imponiendo con claridad sobre la compradora. A pesar de su peso específico que tiene en la banca española.

Rentables a largo plazo

En una cosa sí coinciden ambos bancos comerciales y es que cuando se resuelvan los problemas en el sector bancario y los tipos de interés vuelvan a subir pueden hacerlo mejor que el resto de valores del índice selectivo de la renta variable española. Pero puede que hasta que esto pase habrá que esperar muchos meses o incluso años. Porque los dos bancos están en una tendencia claramente bajista desde hace varios meses y que les va a costar mucho esfuerzo salir de ella. A pesar de que se encuentran en un claro estado de sobreventa y desde este punto de vista pueden ser una oportunidad de negocio para revalorizar los ahorros a partir de estos momentos.

También están infravalorados en su cotización y lo bueno que tienen es ya tienen poco recorrido a la baja. Desde este punto de vista son más para comprar que para vender. A pesar del riesgo que conllevan sus operaciones, en especial en este contexto general que no es muy favorable para el sector bancario. En donde a corto plazo pueden seguir cayendo e incluso con cierta intensidad, tal y como ha pasado en este verano. En cualquiera caso, no habrá más remedio que ponerlos en el radar para comprobar cuál es el momento oportuno para abrir posiciones. Con una volatilidad que ha sido otro de sus denominadores comunes en los últimos meses.

Con una alta capitalización y en donde todos los días se mueven y cambian muchos títulos de unas manos a otras. Es decir, cuentan con una gran liquidez, una de las más elevadas dentro del Ibex 35. Pero puede que hasta que esto pase habrá que esperar muchos meses o incluso años.

Comparativa en ambos bancos

Con respecto al Banco Santander, durante el primer semestre del año, el margen de intereses fue de 17.636 millones de euros, un 4 % más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el crédito y los recursos de clientes crecieron un 4 % y un 6 %, respectivamente, en euros constantes (es decir, excluido el impacto de los tipos de cambio). En el segundo trimestre, el banco aumentó en un millón el número de clientes, con lo que Santander atiende ahora a 142 millones, más que cualquier otro banco de Europa y América.

Todos los servicios digitales se han agrupado en la nueva unidad Santander Global Platform para impulsar la estrategia. La adopción digital ha seguido creciendo en el semestre y ya son 34,8 millones los clientes que usan servicios digitales de Santander. De media, 240 clientes acceden cada segundo a alguna de las plataformas móviles o digitales del banco, lo que supone un aumento del 28 % en los últimos 12 meses. En donde, la calidad crediticia continuó mejorando, con una reducción en la tasa de mora de 11 puntos básicos en el trimestre, hasta el 3,51 %, mientras que el coste del crédito se mantuvo estable en el 0,98 %.

Costes en la reestructuración

Por lo que respecta al ratio de capital CET1 está ahora en el 11,30 %, 50 puntos básicos más que hace un año, y Santander se mantiene como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo entre sus comparables, con un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario del 11,7 %, y una ratio de eficiencia del 47,4 %. Tras el cargo neto de 108 millones anunciado en el primer trimestre, el banco se ha anotado un nuevo cargo de 706 millones en el segundo trimestre, principalmente por costes de reestructuración previstos en España y Reino Unido (626 millones de euros), y provisiones adicionales para seguros de protección de pagos (PPI) en Reino Unido (80 millones de euros).

Estos cargos causaron una caída en el beneficio atribuido en el segundo trimestre del 18 % interanual, hasta 1.391 millones de euros. Excluidos esos cargos, el beneficio ordinario del segundo trimestre fue de 2.097 millones de euros, un 5 % más con respecto al mismo trimestre del año anterior: el mayor beneficio ordinario trimestral desde 2011, impulsado por el fuerte crecimiento del crédito en Latinoamérica, una mejora continua de la rentabilidad en Norteamérica, así como la reducción de los costes en Europa.

Resultados del BBVA

Por lo que se refiere al BBVA, obtuvo un beneficio neto de 2.442 millones de euros hasta el trimestre 2 de 2019, lo que supone una variación del -3,71 % respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En una nota, el banco ha explicado que el resultado se ha visto condicionado por un mayor deterioro de los activos financieros, consecuencia de las mayores necesidades de provisión en Estados Unidos, México y Turquía, especialmente en el primer trimestre.

Sin embargo, el consejero delegado del banco, Onur Genc, ha destacado los “excelentes resultados” obtenidos por el banco en el segundo trimestre del año, periodo en el que el beneficio alcanzó 1.278 millones. En términos interanuales, este beneficio trimestral fue un 2,6 % más incluyendo BBVA Chile,que fue vendido por la entidad en julio de 2018, aunque sin tener en cuenta la filial chilena, el resultado sería un 6 % superior. En unos datos que han decepcionado a buena parte de los inversores que se han decantado por deshacer posiciones en este valor del índice selectivo de la renta variable nacional, el Ibex 35.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.