¿Es el momento para vender nuestros fondos de inversión?

En un contexto de elevada incertidumbre, y con extrema volatilidad en los mercados, los fondos de inversión han experimentado en las tres primeras semanas de marzo un ajuste en su volumen de activos de 26.800 millones de euros, debido mayoritariamente a la devaluación de las carteras por efecto mercado (81 % del total de la reducción patrimonial), y tan sólo el 19 % (5.100 millones) se ha debido a reembolsos netos, según han puesto de manifiesto desde la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). Este volumen de reembolsos, siendo relevante, no es el más más elevado de la serie histórica debido a que en seis ocasiones anteriores ha sido superior.

En donde una estrategia de desinversión cortoplacista basada en emociones más que en objetivos a medio plazo, multiplica la posibilidad de error y aumenta la probabilidad de pérdida. No en vano, las decisiones precipitadas de desinversión a corto plazo generan pérdida de oportunidades de rentabilidad para los partícipes. Otra de las conclusiones que se pueden extraer de una venta en las posiciones en este producto financiero es que para los que mantuvieron sus posiciones en fondos con un objetivo de inversión a medio o largo plazo, las pérdidas latentes se convirtieron posteriormente en ganancias; y para quienes realizaron nuevas suscripciones en esos momentos se generó rentabilidad posterior.

Por otra parte, hay que incidir, al igual que en la bolsa que no es momento para vender las posiciones abiertas en un fondo de inversión. Debido a que ya es demasiado tarde y esta operación la llevaremos a cabo en la parte más baja en la cotización de sus títulos. Con toda seguridad que con una pérdida de su valoración en los mercados financieros. Esto vale tanto a la renta fija como a la variable o incluso a los modelos alternativos. Hasta el punto de que es muy conveniente que los datos de rentabilidad deban analizarse por los partícipes de forma individualizada, dependiendo del momento en que suscribieron el fondo de inversión y las rentabilidades que lleven acumuladas y teniendo en cuenta su horizonte de inversión.

Vender los fondos: no es el momento

Desde luego no es el mejor momento ni el más propicio para llevar a cabo esta actuación ya que los fondos de inversión, al igual que hicieron en situaciones similares o peores de los mercados, siguen facilitando liquidez a los partícipes que lo precisen, pero también oportunidades de rentabilidad a otros. Como consecuencia de ello, es más lo que podemos perder que ganar y por tanto hay que actuar con prudencia antes de tomar una decisión, en uno u otro sentido.  En este sentido, es mucho más prudente esperar a que termine el año y comprobar cuál es el estado real de nuestras inversiones. Con el objetivo de constatar la rentabilidad de las mismas y ver si nos conviene realizar el traspaso a otros fondos de inversión. 

Si al final la decisión que vamos a optar es la realizar el traspaso a otros fondos de inversión deberemos tener mucho cuidado con los fondos de renta fija ya que su recuperación será mucho más lenta que en los restantes formatos. Hasta el punto de que nos costará más recuperar el capital invertido en este año. Por otra parte, también hay que valorar las ventajas que nos aporta el hecho de realizar los traspasos desde el punto de vista fiscal. No en vano, son operaciones que no nos repercutirá sobre nuestra cuenta de ahorro al tratase de movimientos que están exentos de cualquier clase de pago y pueden beneficiarnos en las estrategias de inversión que vayamos a realizar a partir de estos momentos. A diferencia de los reembolsos que contarán con una penalización del 19 % en caso de que la balanza final de las inversiones sea positiva desde el principio.

Claves en una cartera de fondos

Debemos de aprender del pasado, y en este sentido lo que ha sucedido en este ejercicio debe servirnos para no cometer los mismos erros que hasta estos momentos. Una de las recetas para satisfacer esta meta tan deseada es diversificar la cartera de fondos de inversiones. No nos cansamos de repetir que una de las mejores maneras para proteger nuestros ahorros procede de la diversificación en estos productos dirigidos al ahorro particular. No debemos concentrar todo el dinero en el mismo cesto. Si no que por el contrario lo debemos distribuir en varios y de diversa naturaleza. Para que de esta manera podamos sortear con mayor eficacia un escenario como el que estamos viviendo en estos momentos, y aunque sea un hecho excepcional.

Por otro lado, un activo financiero que nunca debe faltar en nuestra cartera de fondos de inversión es el vinculado a los mercados bursátiles. En especial, tras la espectacular caída en el precio de las acciones de las compañías cotizadas. Hasta el punto de representar auténticas oportunidades de negocio debido a la valoración que tienen en estos momentos en los mercados de renta variable. Tanto en lo que se refiere a la compra y venta de acciones en bolsa como a los propios fondos de inversión. Con un potencial de revalorización que es muy estimable por su profundidad y que puede ayudarnos a mejorar la rentabilidad de estos productos financieros a partir de estos momentos. Por encima de la situación de la renta fija internacional.

Distribución equitativa

Lo que no puede hacerse es contratar diversos fondos de inversión de diversa naturaleza. No tiene ningún sentido ya que lo único que propicia es potenciar y ahondar en el mismo problema. A pesar de que es un error que suelen cometer con cierta frecuencia buena parte de los pequeños y medianos inversores, en especial los que cuentan con menos conocimientos en esta clase de inversiones. Más allá del comportamiento que puedan generar en los próximos años. Si no que por el contrario hay que dirigirse a fondos que se puedan complementar y hasta en cierta forma neutralizar sus efectos más negativos en lo que se refiere a la rentabilidad. No solo en lo que se refiere a los activos financieros elegidos, sino también en las zonas geográficas en donde están focalizados.

Mientras que por otra parte, no menos importante es el hecho de que hay que ser más cautelosos que nunca por la reducción o suspensión de dividendos en buena parte de los fondos de inversión. En este sentido, no puede olvidarse que estamos en un momento en que los inversores se plantean si van a cobrar su dividendo debido a la cascada de suspensiones y reducciones de los activos financieros que hacen esta remuneración a los accionistas. Tanto en lo que se refiere a los procedentes de la renta variable como a la renta fija. Hay que fijarse mucho más en la calidad de los mismos y que sean gestionados de una manera muy eficaz y se puedan adaptar a todos los escenarios en los mercados financieros, incluso en los más adversos. Habrá que esperar a que termine el año y comprobar cuál es el estado de las inversiones y por tanto la meta es ver si nos conviene realizar el traspaso a otros fondos de inversión.

Se disparan las negociaciones en bolsa

La bolsa española negoció en renta variable 55.468 millones de euros en marzo, un 59,9 % más que el mismo mes del año anterior y un 46,4 % más que en febrero. El número de negociaciones en marzo fue de 7,61 millones, un 142,3 % más que en marzo de 2019 y 82,9 % más que el mes anterior. En el mes de marzo, BME alcanzó una cuota de mercado en la contratación de valores españoles del 72,39 %. La horquilla media en marzo fue de 14,96 puntos básicos en el primer nivel de precios (un 16 % mejor que el siguiente centro de negociación) y de 21,43 puntos básicos con 25.000 euros de profundidad del libro de órdenes (un 26,1 % mejor).

Estas cifras incluyen la contratación realizada en los centros de negociación, tanto en el libro de órdenes transparente (LIT), incluyendo las subastas, como la negociación no transparente (dark) realizada fuera del libro. Mientras que por otra parte, el volumen total contratado en renta fija fue de 31.313 millones de euros en marzo, lo que supone un crecimiento del 26,1 % respecto a febrero. Las admisiones a negociación, incluyendo emisiones de deuda pública y renta fija privada, ascendieron a 42.626 millones de euros, con un crecimiento del 19,5 % respecto del mismo mes de 2019 y del 83,7 % frente a febrero de este año. El saldo vivo se situó en 1,59 billones de euros, lo que implica un ascenso del 0,9 % frente a marzo de 2019 y del 2 % en el acumulado del año.

Durante el mes de marzo la negociación en el mercado de derivados financieros continúo creciendo. En especial, en Futuros sobre Índices, en un mes marcado por un aumento de la volatilidad. El 12 de marzo se negociaron 77.763 contratos de futuros IBEX 35 PLUS, un récord histórico diario, excluyendo las semanas de vencimiento. El volumen de Futuros sobre IBEX 35 aumentó un 74,6% y en Futuros Mini IBEX un 200,8% respecto al mes de marzo del año anterior. En las Opciones sobre Acciones marzo fue el tercer mes consecutivo de crecimiento respecto al mismo periodo de 2019, con un incremento del 60,4%.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.