¿Es 2020 el año para invertir en oro?

Uno de los sectores más afectado por la positiva noticia que se pueden generar desde los datos macro son sin lugar a dudas los metales preciosos. No en vano, están considerados como activo refugio y, en teoría, suben cuando las noticias macro, de política monetaria o de confianza son negativas y cae al ser positivas. Es decir, su mecánica es un tanto particular y en todo caso no tiene nada que ver con la compra y venta de acciones en bolsa. Y como tal hay que valorar esta clase de inversiones tan especiales.

En este sentido, los precios del dorado metal han venido mostrando en los últimos meses una clara tendencia alcista en contraste con otros activos financieros. Con unas buenas perspectivas en lo que se refiere a su análisis técnico, sentimiento y de posicionamiento. Pero en este año puede confluir un cambio de tendencia que puede hacer que realices una mala inversión desde tu posicionamiento en algunos de los más relevantes metales preciosos. Con un seguimiento muy continuado en las operaciones a partir de estos momentos.

Sobre aspecto, no son pocos los analistas financieros que están recomendado para este año que los inversores cierren todas las posiciones abiertas recomendadas. Y que en algunos casos tienen unas plusvalías muy cercanas al 80 %. No se puede olvidar que los inversores en metales reaccionaron muy mal a algunos de los datos macro que se han venido publicando en las últimas semanas. Hasta el punto de que el oro ha llegado a perder cerca de 30 dólares la onza troy en muy pocos minutos. Aunque también hay que incidir en que han llegado a alcanzar zonas técnicas de vital relevancia para seguir en la escalada de sus precios.

Oro: escenario de inversión

Hay que poner de manifiesto en primer lugar que el oro se defiende bien tanto en escenarios inflacionistas o deflacionistas y se presenta como un activo descorrelacionado con la evolución del dólar. Este es un aspecto que debes tener para realizar las operaciones con mayor o menor éxito. En este contexto general, hay que contemplar que el exceso de liquidez global y el crecimiento de la oferta monetaria (M3) están causando una devaluación real del papel moneda. En Europa, los tipos de interés están por debajo de la inflación y son, por tanto, negativos. El crecimiento de la oferta monetaria y la inflación son las principales razones de que el “papel dinero” pierda valor diariamente.

Pero tienes como principal inconveniente de que el precio del dorado metal ha crecido mucho en los últimos dos años. Y en cualquier que otro momento tienen que aparecer las correspondientes correcciones, aunque el peligro es que estas sean de gran intensidad a partir de estos momentos. Porque como bien saben los inversores, nada sube ni baja eternamente, y mucho menos en esta clase de activos financieros. Este es uno de los motivos para valorar el riesgo de las operaciones en este metal precioso. Porque es cierto que se puede ganar mucho dinero en ellas, pero también dejarte muchos euros por el camino.

Valor refugio para el 2020

En todo caso, el oro es un valor refugio en un escenario de crisis. Mientras que diversificadores tradicionales, como bonos y acciones de alternativas, a menudo fallan en épocas de tensión e inestabilidad de los mercados, el metal amarillo ha demostrado mejorar los resultados en cuanto a la rentabilidad ofrecida, tanto en tiempos de estabilidad como de inestabilidad financiera durante los últimos años. Esto en la práctica quiere decir que si las cosas se ponen mal en la economía internacional en este año, puede ser la oportunidad para volver a los mercados de los metales preciosos. Con una gran posibilidad de que sus activos se puedan apreciar de una forma muy acusada.

Otro de los aspectos que debemos valorar en estos momentos es que sus movimientos son muy radicales. Tanto en lo que se refiere en los movimientos a la baja como al alza y que determinarán el éxito o no de cada una de las operaciones en estos mercados financieros. Desde este punto de vista, es muy importante analizar la tendencia de estos importantes activos financieros. Para conocer cuál es el momento de entrar o salir en sus posiciones y de esta manera proteger el dinero invertido en esta clase de operaciones en nuestras relaciones con el siempre complicado mundo del dinero.

Análisis de los mercados

Cuando hablamos de metales preciosos no solo es importante la máxima pureza sino también la fiabilidad, la durabilidad y  la resistencia. Es importante contar con un colaborador de confianza, cualificado y con experiencia, para efectuar los análisis más exhaustivos de materiales. Este es un aspecto que se deberá tener muy en cuenta en el momento de realizar la inversión, en especial si no queremos tener alguna que otra sorpresa negativa de cara a los próximos meses. Ya que se trata de una inversión a la que no están muy habituados los pequeños y medianos inversores ya que se reduce a operaciones muy puntuales y que por tanto deben ser más controlados que en otros activos financieros más convencionales o tradicionales.

Desde donde se contempla una amplia gama de productos incluye una cuidada selección de semielaborados con aleaciones en oro, plata, platino y paladio, pensados específicamente para la industria de la joyería. Una de sus ventajas más relevantes es que estos productos no pierden valor a través de los años, con la posibilidad real de que se vayan revalorizando con el paso del tiempo. De esta forma, puede constituirse en una compra muy rentable que puede utilizarse en cualquier momento para dotar de liquidez en situaciones de necesidad en las cuentas personales. En especial, cuando la rentabilidad de los mercados de renta variable no pasa por el mejor de sus momentos, con depreciaciones en los precios de las acciones.

Por medio de fondos de inversiones ?

Otra de las opciones a la que pueden acogerse los usuarios es a la contratación de fondos de inversión basados en la producción de esta importante materia prima. Desde este planteamiento es muy factible encontrar modelos que cumplen con estas características tan especiales y que están desarrollados por parte de las gestoras de fuera de nuestras fronteras. En donde lo más importante es dirigir la inversión a plazos muy largos en donde pueda recogerse su rentabilidad real. Mientras que por otra parte, en algunos formatos pueden estar combinados por otros activos financieros. Tanto procedentes de la renta variable como de la renta fija o incluso desde modelos en la inversión alternativos.

No obstante, sus comisiones son superiores a las que ofrecen los fondos de inversión más tradicionales o convencionales ya que pueden incorporar gastos de hasta el 3 % sobre el importe invertido. En este sentido, hay que analizar si de verdad pueden ser rentables estos fondos de inversión tan especiales por los gastos que se genera en su gestión o mantenimiento. Al constituirse en uno de los más elevados dentro de los productos financieros y que pueden limitar las posibles ganancias que se puedan obtener dentro de sus posiciones. En donde también habrá que tener en cuenta el tratamiento fiscal en esta clase de productos financieros y que están en una misma línea que la compra y venta de acciones en los mercados de renta variable. Pero que en última instancia serás tú mismo quien tenga la decisión de contratarlos o no para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos desde una clase de inversión diferente.

Inversión en lingotes y monedas de oro

El oro es un valor refugio en un escenario de crisis y, que mientras otras opciones de inversión como bonos y acciones de bolsa a menudo fallan en épocas de tensión e inestabilidad de los mercados, el metal amarillo ha demostrado mejorar los resultados en la inversión, tanto en tiempos de estabilidad como de inestabilidad financiera durante los últimos años. Pero una de las opciones que tienen ante sí los pequeños y medianos inversores son los lingotes y monedas de oro. Se trata de una inversión muy original, pero que puede ser muy rentable en este nuevo ejercicio.

En este sentido, se puede invertir en oro a través de lingotes, en varias modalidades o formas, y también por medio de monedas, aunque para ello es imprescindible que hayan tenido curso legal en el país de origen y que se vendan a un precio que no supere el 80 % el valor del oro en el mercado libre. Se pueden adquirir diferentes productos de estas características, desde lingotes de oro de 5 a 2.000 gramos, que pueden tener un desembolso de entre 300 y 15.000 euros; a monedas de metales preciosos, entre las que destacan el “Kruger Rand” o el “Maple Leaf”, y que se pueden comprar a partir de 250 euros.

En estos momentos, en este mercado de activos financieros se dispone de lingotes acuñados en oro y plata con excepcionales diseños y acabados de la máxima calidad. Sus líneas rectas, las letras impresas y la elegancia en cada detalle, convierten a este tipo de lingotes en los más indicados para afrontar el futuro con confianza y transmitir seguridad a las generaciones venideras.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.