¿En qué productos financieros se puede invertir en divisas?

Buena parte de las inversiones se realizan en euros porque es la moneda mayoritaria entre los ahorradores españoles. No obstante, no solo se puede operar en esta divisa sino en otras de gran relevancia internacional. Como por ejemplo, el dólar norteamericano, la libra esterlina, el franco suizo o incluso el lejano yen japonés. Solamente falta tu decisión de invertir en un activo financiero que sea ajena al euro. Pero sobre todos los productos financieros que admiten esta posibilidad que por otra parte es la gran mayoría de ellos. Desde la compra y venta de acciones en bolsa a los depósitos bancarios a plazo.

La inversión en otras divisas internacional te dan la posibilidad de que tus inversiones puedan mejorar en lo que se refiere al rendimiento generado. Pero mucho cuidado con esta estrategia tan especial debido a que también pueden perder dinero en cada una de las operaciones. Porque no puedes olvidar en ningún momento que las divisas es un activo financieros que cotiza todo los días en los mercados financiero. Como consecuencia de esta actuación, su valor no siempre es el mismo, sino que por contrario su tipo de cambio va cambiando constantemente. Hasta el punto de que puede hacer negocio con estos movimientos o quizás dejarte buena parte de tu capital.

Otro de los aspectos que deben tener en cuenta a partir de estos momentos es detectar cuáles son los productos destinados al ahorro y la inversión que admiten esta estrategia y bajo qué condiciones puedes desarrollar las operaciones. Con el objetivo de que a partir de ahora estés en mejores condiciones de mejorar tu cuenta de resultados en todas tus inversiones. Aunque no cabe duda de que si aplicas este sistema estarás asumiendo más riesgo en las operaciones. Más allá de otras consideraciones técnicas y que tienen mucho más que ver con las propias características del producto financiero elegido.

Ventajas de invertir en otras divisas

Una de las aportaciones más relevantes de la inversión en otras divisas internacionales se deriva del hecho de que tus rentabilidades pueden aumentar y en ocasiones con una mayor intensidad. Este es uno de los motivos por los que muchos inversores se decantan por las operaciones en dólares, libras o francos suizos. No en vano, tratan de arriesgar su dinero a través de esta estrategia tan poco convencional para los usuarios más tradicionales. Desde esta perspectiva general, se te abren muchas oportunidades de negocio en donde debes saber que se gana o se pierde. Porque no olvides de que estamos hablando de un activo financiero.

Otra de sus prestaciones es que puede elegirse entre una gran cantidad de monedas, no tan solo una propuesta monetaria. Este es un factor que ofrece una amplia flexibilidad a las operaciones y que permiten aprovechar los buenos momentos en la evolución de una divisa determinada. Aunque hay que tener un especial cuidado con los plazos, en especial con los productos con vencimiento muy largo ya que sus efectos suelen ser muy negativos a través de los años. Un claro ejemplo que apunta esta tendencia es el que está representado por las hipotecas contratadas en otras divisas. Hasta el punto de que en cierta forma es considerado como un producto tóxico.

Depósitos en divisas internacionales

Desde luego que las imposiciones a plazo es el forma más sencilla de invertir en los productos de ahorro. Estos movimientos se realizan ante los débiles márgenes de rentabilidad que ofrecen estos productos bancarios en estos momentos. No en vano, de lo que se trata es de ganar unas cuantas décimas porcentuales en lo que se refiere a su remuneración. En medida de que los movimientos sean más violentos. Es decir, con una mayor volatilidad en la cotización de las divisas favorecidas. En donde el mayor problema se deriva de que esta tendencia se perpetúe durante todo el plazo de duración del producto seleccionado por parte del pequeño y mediano inversor.

Por lo que respecta a las imposiciones a plazo no es muy deseable aplicar esta estrategia ya que hay muy poco que ganar debido a los débiles rendimientos que se generan desde este modelo de ahorro tan tradicional. Mientras que si se falla en la estrategia no cabe duda de que la rentabilidad al final pueda ser prácticamente nula. Con la desventaja de que habrá que tener inmovilizado el dinero durante excesivo tiempo. No en vano, este es otro de los riesgos que hay que correr con la contratación de los depósitos a plazo. En donde tienes más que perder que ganar. Que es al fin y al cabo de lo que se trata en su elección.

Fondos de inversión más complejos

Otro de los productos financieros que admiten la contratación de otras divisas ajenas al euro son sin duda los fondos de inversión. Tanto en su versión de renta variable como en fija. Pero con una característica muy propia y es que esta operación conlleva una comisión que puede entorpecer el resultado final de la inversión. Porque en efecto, su contratación genera un pago por el cambio de divisa. Un factor que se vendrá en contra si al final no se consigue la rentabilidad deseada por parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que no pueda ser una operación rentable para buena parte de los titulares de este producto financiero.

Por otra parte, tampoco puedes olvidar que los fondos de inversión suscritos en otras divisas ajenas al euro contienen muchos más riesgos que en los tradicionales. Precisamente por esta característica que te apuntamos y que se debe a las oscilaciones de la propia moneda en los mercados financieros. Desde esta perspectiva en la inversión no cabe duda de que tienes que analizar mucho más esta singular estrategia en la gestión de tus ahorros. Más allá de que el fondo en cuestión sea muy correcto para aprovecharte de las circunstancias de los mercados.

Hipotecas suscritas en otras monedas

Tampoco podemos olvidarnos de los créditos hipotecarios por el gran peligro de esta operación tan especial y a la vez arriesgada. Porque en efecto, los riesgo en comparación con otros productos son enormes. Cualquier fallo en el cálculo puede suponer muchos miles de euros y no es extraño que muchos usuarios se hayan visto atrapados en esta clase de operaciones. Con el resultado final de que habrán pagado más dinero en comparación de si hubiesen contratado la hipoteca en euros. En este sentido, debes de estar muy seguro de que la evolución de la divisa elegida va a ser la acertada. Porque si no es así, los efectos son muy perjudiciales hacia tus intereses personales.

Esta clase de créditos hipotecarios han sido suscritos en la creencia de que el ahorro monetario iba a ser muy importante. Pero sin sopesar que la evolución de la moneda aceptada no iba a ser la esperada desde un principio. Incluso con mayor intensidad negativa de la esperada y que representa mucho dinero en la operación. Por este motivo, no es un producto realmente recomendable para los usuarios porque pueden tener unos desfases en sus cuentas personales que en algunos casos no se pueden soportar. Desde este escenario, es considerado como un producto muy tóxico y que por tanto no conviene contratar bajo ningún aspecto.

Operaciones en bolsas internacionales

Por último, cabe destacar las operaciones de compra y venta de bolsa en los mercados internacionales. Su principal problema es que sus operaciones conllevan unas comisiones mucho más exigentes que en los mercados nacionales. Hasta el punto de que se pueden doblar o duplicar las tarifas que ofrecen las entidades financieras. Todo estará por bien empleado si al final las plusvalías con más interesantes. Porque si este no es el escenario los gastos serán mayores. Sin contar con el resultado final de las operaciones en el extranjero. No obstante, es una oportunidad para aprovechar las opciones de compra que se producen en los mercados bursátiles en el extranjero.

Estas operaciones no exigen el cambio directo de la divisa, sino  que esta operación es asumida por los mercados financieros. Es en las diversas comisiones y gastos de gestión y mantenimiento en donde notarás que es una operación mucho más expansiva. Aunque son llegara a los niveles de los anteriores productos financieros anteriormente expuestos. Aunque desde luego que no cabe duda de que si aplicas este sistema estarás asumiendo más riesgo en las operaciones. Más allá de otras consideraciones técnicas y que tienen mucho más que ver con las propias características del producto financiero elegido.

Porque debes de tener en cuenta que la inversión en otras divisas no implica la misma remuneración que las realizadas en la moneda común europea. Aunque desde luego que se puede aproximar, pero teniendo en cuenta que su volatilidad es francamente mayor. En ocasión bajo unos niveles en los que ni tú mismo puedes asumir las operaciones. Incluso con mayor intensidad negativa de la esperada y que representa mucho dinero en la operación. Es por tanto el momento para que pienses si de verdad te conviene cambiar de moneda para realizar estos movimientos en el siempre difícil sector de la inversión. ¿Realmente merece la pena? Al final se impone tu decisión.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.