¿En qué época del año se pueden comprar en bolsa?

Elegir la época del año para invertir en bolsa es uno de los aspectos que debemos fijarnos para rentabilizar las operaciones en bolsa con mayores garantías de éxito. Debido a que puede haber una tendencia predeterminada para canalizar la presión vendedora o compradora. Esto es un aspecto que se puede constatar históricamente a través de la serie de cotizaciones de las últimas décadas. En concreto, desde 1946 en que los mercados de renta variable llegaron a los pequeños y medianos inversores de una forma masiva y con un completo acceso a sus posiciones.

Esta analíticamente comprobado que hay unos meses más que otro que son proclives para abrir posiciones y por el contrario también para ponerse en liquidez ante la tendencia bajista de las bolsas nacionales e internacionales. Saber elegir la fecha del año para estos movimientos puede suponer al fin y al cabo muchos euros en las operaciones y por tanto merece un poco que estudiemos este factor que puede hacernos rentabilizar las inversiones mucho mejor a partir de estos momentos.

Es de tal importancia este factor en los mercados financieros que muchos analistas financieros elaboran sus estrategias en la inversión en función de estos parámetros un tanto especiales. Porque de lo que se trata al final es de evitar situaciones muy poco deseadas por parte de los pequeños y medianos inversores. Como por ejemplo, que puedan quedarse enganchados en los valores bursátiles seleccionados. Es decir, con los precios de cotización muy alejados de los de compra. Hasta el punto de que no podrán hacer con su cartera de inversión a no ser que malvendan las acciones y pierdan mucho dinero en las operaciones realizadas en los mercados de renta variable.

¿Cuál es la mejor época del año para invertir?

Esta es la pregunta clave para los inversores que desean realizar alguna que otra operación en los mercados financieros. Desde este planteamiento tan especial no cabe duda de que existe algunos meses en donde hay mayores garantías de éxito en la formalización de la compra de títulos bursátiles. Porque en efecto,  no es lo mismo la compra de acciones en los primeros meses del año que formalizarlo en la época del verano. El comportamiento de los mercados financieros es sensiblemente diferentes y más allá de la tendencia que pudiese desarrollarse en los mismos. Se trata de una estrategia psicológica pero que sin lugar a dudas hay que tenerla en cuenta en el momento de seleccionar nuestras inversiones.

Mientras que por otra parte, también hay que prever de los rallies alcistas que se generan en algunos meses del año. Como por ejemplo, el conocido rally de Navidad en donde habitualmente los títulos se aprecian en torno al 5 % o 10 % de media y es un periodo muy beneficioso para abrir posiciones. Porque hay muchas posibilidades de que al final dispongamos más dinero en nuestra cuenta de ahorro como consecuencia de este triunfo en las posiciones alcistas y que podemos aprovecharnos de esta situación son ningún problema ni con la necesidad de aportar una mayor cultura financiera.

Los periodos vacaciones son más peligrosos

Otro de los aspectos que los inversores deben  valorar a partir de estos momentos es que los riesgos siempre están mucho más presentes en los periodos vacacionales. Por una razón muy sencilla de explicar y que se debe a que el volumen de contratación decrece con mucha intensidad. Esto en la práctica quiere decir que la volatilidad en la cotización es siempre mucho más acusada. Hasta el punto de que con muy pocos títulos  se puede mover al valor bursátil, en uno u otro sentido. Con diferencias más notables entre sus precios máximos y mínimos y que pueden alcanzar una divergencia cercana al 10 % y en algunos casos incluso superior a estos parámetros orientativos.

En otro orden de cosas, los meses estivales es una buena excusa para deshacer las posiciones y disfrutar de la liquidez en las vacaciones junto a la familia o los mejores amigos. Es una táctica de gran utilidad para los pequeños y medianos inversores con menos aprendizaje en esta clase de operaciones en los mercados financieros. Porque es necesario que tengas en cuenta a partir de estos momentos que no es necesario estar invertido en todos los meses del año. Ni mucho menos. Si no que por el contrario, es más aconsejable ser más selectivo en la elección de las fechas de inversión. Porque puede haber mucha diferencia en euros entre una u otra estrategia en la inversión.

Por otro lado, a nadie debe sorprenderle que haya unos meses más alcistas (o bajistas) que otro. Esta es una realidad que se ha puesto de manifiesto durante toda la historia de la bolsa. Y por tanto, puedes aprovecharte de esta oportunidad que te ofrecen los mercados de renta variable. En donde lo más importante en estos momentos es identificarlo correctamente para realizar las operaciones en bolsa. Tanto para abrir como para cerrar posiciones en función de la ley y la oferta en la compra y venta de títulos de estos activos financieros, que es al fin y al cabo de lo que se trata en estos casos.

Época del año: los mejores días

Algunas de estas técnicas para la compra de acciones en bolsa pueden ser muy eficaces para nuestros intereses en el sector de la inversión. Hasta el punto de que puede ser muy decisivo realizar las operaciones de comprar y vender en función del día, mes o época del año. Por lo que respecta a cuál es el mejor momento del mes para formalizar estas operaciones hay muchas estrategias que podemos aplicar a partir de estos momentos con el objetivo de rentabilizar nuestras operaciones en bolsa.

Dentro del día del mes, hay que indicar que los precios de los títulos suelen subir los primeros días de cada mes. De ahí que si se compra en la última semana del mes anterior y se vende en la primera del siguiente, el inversor dispone de muchas posibilidades de sacar beneficios a su inversión en un período de tiempo relativamente corto y, de una forma sencilla de llevar a la práctica. Desde luego que esta estrategia no es infalible, pero se cumple con cierta regularidad tal y como se puede comprobar en la serie histórica de los valores bursátiles.

Dentro de la misma semana

Por lo que respecta  a los días de la semana en donde se pueden desarrollar estas operaciones en los mercados de renta variable, hay que incidir en que los martes, miércoles y jueves son, por lo general, estables, sin grandes oscilaciones,. Mientras que por el contrario, los lunes tienen un perfil claramente bajista y los viernes, alcista. En el primero de ellos porque se está a la expectativa de cómo abrirá Wall Street y, el último día de sesión bursátil, porque siempre hay movimientos por parte de los brokers ante el fin de semana. También hay una tendencia que en los fines de semana se tiende a que la liquidez esté guardada en nuestra cuenta de ahorro. Este es el principal motivo por el que hay muchas ventas a última hora de los viernes.

No obstante, en cierta forma dependerá de la tendencia general de los mercados de renta variable. Es decir, que estos comportamientos dependerán de si el escenario es al final alcista, bajista o neutral. La combinación de todos estos parámetros serán los que determinarán la presión compradora o vendedora por parte de los pequeños y medianos inversores. En este sentido, y para no equivocarnos, son movimientos que dependen de muchos factores que son de diversa naturaleza. Pero qué cualquier caso, pueden darnos las pautas sobre nuestro comportamiento en estos mercados financieros.

Enero un mes muy alcista

Enero es para muchos analistas, el primer mes del año y es un reflejo de lo que va a acontecer durante todo el ejercicio. De hecho, consideran que la tendencia de los mercados en los primeros cinco días de este mes se puede extrapolar al final del ejercicio. En esos días, la bolsa suele ser más alcista que bajista, porque los gestores de fondos, que son los que hacen mover los mercados, invierten mucho del dinero del que disponen, ya que, como están a principios de año, si se equivocan les da tiempo a rectificar.

Como consecuencia de estos motivos, puede ser un mes muy propicio para desarrollar nuestras compras en los mercados de renta variable. Con el objetivo de deshacer las posiciones antes de que finalice el segundo trimestre del año. Se trata de una estrategia en la inversión que pocas veces suele fallar y que podemos aplicar sin excesivos riesgos en las operaciones.

Históricamente se ha puesto de manifiesto que este mes del año la presión compradora se impone cierta claridad sobre la vendedora y por tanto podemos aprovecharnos de esta tendencia tan generalizada en los últimos años. En especial, si el aspecto técnico de los valores afectados es muy favorable para tomar posiciones. Al igual que se mantenga una tendencia claramente alcista. Son señales que nos indicarán que es el momento para tomar posiciones en los mercados de renta variable.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.