El Santander, ¿camino de los 5 euros?

santander

Uno de los grandes valores de la renta variable nacional como es el Banco Santander se encuentra en una encrucijada en la conformación de sus precios. No se sabe muy bien si puede dirigirse hacia los tres euros la acción o si por el contrario puede de nuevo rebasar el nivel de resistencia que tiene en estos momentos en los cinco euros. En cualquier caso, no son buenos tiempos para el segmento bancario en la bolsa. Sus caídas han sido muy profundas y lo que es peor, se pueden perpetuar en los próximos meses. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales.

En estos momentos, sus precios están a medio camino entre los 4 y 5 euros las acción y que propicia que los pequeños y medianos inversores no sepan que hacer. Si tomar posiciones o mantenerse en la más absoluta liquidez para aprovechar mejores momentos en sus precios. De todas formas, las acciones del Banco Santander lo están haciendo sensiblemente mejor que sus competidores dentro del índice selectico de la renta variable, el Ibex 35. Es especial, BBVA que en pocos meses ha pasado de cotizar 8 euros a algo más de 4.

Además, no puede olvidarse que el sector bancario está siendo uno de los más volátiles de la renta variable española. Algo que era completamente inimaginable en otros años no tan distantes. Con una fuerte diferencia entre sus precios máximos y mínimos, tal y como está pasando en las últimas sesiones bursátiles. Por encima de otros sectores que a priori son más sensibles para desarrollar estas actuaciones en la conformación de sus precios. Es un escenario con el que habrá que convivir en los próximos meses.

Santander: por debajo de precio

precio

Desde luego que hay una cosa muy clara en este importante blue chip de la renta variable nacional. Y no es otra que su precio actual está muy infravalorado y por debajo del estimado por parte de los analistas financieros que ofrecen un precio objetico que está por encima de los cinco euros por acciones y en algunos casos muy por encima de estos niveles. Con lo cual, tendría un potencial de revalorización muy importante, en torno al 20 % en la mayoría de los casos. Por otra parte, hay que indicar que ha sido un valor muy castigado en las últimas sesiones bursátiles.

En la medida de que la inversión vaya dirigida al medio y sobre todo largo plazo puede ser una opción muy rentable para los pequeños y medianos inversores. No así en el corto ya que la volatilidad se ha hecho presa de sus acciones, con ciertas diferencias entre su precio máximo y mínimo. Por otra parte, también cuenta la cierta inestabilidad del sector como consecuencia de la situación de la banca europea en general. Un factor no desde luego no está ayudando a que la cotización de los precios se mantenga bajo la tónica alcista.

Revisión a la baja del crecimiento

Otro de los aspectos que juega en contra de los intereses del Banco Santander es la revisión a la baja que ha realizado el Fondo Internacional Monetario (FMI) y que ha llevado a que hay corregido sustancialmente sus posiciones en los últimos días. En este sentido, los mercados de renta variable han sido penalizados después de que el FMI revisase a la baja, ya que sus estimaciones de crecimiento para la economía mundial no son todo lo positivas de lo que podía pensarse. El sector más perjudicado por este nuevo análisis es sin lugar a dudas el bancario y el Santander es uno de los grupos financieros más importantes en el viejo continente.

En cualquier caso, el mayor problema que conlleva esta inversión es que su rentabilidad en los últimos diez años ha sido más bien escasa. No puede olvidarse que hasta hace poco tiempo sus acciones estaban en niveles de 6 euros y con una perspectiva a que pudiesen subir en los próximos años. Por otra parte, no ha vuelto a sumarse al canal alcista en que cotizaba y este es una de las dudas que plantea una vuelta a las posiciones de este potente grupo financiero. Más allá de otras consideraciones técnicas y hasta también desde el punto de vista de sus fundamentales.

Cambios en su compañía de seguros

Una de las noticias que ha deparada el mercados en los últimos días ha sido que Mapfre será titular del 50,01 % del capital de la sociedad resultante, por el que desembolsará 82 millones de euros, y Santander Seguros será titular del 49,99 % restante. El banco distribuirá en exclusiva en la red Santander en España los seguros de automóviles, mutirriesgo comercio, multirriesgo PYME y seguros de responsabilidad civil de la nueva compañía. No obstante, es un hecho corporativo que no está afectando en exceso a la cotización de sus precios.

Por otra parte, también queda por ver cómo va a afectarle los problemas que está teniendo en estos días su competidor, BBVA. Porque puede ser el detonante de que las bajadas en el sector se intensifiquen al menos al más corto plazo. Tampoco faltan los analistas financieros que aluden a que este hecho podría beneficiar los intereses del Banco Santander. Esto es algo que se verá en las próximas sesiones bursátiles, en uno u otro sentido. En cualquier caso, no están en la mejor de las posiciones como para afrontar una subida en su cotización de forma sostenida y estable.

Nombramientos de nuevos directivos

valor

Tampoco puede desmerecer las noticias sobre los nuevos directivos en el Banco Santander y que puede crear más de una tensión o duda entre los pequeños y medianos inversores. Porque en efecto, y referido a este asunto domestico hay que recordar que el consejo de administración de Banco Santander ha acordado en su reunión de hoy no continuar con el nombramiento de Andrea Orcel como consejero delegado del Grupo. El consejo anunció en septiembre de 2018 el nombramiento de Orcel, sujeto a las condiciones habituales, incluidos seis meses de garden leave. La comunicación fue necesaria dada la relevancia de su función y de factores regulatorios, legales y contractuales.

El consejo de administración de Santander acordó entonces la futura retribución anual que Orcel percibiría como consejero delegado en Santander, en línea con la de José Antonio Álvarez. Sin embargo, en aquel momento, no era posible anticipar el coste final para el Grupo de abonar las retribuciones diferidas que se le habían asignado en su puesto anterior y que habría perdido al abandonarlo.  Por ello, se procedió al nombramiento sobre la base de una estimación razonada del coste, de acuerdo con el asesoramiento recibido, los precedentes y las expectativas de que podría revisarse a la baja por la naturaleza de la relación entre ambos bancos y las diferencias en las actividades que llevan a cabo.

Mayor coste para el banco

En los últimos meses, se han mantenido conversaciones relativas a los términos de la salida de Orcel de la entidad en la que trabajaba. Ha quedado claro ahora que el coste para Santander de compensarle por su retribución diferida a lo largo de siete años, y otros beneficios que le correspondían por su puesto anterior sería una suma significativamente mayor que la prevista inicialmente por el consejo en el momento del anuncio de su nombramiento.

El consejo considera que sería inaceptable para un banco comercial como Santander hacer frente al coste de contratar a una persona, aunque sea de este nivel y esta trayectoria a la luz de los valores de la entidad y de la responsabilidad que tiene con sus stakeholders y las sociedades de los países en los que opera. En este contexto, el consejo considera que no sería adecuado seguir adelante con el nombramiento.

Juego de fichas en el organigrama

botin

José Antonio Álvarez, que ha seguido como consejero delegado tras el anuncio del nombramiento y que tenía previsto ocupar la presidencia de Santander España en marzo próximo, se mantendrá como consejero delegado del grupo. Asimismo, ocupará el puesto de vicepresidente del consejo. Rodrigo Echenique, que tenía previsto dejar su actual cargo de presidente de Santander España en marzo, continuará hasta la designación de su sucesor.

Dentro de este escenario general, la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, afirmó: “Como banco comercial, teníamos que sopesar el alto coste de contratar a un profesional, aunque sea alguien del talento de Andrea Orcel, a quien había que compensar la pérdida de siete años de salario diferido, con nuestra cultura corporativa, que implica compromiso y responsabilidad con nuestros empleados, clientes y accionistas. Por eso, el consejo y  yo misma, estamos convencidos de que, pese a que resulta una decisión difícil, hemos tomado la correcta.

En cualquier caso, uno de los objetivo de este banco será conseguir el nivel de los 5 euros la acción. Para después intentar metas más ambiciosas desde todos los puntos de vista, y es a donde se deben dirigir las estrategias por parte de los inversores. Al fin y al cabo es uno de los objetivos que tiene a corto plazo este banco comercial. Otra cosa bien diferente es que en realidad lo consiga. Desde luego que no será nada fácil.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.