El Ibex 35 inicia la tendencia bajista al bajar de los 9.000 puntos

El índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35, ha cerrado después de muchos meses por debajo del importante nivel de los 9.000 puntos. Como consecuencia de varios hechos que se han juntado y tan tenido un efecto letal sobre los intereses de los pequeños y medianos inversores. Entre los más destacados, las declaraciones del presidente de Estados Unidos contra China y el desplome de la libra esterlina por el miedo que despierta entre los inversores un Brexit duro. Y que ha producido que muchos valores de la bolsa española hayan sucumbido ante algunos soportes de cierta relevancia.

Mientras que por otra parte, este escenario puede interpretarse como un cambio de tendencia al final de todo un proceso alcista (y hasta lateral) que ha dado muy buenos frutos a los pequeños y medianos inversores. Con una rentabilidad en los ahorros que en algunos de los casos ha estado por encima del 10 %, más allá de los dividendos que pudiesen repartir los valores bursátiles entre sus accionistas. Se trata de una nota de preocupación que puede afectar a los mismos. Ante el riesgo real que las cosas en la bolsa no sean como hasta estos momentos.

Dentro de este contexto general, la preocupación ha vuelto a los mercados de renta variable. Pero en esta ocasión, ¿es para quedarse durante muchos meses o incluso años? Esta es la pregunta del millón que deberá resolverse en los próximos meses. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. En lo que se conforma como un escenario que puede presagiar grandes caídas en los valores que conforman el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35.

Ibex 35, ¿A dónde puede dirigirse?

Esta es la pregunta del millón entre los pequeños y medianos inversores. Con muy mala pinta para sus intereses personales porque sencillamente las cosas pueden ir a peor a partir de estos precisos momentos. Aunque desde luego que habrá que analizar cuál ha sido el volumen de contratación durante estos días para estimar si este movimiento en los mercados financieros es fiable o no. O por el contrario, se trata de una falsa alarma de las que tanto se repetido durante los últimos años. En cualquiera de los casos, la precaución deberá ser la primera norma de actuación hasta que acabe al año. Debido a que se pueden ir muchos euros por el camino.

En otro orden de cosas, también hay que recalcar que esta era una situación que estaban esperando una buena parte de los principales analistas financieros. Porque en efecto, esto es algo que veía venir a través del análisis técnico de los principales índices bursátiles del viejo continente. En donde no cabe duda de que la debilidad se había instalado en sus posiciones y en la conformación de los precios de sus valores en bolsa. Hasta el punto de que es un aspecto que debe valorarse desde estos momentos para tomar la decisión de si es mejor tomar posiciones en estos activos financieros. O por el contrario, es preferible decantarse por una total liquidez en las operaciones en bolsa.

Valores con precios de ganga

Una de las consecuencias directas de que el Ibex 35, haya cerrado después de muchos meses por debajo del importante nivel de los 9.000 puntos es el precio más competitivo que muestran buena parte de los valores de la renta variable española. Hasta el punto de que te puedas plantear si es el momento para entrar definitivamente en los mercados financieros. Porque en algunos casos presentan unos precios de saldo y en cualquier caso muy por debajo de sus precios objetivos. En este preocupante contexto general, no cabe duda de que pueden parecer baratos algunas valoraciones en las compañías cotizadas, pero el hecho es que pueden caer más en los mercados financieros.

Banco Santander, por ejemplo, está por debajo de los 4 euros la acción, Arcelor en torno a 13 euros y así buena parte de los valores que integran el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35. Pero mucho cuidado, porque esto no quiere decir que estén baratas si no que por el contrario son valoraciones ajustadas a la realidad. Se está descontando que se va a entrar en un nuevo periodo recesivo y este factor desde luego que puede hacer mucho daño a los activos financieros a partir de estos momentos. Hasta el punto de que hay acciones que han recortado sus precios a la mitad, como por ejemplo en los casos de BBVA, Enagás y otros valores de la renta variable nacional.

¿Qué se puede hacer?

En este contexto general, lo más aconsejable en estos momentos es mantener la liquidez para después de unos meses aprovecharse de las oportunidades de negocio que emergerán en la bolsa. Porque sin duda de que aparecerán, incluso en los escenarios más adversos para la bolsa nacional y de fuera de nuestras fronteras. Esta es una realidad con la que debes contar por encima de otra clase de consideraciones técnicas. En cualquier caso, no es momento para realizar operaciones a medio y largo plazo. Si no que por el contrario, estas deben ir dirigidas a periodos de permanencia muy cortos. En donde a la mínima que se produzcan ciertas rentabilidades no habrá otra solución que deshacer posiciones.

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que estamos ante un periodo muy negativo para toda la renta variable internacional. En este sentido, no cabe duda de que hay valorar que las bolsas han subido durante muchos años, casi desde el momento en que finalizó la recesión económica, en 2012. Y en algunos casos, como en la bolsa de Estados Unidos, con rentabilidades cercanas al 100 %. Por tanto es lógico que se produzca este cambio de tendencia porque nada sube o baja eternamente y mucho menos en los mercados financieros de renta variable. Ahora parece el momento de que cambien las cosas, aunque parea mal.

Alternativas a la inversión

No tendrás fácil buscar opciones para rentabilizar tu capital. No en vano, las imposiciones bancarias a plazo fijo están en mínimos históricos y más aún ahora que están en rentabilidades negativas. Muy poco puedes hacer con esta clase de productos financieros. Más allá de tener el dinero guardado ante un escenario adverso para la renta variable. Mientras que por otra parte, los formatos ligados a la bolsa muestran las mismas desventajas que la compra y venta de acciones. En especial, los productos más agresivos como pudiesen ser las ventas a crédito, warrants o derivados. A no ser que optes por un valor a la baja aunque te suponga muchos riesgos en su contratación.

La única opción que tienes en estos momentos es la representada por los mercados alternativos. Como en caso concreto del oro que está teniendo una evolución realmente impecable ya que es un activo financiero que está sirviendo de refugio entre los inversores y donde puedes rentabilizar los ahorros con excelente rentabilidad. Al igual que con algunas materias prima de primera relevancia: cacao, soja, trigo, etc. Aunque en este caso es más complejo realizar las compras en los mercados financieros. Entre otras razones porque te tendrás que dirigir al extranjero para firmar estos contratos. Mientras que por otra parte, los formatos ligados a la bolsa muestran las mismas desventajas que la compra y venta de acciones.

Por lo que respecta al mercado de divisas, el incremento general en la tolerancia al riesgo supuso un apoyo para el dólar la semana pasada. Datos de fuerte crecimiento económico en EEUU, rentabilidad más alta de los bonos y un Banco Central Europeo (BCE) prácticamente comprometido a recortes en los tipos en septiembre apoyaron al billete verde, que terminó la semana por encima de todas las divisas principales a nivel mundial. La única señal positiva para el euro fue que consiguió cerrar por encima de los 1,11 a pesar de las sorpresas económicas negativas y el pesimismo del BCE, según se apunta en el análisis semanal que ha desarrollado Ebury.

Los inversores internacionales

La confianza de los inversores internacionales en la renta variable española marcó el año pasado un nuevo récord. Según el informe anual sobre la propiedad de las acciones cotizadas, elaborado por el Servicio de Estudios de Bolsas y Mercados de España (BME), los no residentes poseen el 48,1 % de la bolsa española. Son dos puntos porcentuales más que el año pasado y supone un nuevo récord histórico. En donde se pone de manifiesto que la inversión directa en los mercados de renta variable de las familias baja al 17,2 %, mientras que sube la de las empresas no financieras.

Por otra parte, hay que indicar que las empresas cotizadas gozan de una presencia de inversores extranjeros en su capital más amplia, diversificada y transparente que las compañías no cotizadas. Los inversores foráneos cuentan con poco más del 20 % de las acciones de empresas no cotizadas, frente a casi la mitad del valor de las compañías de la Bolsa española que controlan. Son datos muy relevantes que constatan que la participación de los inversores no residentes en las acciones españolas sube dos puntos porcentuales en un año y marca récord histórico.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.