El Ibex 35 en un proceso de lateralidad: ¿qué hacer?

No cabe duda de que el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35, se encuentra en una tendencia lateral de la que les cuesta salir en los últimos meses. Se mueve en unos niveles muy amplios, entre los 8200 y 9200 puntos aproximadamente. Con alzas y depreciaciones en función de las muchas variables por la que se desenvuelven los mercados financieros. Este hecho tiene como principal efecto que te sea mucho más complejo realizar una estrategia en la inversión. Tanto para realizar las compras como las ventas, y con operaciones, lo que abre las posibilidades en tus operaciones en bolsa.

Este es un proceso que desde luego que está cansando a buena parte de los pequeños y medianos inversores que no saben qué hacer con sus inversiones. Y ya son muchos los meses que está durando este escenario, sin que haya una ruptura en uno u otro sentido. Y lo que es mucho más importante, con poco recorrido en su potencial alcista, tal y como ha pasado durante este pasado mes de enero. En donde las subidas se han detenido justo en los niveles de 9200 puntos.

Por otra parte, tampoco nos podemos olvidar sobre la importancia de buscar una salida a este proceso lateral por el que está atravesando la renta variable en estos precisos momentos. Porque hasta el momento en que no se defina una u otra tendencias, son muy pocas las estrategias que pueden emplear los pequeños y medianos inversores. Más allá de operaciones muy puntuales y de baja cuantía respecto a las aportaciones económicas de los contratos realizados.

Ibex 35: con poco margen de maniobra

Desde este escenario general, es normal que no estés a gusto para rentabilizar tu capital en estos momentos tan especiales para los mercados de renta variable. No en vano, los posibles beneficios están muy limitados ya que los movimientos cuentan con potenciales de revalorización más cortos que nunca. Porque en efecto, en estos momentos es muy complicado conseguir intereses que realicen  con los dos dígitos. Más allá de una serie de valores oportunos dentro del mercado continuo nacional, y que puede hacer que tengas unas amplias plusvalías en las operaciones desarrolladas en los mercados financieros.

Por otra parte, y ante la indefinición de los mercados de renta variable, no son pocos los inversores que han dirigido sus ahorros hacia los tradicionales productos bancarios de siempre. Es decir, a imposiciones a plazo fijo, cuentas de alta remuneración y en algunos casos hasta en pagarés corporativos. Es una manera seguro de mantener los ahorros de toda la vida y que en este caso va acompañada de una mínima rentabilidad que en cualquier caso se ha visto mejorada en los últimos meses. En cualquier caso, hay una cosa bien segura y es que los pequeños y medianos tienen bien complicado realizar sus inversiones en el actual momento coyuntural.

El Ibex 35 mira al suelo de los 8.751

La nota más destacada en las últimas fechas es el hecho de que el Ibex 35 está ya muy cerca de los soportes que tiene en los 8.500 puntos tras perder buena parte de las ganancias producidas durante el pasado mes de enero. En cualquier caso, siempre en línea con el ánimo bajista del resto de parqués mundiales. Siendo uno de los catalizadores de este nuevo descenso bursátil el enfriamiento del espíritu negociador entre China y Estados Unidos. Desde luego que hay muy pocos motivos para invertir el dinero en la bolsa en estos precisos momentos, más allá de operaciones muy puntuales.

Es cierto que no todas iban a ser malas noticias y en este sentido, cabe destacar que los datos de exportación e importación alemanas han sido más positivos de lo esperado. Aunque todavía es un factor muy poco relevante como para que las bolsas puedan seguir subiendo a partir de estos instantes. Más allá de los lógicos rebotes que se producen en escenarios como el actual. En donde, en el mercado de deuda, la prima de riesgo española sube hasta el entorno de los 115,90 puntos básicos. Un repunte que no llena de confianza a los pequeños y medianos inversores. Si no que por el contrario, siembra las dudas en los mismos.

¿Qué hacer con la lateralidad?

En esta tendencia tan especial en las bolsas de todo el mundo la verdad es que poco pueden hacer los inversores. Disponen de muy pocas estrategias para llevar a cabo sus principales estrategias en la inversión. Una de las más relevantes se basa en aprovechar los calentones bursátiles de algunos de los valores de la renta variable española. Porque en este sentido, no puedes olvidar que siempre los mercados financieros generan auténticas oportunidades de negocio. Y en estos momentos no hay motivos para dejarlo de serlo. Con toda seguridad tal y como ha pasado en años muy complejos para la bolsa.

En otro orden de cosas, tampoco puedes olvidarte que para tomar posiciones en la bolsa con algunas garantías de éxito en  las operaciones no te quedará más remedio que abrir posiciones en la parte baja del canal lateral en el que estamos inmersos. Es decir, en torno a los 8200 puntos, aunque corremos con el grave riesgo de que este importante soporte pueda verse vulnerado. Y en cuyo caso, los efectos serán muy negativos para las posiciones abiertas ya que puedes generar amplias pérdidas en tu cartera de inversión. Incluso con el grave riesgo de quedarte enganchado en el valor durante años y años.

Reacción muy violenta en la salida

Desde luego que hay una cosa bien segura, y que es la reacción ante este escenario lateral será muy violenta. En uno u otro sentido, con un escape alcista o bajista de alta intensidad que en ese caso permitirá realizar las operaciones con un mayor margen de actuación. También desde las posturas bajistas  ya que podrás contratar los productos financieros en los que se prima las bajadas en los mercados de renta variable. Como por ejemplo, fondos de inversión inversos, warrants o ventas a crédito. Con una rentabilidad muy interesante si se dan al final estas circunstancias. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales.

Por otra parte, es digno de destacar en los actuales momentos, que será muy importante esperar durante un cierto tiempo hasta que se aclare el panorama en los mercados de renta variable. Desde luego que te merecerá la pena esta estrategia para proteger y preservar tus ahorros por encima de otras consideraciones de cualquier índole y condición. Quizás tengas que estar en esta situación durante todo este año o incluso más tiempo. En cualquier caso, este es un escenario muy especial que no vivamos desde hace mucho tiempo y que se caracteriza porque es muy difícil de operar en esas condiciones tan adversas para los pequeños y medianos inversores.

En este sentido, una de las alternativas puede estar representada por los mercados de renta fija. No en vano, en renta fija, el volumen negociado en el año pasado fue de 200.757 millones de euros, lo que representa un 45,1 % más que en el año anterior. La contratación en diciembre, por otra parte, aumentó un 38,4 % con relación al mismo periodo del año anterior debido a la contratación de activos de deuda pública nacional e internacional. En una estrategia que va dirigida a los inversores que cuentan con un perfil más defensivo o conservador. En donde prevalece la seguridad del capital invertido por encima de otras consideraciones más ambiciosas. Esta es la finalidad en esta clase de opciones a la inversión en bolsa.

Negocio en la bolsa durante 2108

La Bolsa española negoció en renta variable 587.479 millones de euros en 2018 tras registrar 38.768 millones de euros en diciembre, lo que en la práctica supone un 5,4 % menos que en noviembre y un 18,7 % menos que el mismo mes del año anterior. El número de negociaciones del mes fue de 3,1 millones, un 15,8 % menos que el mes anterior y un 5,7 % menos que en diciembre 2017. Es decir, se destaca un decrecimiento en el número de operaciones por parte de los inversores ante uno de los años más complejos para los mercados de renta variable. Con una  volatilidad que destacó especialmente después de pasar muchos años más inadvertida.

No obstante, llama por otra parte la atención del buen comportamiento que ha tenido en este ejercicio MARF. Porque en efecto, el importe de las nuevas emisiones incorporadas a negociación en el MARF en diciembre alcanzó los 671 millones de euros, lo que representa un aumento del 226 % respecto al mismo periodo de 2017. El volumen acumulado a cierre de 2018 fue de 6.357 millones de euros, tras crecer un 60,1 % en el año.

El volumen vivo en circulación en este mercado alcanzó los 3.320 millones de euros, que representa un crecimiento anual del 46,9 %. En lo que se constituye, por otra parte, como uno de los mejores datos dentro de lo que es el sector de la inversión dentro de nuestro país. Como contrapunto a la debilidad observada en el índice selectivo de la renta variable nacional. Con una  volatilidad que destacó especialmente después de pasar muchos años más inadvertida para los agentes financieros.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.