El BCE decide no intervenir pese a la desaceleración

bce

Todo sigue igual en política monetaria en la zona euro, tras la reciente  reunión que ha llevado a cabo el Banco Central Europeo (BCE). En la rueda de prensa, su presidente, Mario Draghi, ha comentado que la reunión del consejo “no fue operativa”. En donde,  los tipos de interés se dejaron en mínimos históricos, entre el 0 %  y 0,4 %. El BCE reiteró que se espera que “se mantengan en los niveles actuales al menos hasta el final del 2019”. Como consecuencia de esta actuación será el propio Mario Draghi quien esté al frente de la futura subida, ya que se su mandato finaliza en octubre de este año.

Por otra parte, la única concesión  comunitaria al sector bancario fue que el BCE admitió que está estudiando la puesta en marcha de una nueva ronda de subasta de liquidez para los bancos. Es decir, el desarrollo de unos préstamos a condiciones favorables o lo que es lo mismo, con un tipo de interés más competitivo que hasta ahora. Pero en general ha decepcionado a buena parte de los analistas financieros que esperaban una postura más enérgica para atajar los presagios de una recesión económica en esta área geográfica.

Había mucha expectación en los mercados de renta variable que al final se han visto decepcionados por las conclusiones comunitarias. Como consecuencia de esta acción en el ámbito del Banco Central Europeo, la reacción de los mercados financieros ha sido de una moderada decepción. Aunque sin intensidad en el recorte de los precios, incluso en los del sector bancario ya que sus caídas han sido relativamente moderadas. Con depreciaciones que en el peor de los casos se ha acercado al 1 %. Siendo el sector bursátil más perjudicado por las declaraciones realizadas desde el banco emisor europeo.

BCE: los tipos de interés siguen igual

euro

En realidad todo se reduce a que los tipos de interés en la zona euro se mantienen en el mismo nivel que hasta estos momentos. Es decir, en niveles muy cercanos al 0 %, lo que implica que el valor del dinero es prácticamente nulo. Mientras que por otra parte, esta postura monetaria a que los créditos muestren una tónica muy favorable para sus demandantes. Por una sencilla razón y es que le ayuda a conseguir unos intereses más acorde con sus expectativas. O lo que es lo mismo con una financiación más barata que les ayudará a que el nivel de endeudamiento no sea tan elevado, al menos al corto plazo.

Mientras que por otra parte, esta estrategia monetaria no es tan favorable para los intereses de los grupos financieros debido a que obtendrán menos beneficios por la generación de todas las líneas de crédito. Desde luego que este hecho tendrá una repercusión directa sobre su cuenta de resultados en cada trimestre y de esta forma podría repercutir en valoración en el precio de sus acciones en los mercados de renta variable. Con lo cual, al final serían los inversores los más perjudicados por estas medidas que han sido tomadas en el seno del Banco Central Europeo.

Incidencia en los sectores de la bolsa

No cabe duda de que toda medida o cambio monetario tiene su correspondiente reflejo en los mercados de renta variable. Y como no podía ser menos, con este pasa exactamente lo mismo. Con unos sectores bursátiles que salen ganadores y perdedores de esta disputa en las altas finanzas. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Con un sensible ajuste en los precios de las acciones que cotiza en bolsa, como por otra es lógica pensar y que está sucediendo en estos días.

En este sentido, cabe mencionar que el sector más perjudicado por el inmovilismo en el Banco Central Europeo están siendo los bancos. Aunque su reacción no ha sido lo negativa que cabía esperare en estos casos. Con ligeras depreciaciones que han llevado a que los precios de las entidades bancarias están aún más bajas que al comenzar el año. Este es el motivo por el cual algunos pequeños y medianos inversores han decidido tomar posiciones en el sector para tratar de rentabilizar sus operaciones en un espacio de tiempo más o menos breve.

Las eléctricas salen ganando

luz

Por el contrario, las compañías eléctricas son las claras ganadoras de este escenario general con un tipo de interés muy bajo y cercanos al 0 %. Por una razón muy sencilla de explicar y que se debe al fuerte nivel de deuda que han contraído estas empresas. Ahora les beneficia mucho que este escenario continúe, al menos durante unos meses más para tratar de amortizar su deuda con unas mejores condiciones en su contratación. Esta es buena noticia que debían recibir las cotizadas de este importante sector de la renta variable de nuestro país. Pero la realidad ha sido realmente otra.

No se han producido las tan esperadas subidas en las compañías del sector eléctrico debido a un hecho muy fácil de comprender y es que estos modelos han subido mucho durante los últimos meses. Con rendimientos de hasta el 30 % en algunos de los casos y que han revalorizado la cartera de buena parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta niveles inimaginables tan solo hace unos años. No puede olvidar de que algunas de estas empresas se encuentran en estos momentos en situación de  subida libra. Es la que mejor que puede darse en un valor perteneciente a los mercados de renta variable. No en vano, ya no tienen resistencias de relevancia por delante.

Previsiones para este año

Las estimaciones que ha realizado el departamento de análisis de Bankinter sobre el flujo monetario va en este mismo sentido. Al incidir que el ciclo pierde impulso en la UEM, por una menor demanda externa. El PIB avanzó al +2,1 % en 2T, frente a +2,4 % en 1T y +2,5 % de media en 2017. Las exportaciones desaceleran al +3,2 % vs +5,5 % en 2017. Los indicadores adelantados y de confianza moderan el ritmo de descenso, tras meses de caídas.

En cualquier caso, permanecen en niveles altos, que permiten confiar en la continuidad del ciclo expansivo. “Nuestra previsión de crecimiento para 2019 se sitúa ahora en +1,8 % frente al  +1,9 % anterior”. También apuntan a que “No esperamos que el BCE cambie su hoja de ruta. La compra de activos (15.000 millones de euros al mes) llegará a su fin en diciembre. A pesar del fin del QE, la política monetaria seguirá siendo acomodaticia, a través de la reinversión de los vencimientos y el forward guidance sobre los tipos de interés. En cuanto a la inflación, el IPC subyacente (+0,9 %), sigue lejos del objetivo del BCE (cercano pero inferior al 2 %). Sin embargo, las presiones de costes de origen interno (costes salariales,…) se están acentuando, lo que reduce la incertidumbre sobre su evolución futura.

Cambios a finales de año

euro

Las previsiones de este banco española van en la línea de que en cuanto al tipo de referencia, podríamos ver el primer movimiento hacia finales de 2019 desde el 0,0 % actual hasta 0,10 %. Para 2020 vemos nuevas subidas graduales que colocarían el tipo de referencia en el entorno del 0,40 % a final de año. Un poco en las propias estimaciones que vienen desarrollando desde el Banco Central Europeo, tal y como se acaba de exponer en la última reunión del órgano ejecutivo del banco emisor del viejo continente.

Será en ese preciso momento, en el que puedan cambiar las tornas en los sectores de la renta variable nacional. En el sentido de que los bancos pueden retomar la senda alcista que dejaron ya hace muchos años. Siendo uno de los segmentos en los que hay que posicionarse para rentabilizar los ahorros con mayor éxito. Porque se espera importantes subidas en sus precios. Hasta el punto de que puede ser uno de los sectores más rentables a partir del próximo año. Sobre todo teniendo en cuenta el nivel de precios con los que cotizan en estos precisos momentos.

Cambio radical en la bolsa

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que este hecho tumbará a los sectores bursátiles que muestran una mayor deuda, como por ejemplo las compañías eléctricas, tal y como decíamos anteriormente. Que pueden entrar en una espiral bajista muy peligrosa para los intereses de los pequeños y medianos inversores que tienen tomadas posiciones en el sector. Con un escenario completamente distinto al que se está viviendo en estos momentos. Este es uno de los motivos por los que la inversión en bolsa debe tomarse valorando las operaciones as corto plazo. Para evitar escenarios poco deseados para la parte activa de los mismos.

Este enfoque deberá llevar a que debamos cambiar nuestra estrategia en la confección de la cartera de valores. A  través de un modelo más activo en la gestión y que nos permita adaptarnos a todos los escenarios económicos posibles. Tanto los más favorables como los que no lo son tantos. En donde en cualquier caso, seguirán apareciendo oportunidades de negocio en los mercados de renta variable para que no sean desaprovechadas por los usuarios. Hasta el punto de que puede ser uno de los sectores más rentables a partir del próximo año. Sobre todo teniendo en cuenta el nivel de precios con los que cotizan en estos precisos momentos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.