Dumping fiscal

Qué es el dumping

Puede ocurrir que hayas escuchado esta palabra en los medios de comunicación, relacionada con las comunidades autónomas, con Europa o incluso con el mundo entero. O puede ser que no haya escuchado nunca antes el dumping fiscal.

Si ahora, ya sea porque quieres saber a lo que nos referimos, o porque necesitas conocer cuáles las razones por las que los medios hablan del dumping fiscal, si quieres aclararte este concepto, aquí hemos elaborado una guía para resolver todas las dudas que puede plantearse.

Qué es el dumping

Antes de hablar específicamente del dumping fiscal, conviene que conozcas lo que significa la palabra dumping, ya que proviene del inglés pero tiene una traducción en español. El dumping es conocido como una venta a pérdida o una competencia desleal. Significa que una empresa, o un negocio, vende por debajo del precio normal, o incluso a precios menores al de costo, porque su objetivo es eliminar a la competencia y que el mercado sea suyo.

Según las leyes de comercio internacional, el dumping es una «práctica en donde una empresa establece un precio inferior para los bienes importados que para los costos de producción que tiene la empresa desde el país a donde se exportan esos bienes, sacando de competencia a la empresa local».

En otras palabras, hablamos de una forma de hacer negocios de manera negativa, pero según la Organización Mundial del Comercio no está prohibida, aunque sí es condenable. Aún así, a pesar de que muchos lo consideren “discriminatorio”, otros lo ven como la “oferta y la demanda”.

Qué es el dumping fiscal

Qué es el dumping fiscal

Con lo anterior, ya te puedes hacer una idea de lo que es el dumping fiscal. En este caso, está relacionado con las empresas, y el objetivo de estas es ahorrar lo máximo posible en el pago de impuestos. Esa es la razón por la que muchas se establecen en una comunidad autónoma u otra.

Por eso, muchas Comunidades Autónomas se esmeran por ofrecer a las empresas el mejor lugar, es decir, donde tengan que pagar menos. En otras palabras, ajustan los impuestos al mínimo posible con el objetivo de ofrecer más beneficios a las empresas en sí.

Impuestos a los que afecta el dumping fiscal

Impuestos a los que afecta el dumping fiscal

Hablemos ahora de los impuestos. Como hemos dicho antes, el dumping fiscal se focaliza directamente en los impuestos. Cada Comunidad Autónoma tiene competencias para imponer sobre distintos impuestos, no solo aquellos que afectan a las empresas, sino también a las personas. Por ejemplo, el caso de País Vasco o Navarra, que tienen «convenios» especiales, Madrid, Andalucía… Cada una impone los impuestos que ella quiere y eso repercute en crear o no una empresa en este lugar.

Pero, ¿qué impuestos son los que pueden bajar o subir para hacer dumping fiscal? Esos son los siguientes:

Impuesto sobre el patrimonio

Es conocido como impuesto de las grandes fortunas. Y es que, si tienes más de 2 millones de euros, ya tienes que pagarlo. En el caso de empresas pequeñas, no hay problema, pero cuando la empresa es grande y tiene bastante más de esos millones de euros, pagar este impuesto no gusta nada, por eso se van a lugares donde no tengan que pagarlo, o paguen mucho menos que en otros sitios.

Sucesiones y donaciones

Este es otro de los impuestos que afectan, y varias comunidades de España están en pie de guerra con él porque muchas han decidido eliminarlo. Y claro, eso es beneficioso para las herencias, ya que no tienen que pagar nada (por eso muchos se cambian de residencia llegado el momento).

En el caso de las empresas ocurre igual, porque es una forma de que, los herederos, no tengan que pagar nada cuando hereden algo (que siempre es de agradecer). Todavía hay comunidades en España que lo tienen, algunas a coste mínimo, otras elevado.

Impuestos medio ambientales

Pasamos ahora al impuesto de bienes medioambientales. Este es exclusivo de las empresas y según las comunidades autónomas, algunas son más permisivas que otras para ubicar ciertas industrias o empresas que pueden ser más o menos contaminantes. También en cuanto a los requisitos.

Por eso, las empresas se ubican donde, fiscalmente, les conviene más.

Impuesto a vehículos de tracción mecánica

En muchos ayuntamientos (porque también lo recaudan ellos), con el objetivo de que haya más recursos en la zona, tientan a las empresas con un precio muy pequeño, o incluso con rebajas cuando tienen muchos vehículos en la empresa, haciendo que sea más rentable ubicarla en esa localización que en otra.

Impuesto sobre bienes e inmuebles

Por último, tienes el impuesto de bienes e inmuebles. Este lo recaudan los ayuntamientos pero, dependiendo de dónde te ubiques, tendrás más o menos beneficios. Y no hablamos de una rebaja pequeña, sino de grandes diferencias según ayuntamientos.

Su defensa es que fomentan de algún modo el que las empresas quieran ubicarse en su territorio, pero usar el dumping fiscal es visto, por muchos, como una competencia desleal entre comunidades en España.

En definitiva, podemos hablar de que las propias comunidades se ofrecen y las empresas buscan al «mejor postor» para sacar beneficio desde el inicio de su actividad.

¿El dumping fiscal solo ocurre en España?

¿El dumping fiscal solo ocurre en España?

Desgraciadamente, esta práctica del dumping fiscal no es utilizada solo en España, de hecho, en la Unión Europea también hay muchos países que ofrecen un tratamiento fiscal ventajoso a las grandes empresas, razón por la que muchas migran a esos países en lugar de quedarse donde están.

Para que te hagas una idea, la sede principal de Apple en Europa está en Irlanda, y no es por haber escogido esas tierras, sino porque le ofrecen unos impuestos muy suculentos, con un tipo real efectivo del 0,005% (algo que en otros países es completamente imposible).

También hay que tener en cuenta que las grandes empresas pueden suponer grandes beneficios para las ciudades, no solo en cuanto a mano de obra, sino también en otros sectores que puedan estar interesados y estén relacionados, directa o indirectamente, con esta. De tal forma que ayuda a la economía de ese lugar (razón por la que se busca poner las cosas lo más fácil (y baratas) posible a esa empresa).


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.