Domicilio fiscal

Domicilio fiscal

Domicilio fiscal. Seguro que lo has escuchado alguna que otra vez, ya sea en trámites con Hacienda, o cuando has gestionado papeles relacionados con tu empresa. Pero, ¿a qué se refiere este término?

¿El domicilio fiscal y el social no es lo mismo? Si nunca te han quedado claros los conceptos, aquí vamos a solucionar el problema para que entiendas a la perfección qué es el domicilio fiscal y las diferencias con el social, así como sepas cómo cambiarlo.

Qué es el domicilio fiscal

Qué es el domicilio fiscal

Si nos vamos a la página de la agencia tributaria, nos dicen que el domicilio fiscal es:

«El lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria».

En otras palabras, suele ser el lugar donde se trabaja, ya que es lo que genera las obligaciones tributarias para con Hacienda. Ahora bien, en el caso de las personas físicas, también estas tienen un domicilio fiscal, solo que, en estas situaciones, el fiscal y el residencial (es decir, donde viven habitualmente) va a ser el mismo.

Según lo que hemos visto hasta ahora, el domicilio fiscal es algo que no solo hace referencia a personas jurídicas, sino también a personas físicas. Y, para ello:

  • Si es persona física, su domicilio fiscal coincidirá con la residencia habitual. Ahora bien, si realiza alguna actividad económica, es decir, si es autónomo, podría considerarse domicilio fiscal el lugar donde realice el trabajo (si no lo hace directamente en su casa).
  • Si es persona jurídica (hablamos de sociedades o de empresas) entonces lo normal es que el domicilio fiscal sea totalmente diferente del social, si bien pueden coincidir. Por ejemplo, que la empresa y el lugar donde se reside sea el mismo, o que la sede de la sociedad sea el domicilio social del presidente de esta.

Entonces, ¿qué diferencia un domicilio fiscal de uno social?

Entonces, ¿qué diferencia un domicilio fiscal de uno social?

El domicilio social y el fiscal son dos términos totalmente diferentes. El problema es que, como hemos visto, muchas veces coinciden en datos, ya que el social puede ser el fiscal y viceversa.

Y es que las diferencias que existen entre ambos conceptos son tan sutiles que es normal confundirlos y pensar que es lo mismo. Pero no es así.

Para empezar, el domicilio social se define en la Ley de Sociedades de Capital. ¿Y el fiscal? Lo hace en la Ley General Tributaria.

Otra gran diferencia entre ambos estriba en que el domicilio social es algo público, al que cualquier persona podría acceder a ese dato y averiguarlo de una empresa. En cambio, el domicilio fiscal sí es privado y, normalmente, solo Hacienda lo conoce.

Por último, debemos hablar de esas situaciones por las que tienes que modificar el domicilio. Si lo que buscas es un cambio en el social, entonces tienes que ir al Registro Mercantil para poder cambiarlo; para el fiscal, tendrías que hacerlo rellenando el modelo 036 y pidiendo esa modificación; o bien acudiendo a alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria para gestionar el cambio que se haría de manera inmediata. Eso sí, en ambos casos te van a pedir algo que acredite el nuevo domicilio.

Para qué sirve el domicilio fiscal

Aunque no lo creas, para Hacienda uno de los datos más importantes es el domicilio fiscal. Y lo es porque, con él, puede localizar a las personas a fin de hacerles llegar documentos importantes. De hecho, si no puede localizarlos, o este dato no está actualizado, puede acarrear multas graves.

En definitiva, se trata de una forma de contacto más allá de la virtual o de la telefónica, ya que sabrá que en esa dirección la persona debe estar presente y podrá recibir cualquier tipo de notificación que se le mande (o incluso una inspección de trabajo o similar).

Cómo mantener al día el domicilio fiscal en Hacienda

Cómo mantener al día el domicilio fiscal en Hacienda

Después de lo que hemos dicho antes, seguro que tu prioridad es mantener al día y actualizado el domicilio fiscal de cara a Hacienda, ¿verdad que sí? Pues hay varias vías para hacerlo, así que te las explicamos todas ellas para que puedas elegir la que más te convenga.

De manera física

La primera de las formas de modificar o cambiar el domicilio fiscal en Hacienda es personándote en una oficina de la Agencia Tributaria. En España existen muchas sedes diferentes, y solo tienes que pedir cita para que te atiendan.

Una vez allí, pedirás el trámite y se gestionará en el mismo acto. Algunas veces te piden que les enseñes algo que demuestre que realmente se ha producido ese cambio de dirección, pero otras directamente lo cambian y no tienes que preocuparte más.

Por teléfono

¿No quieres ir a las oficinas y tener que esperar hasta que te atiendan? Pues coge el teléfono, ya que es uno de los trámites que puedes hacer vía telefónica. Para ello, deberás llamar al 901 200 345. Este es el Centro de Atención Telefónica de la Agencia Tributaria.

Si no está muy saturado te atenderán rápidamente y solo tendrás que dar tus datos para que accedan a tu ficha a fin de modificar el domicilio fiscal por el nuevo que les proporciones.

Cambiar el domicilio fiscal online

La última de las formas de modificar el domicilio fiscal es a través de un ordenador. De hecho, hay dos opciones:

  • Puedes modificarlo en la declaración de la renta. Si está activo el periodo para presentarla puedes aprovechar y, al mismo tiempo que la presentes, también cambias tu domicilio.
  • Usando el modelo 036 o 037 de la Agencia Tributaria. Este es el más habitual y funciona tanto para personas físicas como jurídicas y autónomos.

Para hacerlo online será necesario que tengas el sistema Cl@ve, el DNI electrónico o un certificado digital ya que, de lo contrario, no te va a dejar hacerlo. Si lo tienes, solo tendrás que descargar el modelo 036 o 037 y rellenarlo especificando que es una modificación de datos y aportando el nuevo domicilio fiscal. Puedes presentarlo online, y te recomendamos que guardes un resguardo de lo que has hecho para que, si pasa algo, puedas justificar que tú procediste al cambio como establecía la ley.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Ho dijo

    para mi conclusión se puede decir que un domicilio fiscal es aquel donde la empresa se encuentra registrada y paga impuestos, pero no ejerce ninguna actividad, soy un pequeño empresario que pagaba altos impuestos acá en España decidirme crear una sociedad en andorra, una vez teniendo el domicilio fiscal en Andorra es acá donde pago mis impuestos que sin duda son mucho menos, este proceso es algo engorroso y para ello conte con la recomendación de la asesoría de Foster Swiss son muy responsables y llevan años conmigo saludos.

  2.   Pedro dijo

    La verdad es que para todos mis trámites fiscales cuento con la asesoría de foster swiss, asesores financieros suizos. Con ellos creé una compañía Off shore en Panamá donde mis impuestos son menores. Fue una gran estrategia, ellos son los mejores.