¿Diferencias entre fondos de inversión y ETFs?

ETFs

Si hay dos productos que mantienen una cierta similitud entre ellos estos son sin lugar a dudas los fondos de inversión y los ETFs más conocido como fondo cotizado. Su estructura apenas sufre variaciones y en lo que más se distinguen es en la cartera de activos financieros de los que están compuestos ambos productos financieros. El primero de ellos, es decir los fondos de inversión es un modelo que se basa en que se constituyen en una institución de inversión colectiva, que consiste en reunir fondos de distintos inversores, naturales o jurídicos. Con un objetivo común, que no es otro que invertirlos en diferentes instrumentos o activos financieros.

Mientras que por el contrario, los ETFs o fondos cotizados es una mezcla muy particular entre los fondos de inversión y la compra y venta de acciones en los mercados de renta variable. Aunque bien es cierto que con una comisiones mucho más competitivas para los intereses personales de los pequeños y medianos inversores. Son en otros aspectos en los que se diferencian ambos productos financieros y ahí es donde vamos enfocar el contenido de este artículo sobre la inversión de los ahorros.

Antes de nada, incidir en que los fondos de inversión, la evolución del patrimonio en abril fue positiva para la mayoría de categorías, según los últimos datos aportados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). Aparte de la renta fija (cuyo incremento patrimonial del mes viene explicado en gran parte por el trasvase a esta categoría de varios fondos monetarios, tras por la publicación por la CNMV de la nueva circular de vocaciones), y la renta variable mixta (a cuyo incremento patrimonial ha colaborado el traspaso a esta vocación de un fondo de renta fija mixta de elevado tamaño), los fondos globales y los de renta variable internacional lideraron el crecimiento del volumen de activos con 751 y 656 millones de euros, respectivamente.

ETFs dirigidos al corto plazo

plazo

Una de las diferencias más acusadas entre ambos modelos de inversión es que los fondos cotizados están más indicados al más corto plazo. A diferencia de los fondos de inversión que están enfocados a periodos de permanencia más duraderos o estables. Para que su rendimiento pueda ajustarse a las expectativas de las propias gestoras, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras. Es muy importante que lo tengas en cuenta para que no cometas errores en los plazos a los que van dirigidos ambos modelos de ahorro.

Mientras que por otra parte, también hay que recalcar ahora que los fondos de inversión dirigidos a periodos de permanencia muy cortos no cumplen las expectativas para lo que han sido creados. Hasta el punto de que no llegan a ser rentables e incluso pueden propiciar pérdidas muy notables en la cartera de estos productos financieros. Esto es algo muy frecuente que pase con los pequeños y medianos inversores que no conocen las condiciones de contratación de estos modelos para la inversión.

Diversificación de activos financieros

Otra de facetas que diferencia a uno y otro producto financiero es la que tiene que ver con la composición de su cartera de valores o activos financieros. Esto es de esta manera debido a que en los ETFs normalmente la inversión se impulsa desde un solo activo financiero. Puede de diferente naturaleza: renta fija, acciones en bolsa, materias primas o metales preciosos. Para que de esta manera puedas concentrarte en un solo mercado, sin diversificar la propuesta de inversión. En este sentido es más parecido a la compra y venta de acciones en la bolsa que a los propios fondos de inversión.

Mientras que por el contrario, los fondos de inversión tienen la virtud de que pueden caber diferentes activos financieros. No solo de la renta variable, sino también con origen en la renta fija o incluso desde modelos alternativos muy novedosos. Para que de esta forma, estés en condiciones de preservar tu capital por encima de otras consideraciones más agresivas. No en vano, los riesgos se reducen sensiblemente a través de estrategia en la inversión tan especial. Siendo, en definitiva, unas de sus más relevantes señas de identidad y que lo diferencia de otros productos financieros.

Comisiones y gastos en su gestión

En ambos casos, sus operaciones conllevan unos gastos en su gestión y mantenimiento. Que puede alcanzar hasta el 3 % sobre el total del importe invertido. Pero mientras en los fondos de inversión es un desembolso más expansivo que puede generar varias comisiones: gestión, depósito o la última en aparecer como es la denominada tasa de éxito. En donde es muy importante elegir el fondo menos costoso dentro de los productos de similares características. Como fórmula para contener o al menos limitar estos gastos obligatorios.

Mientras que por otra parte, los ETFs o fondos cotizados se caracterizan fundamentalmente por incluir unas comisiones más suaves en los restantes modelos de inversión o ahorro. Con unos precios que en realidad pueden ser asumidos por parte de los pequeños y medianos inversores. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y que pueden incidir en la elección de estos productos financieros. Para que así, se consiga potenciar el ahorro en estas operaciones a partir de estos momentos.

Demora en la compra y venta

compra

En lo que sí coinciden, tanto los fondos de inversión como los cotizados es en que las operaciones de compra y venta no son instantáneas. Si no que por el contrario, suelen materializarse a los dos o tres días de lanzar las respectivas órdenes de ejecución. Este factor propicia que la liquidez no sea inmediata en la cuenta de ahorro sino que habrá que esperar a que los fondos monetarios vayan a parar a la cuenta corriente.

Por lo tanto, no son movimientos muy adecuados para realizar operaciones muy rápidas y mucho menos desarrolladas en el mismo día. Entre otros motivos, porque las inversiones apenas se rentabilizan en periodos tan cortos. En donde raramente las inversiones están en condiciones de apreciarse por encima del 1 %. Algo que desde luego no pasa con los movimientos impulsados desde los mercados bursátiles.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.