Diferencia entre tarjeta de crédito y débito

Qué es una tarjeta de crédito

Alguna que otra vez te habrás enfrentado a la eterna pregunta: ¿usas tarjeta de crédito o de débito? Y es posible que, en ese momento, salvo que tuvieras bien definidos ambos conceptos, no supieras responder correctamente, o dijeras que usas tarjeta, y que no sabes a ciencia cierta cuál es.

Por eso, hoy te vamos a hablar, no solo para conozcas el concepto de cada una de las tarjetas, sino de la diferencia que existe entre una tarjeta de crédito y una de débito. Así, nunca más tendrás ese problema.

Qué es una tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito se puede definir como aquel instrumento que emite un banco para realizar operaciones, ya sea con un cajero automático, o bien para realizar compras de bienes y servicios a crédito.

Qué es una tarjeta de débito

Una tarjeta de débito es una herramienta material que emite un banco y que te permite realizar compras de bienes y/o servicios a débito, o bien operaciones de dinero en un cajero automático.

Las diferencias entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito

Las diferencias entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito

A pesar de que ambas tarjetas, en muchos casos, no se distinguen una de otra, lo cierto es que realmente sí que hay ciertas diferencias que conviene conocer, sobre todo para finalmente decantarte por un producto financiero u otro.

Así, las principales son las siguientes:

Titularidad del dinero

¿Piensas que la tarjeta de crédito y la de débito, por ir a tu nombre, quiere decir que el dinero es tuyo? Lo cierto es que no exactamente. En una tarjeta de crédito, el dinero no es tuyo, sino del banco. Esa cantidad que tienes es una línea de crédito que tu banco va descontando conforme gastas pero que, después, estás obligado a devolverlo.

En las tarjetas de débito, estas están vinculadas a tu cuenta corriente, es decir, a tu cuenta del banco, por lo que el dinero que estás gastando sí es el tuyo. Por eso, en una tarjeta de débito no hay un límite de dinero (bueno, el que tengas en tu cuenta, por supuesto). Mientras, en la tarjeta de crédito sí que puede haber un límite de dinero que te «presten», que puede ser de 2.000, 4.000 o más.

En conclusión, en una tarjeta de crédito el dinero es del banco, mientras que en una de débito es tuyo.

Formas de pago

Es quizá otra de las grandes diferencias que existen entre ambas tarjetas, porque también difieren mucho unas y otras. Por ejemplo, en la tarjeta de débito, toda compra que hagas con ella se reflejará prácticamente de inmediato en tu cuenta corriente, y la descontarán.

Pero en el caso de la tarjeta de crédito, el plazo para devolver ese dinero que te has gastado no tiene por qué ser inmediato; normalmente hay un plazo, o se cobra pasado un mes de la cuenta corriente. Todo dependerá de lo que estipule el contrato que firmes. Hay veces en las que se paga el total de lo que la has usado a final de mes, que se cobra al mes siguiente, o incluso puede cobrarse según una cuota.

En definitiva, la tarjeta de débito te sustrae el dinero de tu cuenta bancaria de inmediato. La tarjeta de crédito aplaza esa deuda un tiempo para que la pagues.

Los límites de la tarjeta de crédito y de la tarjeta de débito

Los límites de la tarjeta

¿Sabías que las tarjetas tienen unos límites? Es decir, que más allá de ese «máximo», no te servirán de nada porque no te van a valer. Para ello, debes tener en cuenta lo siguiente:

Una tarjeta de débito tiene como límite la cantidad que tengas en tu cuenta del banco. Es decir, si tienes 1.000 euros, por mucho que quieras una cosa que valga 1.001, no vas a poder comprarla porque te faltará ese euro (y el banco no te lo va a prestar).

Por otro lado, la tarjeta de crédito sí vas a encontrarte con que tiene un límite máximo, una cifra que habrá establecido tu propio banco. Esta cantidad es la que el banco te «presta», ya que, como has visto antes, el dinero de esta tarjeta no es tuyo, sino del banco, y este no tiene un crédito ilimitado para ti. ¿Y qué límite es el que ponen? Pues todo depende de tu capacidad para devolver ese dinero.

Como muchas veces la devolución se hace por el cargo a cuenta corriente, toman como referencia el saldo que tengas en tu cuenta y, en base a eso, calculan la capacidad para recuperar su dinero.

Sacar dinero

Otra de las diferencias entre tarjeta de crédito y de débito es el hecho de sacar dinero. Por un lado, en la tarjeta de débito, a la hora de sacar de un cajero, o de un banco, no implica que tengas un coste (porque estás sacando de tu dinero). En cambio, en el caso de las tarjetas de crédito, la cosa cambia, porque aquí sí que hay que pagar unas comisiones por sacar con esa tarjeta. Y, a veces, esas comisiones pueden ser bastante altas, así que tenlo en cuenta.

Otras diferencias

Además de las que hemos visto, que a grosso modo serían las más importantes, existen otro tipo de diferencias. Por ejemplo:

  • La seguridad. En la tarjeta de débito no suele haber un seguro, solo puedes bloquear o dar de baja; mientras, en las de crédito, por el hecho de que es el dinero del banco, sí tienes un seguro antirrobo.
  • La contratación. Es posible que, con una tarjeta de débito, no tengas que cumplir muchos requisitos; sin embargo, en una de crédito es imprescindible una nómina, pensión o similar.
  • Descuentos. Porque en algunos establecimientos, comercios, gasolineras… pueden haber beneficios de pagar con tarjetas de débito (en lugar de las de crédito o al contado).

¿Qué es mejor, una tarjeta de crédito o una de débito?

¿Qué es mejor, una tarjeta de débito o una de crédito?

Ahora que conoces el concepto de ambas tarjetas, así como las principales diferencias, ¿cuál es la que se considera mejor? Has de saber que realmente no hay una mejor que otra. Ambas son buenas pero atienden a necesidades diferentes. Así, es la persona la que debe decidir cuál de las dos es la más adecuada para su estilo de vida.

Los expertos señalan que, cuando hay grandes compras, o necesitas comprar algo que, en principio no puedes pagar por no tener saldo en la cuenta, puede ser acertada tener una tarjeta de crédito en lugar de una de débito, destinada para hacer reintegros en los cajeros, pagos pequeños, o tienes el dinero suficiente para pagar de manera adecuada lo que quieres comprar.

Muchos llegan a tener los dos tipos de tarjetas, y las usan indistintamente según sus necesidades. Lo cierto es que no hay una mejor o peor salvo que las condiciones en que las ofrezca el banco te perjudiquen de alguna forma (los intereses, el mantenimiento…). En ese caso, sí tendrías que decidirte por una para que pagar de más.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.