Diccionario de bolsa para principiantes

Invertir el dinero en bolsa requiere unos conocimientos básicos para impulsar las operaciones con mayores garantías de éxito. No puede pasar que se desconozcan ciertos términos relacionados con el sector bursátil. Porque aparte de todo puede privar a los usuarios de canalizar correctamente sus operaciones en cualquier mercado financiero. Con el objetivo principal de mejorar sus posiciones en su cuenta corriente, sea cual fuese la estrategia de inversión que lleva a cabo.

No hace falta dominar los términos económicos de alta intensidad y que son muy propios de los altos directivos de las empresas. En este sentido, no cabe duda que con unos elementos básicos que pueden satisfacer esta demanda si se tiene en cuenta las metas que se desean alcanzar a partir de estos momentos. Por tanto, no debes renunciar a estos conocimientos bajo ningún aspecto porque de esta manera todo te irá mejor en bolsa desde estos precisos instantes. No en vano, será uno de los factores que te diferenciará de otros pequeños y medianos inversores y como consecuencia de esta tendencia conseguir mejores resultados en los mercados financieros.

Para que estos deseos los puedas cumplir desde ahora te vamos a exponer algunos de los términos que más se usan en el mundo de la inversión. Puede que con alguno de ellos estés más familiarizado, pero otros hasta pueden sorprenderte por su innovación. En cualquier caso, será un paso más allá en tus técnicas para el aprendizaje en bolsa. Desde luego que no tienes nada que perder y sí muchos los objetivos que puedes conseguir con este pequeño diccionario de bolsa que te vamos a presentar desde este preciso momentos. No te lo pierdas porque a través del mismo estarás en disposición de ganar más dinero que irá a parar a tu cuenta corriente.

Diccionario: ¿qué es un activo?

Activo financiero: es cualquier instrumento que está dirigido hacia la inversión. Son muy diversos ya que pueden ser desde una acción de una compañía cotizada en bolsa a títulos de renta fija, pasando por inversiones alternativas, como por ejemplo materias primas o metales preciosos.

Agencia de calificación: son las encargadas de generar una valoración a los títulos que cotizan en los diversos mercados financieros. De cualquier forma, algunas de las más conocidas son Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch.

Ahorro: se trata de aquella parte de la renta familiar que no dedica al consumo y que puede rentabilizarse a través de varios productos bancarios (depósito a plazo, pagarés bancarios o cuentas de alta remuneración, entre algunos de los más importantes). Con una rentabilidad media anual en los últimos años que no sobrepasa niveles del 1 %.

Alcista: es la tendencia a subir por parte de un valor u otro activo financieros. Pues bien, cuando se encuentran en este escenario se abre una auténtica oportunidad para entrar en los respectivos mercados financieros. No en vano, caso está asegurado el éxito de la operación, al menos respecto al corto plazo.

Ampliación de capital, análisis, etc.

Ampliación de capital

: se trata de un movimiento corporativo muy habitual entre las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Se distingue porque se produce un incremento del capital social de una sociedad. Esta operación puede efectuarse mediante la emisión de nuevas acciones o sencillamente por el alza del valor nominal de las ya existentes. Puede constituirse en una excelente oportunidad para introducirse en el siempre complicado mundo de la bolsa, aunque desde una manera sensiblemente diferente respecto a las tradicionales.

Análisis fundamental: básicamente se refiere a un sistema de análisis (aplicable no sólo a los valores cotizados en bolsa, sino también a cualquier otro activo) que utiliza toda la información disponible en el mercado. De esta forma, y en función de la información aportada, el usuario podrás tomar una decisión que defienda sus intereses como inversor minorista. En cualquier caso, no tiene nada en cuenta la evolución del activo financiero analizado.

Análisis técnico: se trata de otro sistema de predicción de los mercados financieros. Aunque en este caso en concreto tiene en cuenta su evolución de precios todos los días. Hasta el punto que ofrece la información necesaria sobre ese valor. Como por ejemplo, volumen de negociación, niveles de entrada o salida o la rotura de soportes y resistencias. Es quizás el método más utilizado por los pequeños y medianos inversores para rentabilizar sus ahorros, aunque no exento de riesgos en cuanto a su fiabilidad.

La banda de los precios de las acciones

Bajista: se trata de la posición que el inversor espera una depreciación en el precio de un valor, y que se puede presionar para favorecer esta tendencia. De ningún modo, en esta posición hay que abrir posiciones porque tendrás todas las papeletas para dejarte una parte muy importante de tu inversión por el camino. En todos los casos, será una clara señal de sus precios los podrás encontrar mucho más debajo con respecto a cuál es su cotización actual. No en vano, prevalecen las ventas en relación con las compras.

Banda: es algo tan importante como el intervalo de precios entre los que fluctúa un valor. En bolsa puede referirse a que sus precios se han movido en una misma sesión bursátil entre 12,45 y 12,98 euros la acción. Te dará una idea muy ajustada sobre lo que está pasando con ese activo financiero y estés en condiciones de tomar una decisión en los mercados financieros con mayores garantías de éxito.

Bear: si hablas el inglés con cierta soltura no tendrás problemas para constatar que esta palabra forma parte de la jerga financiera y equivale a lo bajista que puede ser un valor o activo financiero. Muy utilizada en estos ámbitos por parte de todos los agentes financieros o relacionados con el sector de la inversión.

Beneficio por acción: también conocido por sus siglas, BPA, se refiere al beneficio neto dividido por el número de acciones ajustadas para cada ejercicio. Por tanto, mide la parte del beneficio que correspondería a cada acción. Es una variable que es utilizada para analizar qué grupo de compañías cotizadas deben conformar tu próxima cartera de inversión. No en vano, es uno de los datos más relevantes en la bolsa, tal y como tú mismo sabrás en estos momentos.

¿Sabes lo que es un blue chip?

Blue Chip: estás ante otro término de raíz anglosajona y que se aplica a las acciones más prestigiosas que cotizan en bolsa, en este caso a la española. Son títulos emitidos por compañías solventes, con buenos datos fundamentales, y que pertenecen a los grandes de la renta variable nacional. Por otra parte, se caracterizan porque su volumen de contratación es muy alto y por supuesto superior al resto de empresas cotizadas. Los blue chips de la renta variable nacional son Endesa, Iberdrola, Repsol, BBVA y Banco Santander. Es decir, los más importantes del Ibex 35.

Bono basura: en este caso nos estamos refiriendo a un título de renta fija en concreto que está emitido con un alto interés por empresas de elevado riesgo. Si por algo se distinguen esta clase de productos financieros tan especiales es porque conllevan un alto riesgo de suspensión de pagos. Hasta el punto de que puedes pagar una parte muy importante el capital invertido. En cualquier caso, debes evitar su contratación por encima de otra de otros factores si no deseas encontrarte con alguna que otra sorpresa a partir de estos momentos.

Bono del Tesoro: se trata del producto de renta fija por excelencia. En donde destaca la deuda pública emitida a un plazo de entre seis y dieciocho meses, aproximadamente. Con modelos de inversión entre los que se encuentran productos tan conocidos como los bonos, letras del estado u obligaciones, con sus correspondientes vencimientos. No en vano, garantizan un rendimiento fijo todos los años, pase lo que pase en los mercados financieros.

Los broker cómo intermediarios

Broker: de nuevo estás ante otro término anglosajón para definir a un intermediario en cualquier mercado. Por supuesto que se refiere tanto a las agencias de valores en la bolsa como a los servicios de intermediación bancaria. En todo caso, son necesarios para que puedas operar con cualquier mercado financiero, no solo de renta variable sino también de la fija.

Bund: es nada más que el bono nacional sobre deuda pública emitido por el gobierno alemán y que cuenta con un vencimiento a 10 años. Es tan importante porque se toma como fuente de referencia para calcular las primas de riesgo de los países de la zona euro, entre ellas la española.

Cabeza y hombro: es una de las figuras más representativas del denominado análisis técnico y se distingue porque anticipa un cambio de tendencia del mercado. Es muy importante para que puedas operar con mayor éxito en el sector de la bolsa y por eso tienes que tenerla en cuenta.

Cartera modelo: es la composición de los valores recomendados por parte de los expertos del sector. Generalmente son válidas durante un determinado periodo de tiempo, para renovarlas poco a poco en función de las estrategias del inversor. Pueden estar confeccionadas para perfiles de usuarios que pueden ser agresivos, moderados o conservadores. En cuyo caso varían su composición.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.