Día se revaloriza por encima del 60 %

Si hay una caja de sorpresas en la renta variable española esa no es otra que la compañía de distribución Día. Estos días está siendo noticia porque ha generado una de las más altas revalorizaciones que se recuerdan en el mercado continuo de la bolsa española durante los últimos años. Hasta el punto de que sus acciones han subido casi un 70 % en una sola sesión bursátil. Es decir, un inversor que haya invertido a principios de semana 10.000 euros, habrá conseguido unos beneficios de nada menos que en torno a 7.000 euros. Algo a lo que aspiran buena parte de los pequeños y medianos inversores. Ganar mucho dinero en muy poco espacio de tiempo.

Todo ellos, después de que esta empresa abandonase el índice selectico de la renta variable, El Ibex 35, en el pasado año. Como consecuencia de su calamitoso estado técnico en que se encontraba, una vez que había perdido nada menos que más del 80 % de su valoración en bolsa. Después de haber estado cotizando durante muchos años en niveles de 5 o 6 euros la acción. Para posteriormente desplomarse por debajo de la unidad de euro en uno de los más duros castigos que han  recibido los pequeños y medianos inversores en los últimos años. Hasta el punto de ser el peor de los valores en la renta variable nacional.

Pero lo que nadie pensaba es lo que está pasando estos días y han conseguido que este valor vuelva a las primeras páginas de las noticias económicas. Con un movimiento empresarial que ha pillado a todos los ahorradores con el pie cambiado. A través de una oferta pública de adquisición que puede ser muy interesante para los intereses de los ahorradores que han tomado posiciones en esta compañía de especial relevancia. Con un precio que supone una prima estimada en torno al 55 % sobre el precio de cierre de DIA de este pasado lunes.

Día: OPA a 0,67 euros

El detonante de esta descomunal subida en bolsa se debe a que el importante inversor Fridman ha lanzado una OPA sobre Día a 0,67 euros y hará después una ampliación. La reacción en los mercados de renta variable ha sido inmediata y las posiciones compradoras se han impuesto con especial claridad sobre las vendedoras. El fondo luxemburgués Letterone, el vehículo inversor del empresario ruso, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su intención de llevar a cabo una oferta pública de adquisición, con el asesoramiento de Goldman Sachs, sobre el 100 % del capital de la cadena a la que seguiría una ampliación de capital por 500 millones.

La explicación que han dado desde este fondo de inversión es que “la compañía necesita una nueva visión, una nueva estrategia y una solución financiera que resuelva los requerimientos de liquidez a corto plazo y garantice el futuro de DIA a largo plazo”. Por otra parte, la OPA necesita por otra parte de la aprobación de la CNMV, y está supeditada a que los accionistas que representen al menos el 35,5 % del total de las acciones de esta compañía cotizada la acepten. Algo que en principio parece algo viable en estos precisos momentos.

Abandonada por los inversores

Este hecho corporativo se desarrolla en un momento de muy poco interés por parte de los inversores y en donde el intercambio de títulos en los mercados había descendido con gran intensidad. Es decir, el volumen de contratación era en realidad muy bajo y esto que no beneficia a tomar posiciones en unos de los valores más particulares de la renta variable española. Por otra parte, no puede olvidarse que en los últimos meses han sido muchos los pequeños y medianos inversores los que han abandonado sus posiciones en el valor. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de sus fundamentales.

En estos momentos ya es tarde para abrir posiciones en este valor, ya que es alza envolvente no ha dado razones a comprar acciones al ajustarse el precio de sus acciones al apuntado desde la oferta pública de adquisición. Por tanto, este movimiento no es beneficioso para los intereses reales de los ahorradores. Al menos en los precios a los que cotiza en estos precisos momentos ya que este hecho empresarial ha sorprendido a todos los agentes financieros. En cualquier caso, no es viable que en los próximos días pueda superar la barrera que tiene situada en la unidad de euro.

Resultados empresariales

Durante los primeros nueve meses del año, las ventas comparables del Grupo DIA, crecieron un 2,7 %, excluyendo el efecto calendario. Sin embargo, incorporando el efecto de la depreciación de las monedas brasileñas y argentinas, las ventas cayeron un 9,0 %, lo que representa unas ventas brutas bajo enseña de 6.949 millones de euros. Unos resultados que desde luego no han sido bien recibidos por parte de los diferentes agentes financieros. Hasta el punto de que la recomendación de los analistas de los mercados de renta variable era la desprenderse de sus posiciones.

Por otra parte, no puede olvidarse que está compañía de distribución de alimentos no pasa por el mejor de los momentos desde el punto de vista empresarial. En este sentido, ha habido rumores sobre el interés de otros grupos de la distribución para hacerse con esta línea de negocio en los próximos meses. Porque en efecto, la guerra para hacerse con el control de la cadena de supermercados es más que evidente, y en donde hasta Mercadona tiene intereses en abrir posiciones empresariales, en función del cariz que tomen los acontecimientos a partir de estos momentos.

Con una prima del 56 %

En cualquiera de los casos, hay una cosa evidente y es que Dia sigue en una situación muy complicada. Tras la aparente fase de calma en la que había entrado su cotización en las últimas semanas, todo ha cambiado tras conocerse que Letter One ha lanzado una OPA a 0,67 euros la acción. Se trata de una operación que implica una prima en torno al 56 %. Puede ser muy rentable para los inversores de última hora, es decir que hayan entrado en el valor en los últimos días ya que pueden sacar un beneficio muy notable a la operación. Incluso por encima del 50 % en lo que sería un movimiento muy beneficioso para sus intereses personales.

Otra cosa bien diferente es la situación de los inversores de primera hora y que compraron sus títulos as 5 o 6 euros. En este caso, no cabe duda que perderán mucho dinero por el camino ya que el precio de la OPA o rebasa la unidad de euro. Aunque se está esperando que haya otro movimiento de estas características que eleve el precio de la oferta. No obstante, con diferencias que no se esperan que sean sustanciales o muy significativas. Los que llevan varios años posicionados en la compañía no tendrán más remedio que asumir que van que tener que afrontar unas fuertes pérdidas en la operación.

¿Acudir o no a la OPA?

Este es el planteamiento que tienen los usuarios bursátiles que están en estos momentos posicionados en el valor. Pues bien, no tendrán otra solución que acudir a la oferta pública de adquisición, aunque les pese realmente. Si no lo hacen tendrás muchos problemas para vender los títulos de esta compañía. Entre otras razones, porque no habrá compradores suficientes para formalizar esta transacción. Y de esta manera, pueden perder aún más dinero en las posiciones abiertas en Día. Es decir, la mejor solución es acudir a la OPA. Y si esta es mejorada, pues mucho mejor para todos.

Por otra parte, en estos momentos la valoración de sus precios ha entrado en una fase de estabilización ante lo que pueda ocurrir en los próximos días. Desde este escenario general, se pueden abrir posiciones esperando que se pueda subir el precio de la OPA. Para de esta manera, se estén en condiciones de rentabilizar la operación en torno al 5 % o 10 %. Desde luego que no mucho más ya que el recorrido al alza lo tiene ahora más limitado. El verdadero problema lo tienen los pequeños y medianos inversores que llevaban mucho tiempo posicionados en este integrante del mercado continuo nacional.

Excluida de cotizar en bolsa

De todas formas, hay una cosa que queda muy clara y es que dentro de poco tiempo ya no veremos a esta empresa del sector de la distribución cotizando en los mercados de renta variable. Es solo cuestión de tiempo y puede que todo se desarrolle más rápido de lo que se piensa desde un principio. Un motivo adicional para tomar una decisión en un breve espacio de tiempo y que pasa por acudir a la oferta pública de adquisición que aterrizado estos días en los mercados de renta variable.

Por desgracia, no se ofrecen otras alternativas para los inversores. En donde, es preferible salir del valor con unas pérdidas que caso dejarse todo en los mercados financieros. No es precisamente un escenario idílico para los intereses de los minoristas en estos momentos. Tendrán que tomar una decisión en uno u otro sentido. El verdadero problema lo tienen los pequeños y medianos inversores que llevaban mucho tiempo posicionados en este integrante del mercado continuo nacional.


Sé el primero en comentar