¿Descuentan las bolsas la recesión económica?

Ante el escenario de una recesión economía a nivel internacional es cierto que extraña que los mercados de renta variable no hayan recogido tal posibilidad. Si no que por el contrario, en buena parte de los casos los índices se mantienen en una tendencia alcista que llama desde luego la atención de algunos pequeños y medianos inversores. Se preguntan si realmente la bolsa está descontando la recesión económica que ya está presente en algunos de los países motores de la economía internacional.

En este contexto general, hay que recordar que en las crisis en bolsa siempre aparecen con la caída de un valor. O quizás pueda ser a que este escenario puede constituirse en una bomba que aún no han visto los inversores y que sería muy grave para sus intereses personales dentro del sector de la inversión. Hasta el punto de que su principal efecto es que podrían quedar enganchados en sus posiciones en bolsa durante un buen tiempo. Es decir, muy alejado con respecto al precio de la compra.

Por este motivo es muy importante poner de manifiesto que el escenario de la recesión económica sí que está recogido en la valoración de los activos financieros. Pero de una forma muy leve y que no es apreciada por los pequeños y medianos inversores. En este sentido, el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35, se ha dejado tan solo el 3 % en los últimos seis meses. Y en niveles similares en otras plazas internacionales de especial relevancia. En lo que se constituye en una de las señales sobre el hecho de que algo está pasando en la economía internacional.

Recesión económica

Por lo que respecta a España, hay que indicar que el Banco de España constata que la economía española y el consumo privado ya no tienen la resistencia que se anticipaba hace solo un par de meses. Hasta el punto de que hace pocos días se ha anunciado un fuerte ajuste a la baja de cuatro décimas en sus previsiones, y ha alertado de una notable ralentización de la creación de empleo, que crece la mitad desde mayo. En lugar del 2,4 % de alza en el PIB que esperaba para este año, para inclinarse por un avance solo del 2 %.

Para 2020 y 2021, la entidad bancaria central pronostica un crecimiento del 1,7 % y un 1,6 %, respectivamente para cada uno de los ejercicios. Es decir, ya por debajo del 2 % y con una tendencia a la baja que al fin y al cabo puede repercutir en los mercados financieros de renta variable nacionales. Aunque por el momento no se ha recogido en toda su intensidad y este es un hecho que deben tener en cuenta los inversores minoristas a partir de estos momentos. En donde una de las claves está en el nivel de los 9.000 euros por parte del Ibex 35, tanto en uno u otro sentido.

Alza en índice del miedo

Otra de las señales que nos ofrecen los mercados financieros es que el VIX, el índice denominado del miedo, ha experimentado un notable crecimiento en los últimos meses. Esta es un claro aviso de que se puede estar gestando un movimiento bajista originado por una fuerte crisis económica. Mientras que por otra parte, la volatilidad en el VIX también se ha incrementado con cierta relevancia, con apreciaciones diarias por encima del 2 %, porcentajes que no se habían visto desde 2013. Este es un dato que no puede pasar desapercibido para los pequeños y medianos inversores.

Por otra parte, el índice del miedo está indicando que los mercados de renta variable pueden caer en los próximos meses. En un escenario que anticipa una situación nada positiva para los mercados bursátiles y de este factor hay que estar vigilante ante lo que pueda pasar a partir de estos momentos. No habrá más remedio que estar pendiente sobre la evolución del VIX para poner de manifiesto si el momento o no de entra en la bolsa. Como instrumento para preservar nuestros intereses y sobre todo nuestro capital destinado a la bolsa.

Debilidad en valores cíclicos

Otro de los apuntes que nos están ofreciendo los mercados de renta variable y que en este caso el dato más relevante es la debilidad de los valores denominados como cíclicos. Es decir aquellos que dependen de un ciclo económico y que se comportan mejor que los restantes en los periodos económicos expansivos. Mientras que por el contrario, su peor comportamiento tiene lugar en los periodos recesivos de la economía. Las empresas acereras son un claro ejemplo de esta clase de valores tan especiales, al igual que los ligados a estos ciclos económicos, como el de la fabricación de automóviles.

Pues bien, estos valores bursátiles se han desplomado en los últimos meses y puede constituirse en otra señal sobre lo que le puede pasar a la economía internacional. Tal y como ha sucedido en periodos de similares características que se han desarrollado en otras décadas. Por tanto, será otro de los datos a vigilar a partir de estos momentos sí queremos operar en los mercados de renta variable con mayor tranquilidad.  Porque si los mercados financieros recogen el escenario de recesión económica no cabe duda de que los valores del sector cíclico será algunos de los más perjudicados en las plazas nacional y fuera de nuestras fronteras.

Incremento de la volatilidad

Este es otro de los avisos que podemos tener para poner de manifiesto si los mercados de renta variable van a recoger el escenario de una dura recesión económica. Porque generaría una importante alza en los mercados bursátiles y que sería muy visible ante los pequeños y medianos inversores en los próximos meses. En donde lo mejor que podemos hacer es deshacer posiciones en estos mercados financieros ante el riesgo que pueden correr las operaciones en bolsa.

Este incremento en la rentabilidad puede ser otra de las señales que nos están indicando que estamos ante una importante recesión económica. Pero que de momento no ha sido recogida en el precio en las acciones de las compañías que cotizan en los mercados de renta variable. Y que se refleja en que los cambios sean cada vez más llamativos, con subidas y alzas con más del 3 % o incluso el 4 %. Es decir, invitando a los pequeños y medianos inversores a realizar operaciones de trading incluso en la misma sesión bursátil. Tal y como se puede comprobar en las últimas sesiones que se están desarrollando en los mercados nacionales y los de fuera de nuestras fronteras.

En niveles laterales

La consecuencia de todos es efectos es que los índices bursátiles no tienen una tendencia definida en los últimos meses. Por momentos es alcista y en otros bajistas, pero en cualquier caso es muy complejo operar en bolsa. Esta es una señal de identidad que se puede detectar en los últimos doces meses y que en cierta forma ha echado a un buen número de pequeños y medianos inversores de los mercados de renta variable. Es decir, no sabemos a qué atenernos y con el riesgo evidente de que en cualquier momento pueda producirse el gran tirón a la baja en las bolsas internacionales. Hasta el punto de que podamos quedarnos enganchados en las inversiones.

Mientras que por otra parte, no podemos olvidarnos que parece que este es un periodo de esperar ante algo importante que pueda pasar a partir de estos momentos. Desde este punto de vista, sí que se puede decir que la recesión económica no está descontando en el precio de las acciones de las compañías cotizadas en bolsa. Algo que puede generar un gran temor para entrar en los mercados de renta variable por parte de buena parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que las perspectivas en la inversión no puede ser nada positiva para los próximos años.

Escenario nada positivo

Con este escenario general, la liquidez es un valor añadido que puede reportar muchos beneficios a los minoristas. Si no que por el contrario, hay que temerse lo peor y es preferible decantarse por otros modelos en la inversión más defensivos o conservadores. Como por ejemplo, algunos fondos de inversión que combinen esta inversión con otros activos financieros. Como fórmula para mejorar el saldo de nuestra cuenta de ahorro. Para evitar situaciones muy poco deseadas que pueden arribar en cualquier momento y mucho más con los nuevos datos macro que van apareciendo en estos días.

Mientras que por último, hay que incidir también en que pueden generarse trampas alcistas para que los inversores minoristas puedan caer ante las manos fuertes en los mercados financieros. Siendo este uno de los riesgos más graves en los que podemos quedar atrapados y que son lugar a dudas nos puede hacer perder mucho dinero en las operaciones llevadas a cabo. Y que se puede solucionar a través de una serie de medidas preventivas que podemos llevarlas a la práctica para evitar situaciones no deseadas desde todos los puntos de vista. Que es al fin y al cabo de lo que tenemos que hacer en unos tiempos convulsos para las bolsas de todo el mundo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.