¿Deben comprarse los valores más rezagados en bolsa?

Comprar los valores más rezagados en bolsa se constituye en una estrategia bursátil que pretende beneficiarse de aquellos valores que tuvieron peor comportamiento en el pasado ejercicio. Con la esperanza de que en éstos puedan recuperar parte de sus posiciones, aunque por lo general pertenecen a sectores que presentan una volatilidad más alta que en los restantes. Con un mayor riesgo que puede llevar a que pierdas mucho dinero por el camino. A pesar de que puedan presentar un potencial de revalorización más interesante para los intereses de los pequeños y medianos inversores.

En este sentido, hay que analizar cuáles son los riesgos de estas operaciones para poner de manifiesto si es conveniente o no abrir posiciones en estos valores. Porque tienes que saber que desde un principio que se trata de propuestas en los mercados de renta variable que se encuentran en una clara tendencia bajista y que no se sabe en donde puede parar esta corriente tan perjudicial para sus intereses. En donde solo los inversores con mayor experiencia están en disposición de tomar posiciones en estos activos financieros.

Mientras que por otra parte, también hay que incidir en el hecho de que puede ser un grave error porque muchos de los valores que más han caído corresponde con las empresas que peor resultados han generado en los últimos trimestres. Y se corre el riesgo de que la tendencia se profundice en los próximos meses o incluso años, tal y como ha sucedido en periodos precedentes. Sin que las estrategias en la inversión sean muy eficaces para rentabilizar el capital disponible a partir de estos momentos. Por tanto, no son operaciones muy recomendables desde ningún punto de vista.

Valores más rezagados: ¿qué indica?

Este escenario técnico representa una pésima situación de la empresa en cuestión y en cualquier caso que la presión vendedora se está imponiendo muy claramente sobre la compradora. Por otra parte, puede derivarse de un mal aspecto técnico que presente el valor y que propicia que en el corto plazo su precio se dirija a la baja como consecuencia de este deterioro en la cotización. Más propio de los valores de pequeña y mediana capitalización que de los grandes blue chips de la renta variable en nuestro país. Es decir, las causas pueden tener diferentes orígenes y no a uno solo tal y como pueden entender algunos pequeños y medianos inversores en estos momentos.

Otro de los aspectos que deben valorarse en lo que respecta a los valores más rezagados en bolsa es el referente a que este periodo depreciación puede durar mucho tiempo. El suficiente como para dejarse en los parques muchos euros por el camino y de esta forma comprometer el estado real de tu cuenta de valores. Debido a que pueden presentar una volatilidad fuera de lo normal en estos casos y que pueden llevarte a realizar una mala operación en bolsa. Esto es al fin y al cabo algo que debemos evitar a toda costa si no queremos tener alguna que otra sorpresa muy negativa a partir de estos momentos.

Valores de estas características

Dentro de este grupo tan especial en los mercados de renta variable cabe destacar en estos momentos el Banco Sabadell que coriza ligeramente por encima de la unidad de euro. Después de haber estado entre los 2 y 3 euros por cada acción y que se constituye en una opción de riesgo a pesar de que tiene mucho recorrido al alza. Pero en cualquier momento puede volver a bajar y volver a punto en donde inicio su rebote, en torno a los 0,75 euros que sería el punto de entrada para los inversores más especulativos en el mercado de renta variable de España. Otra de las propuestas que cotizan con descuento en sus precios es Telefónica que está a punto de sortear el importante nivel que tiene en los siete euros y después de haber estado muy cerca de los 9 euros.

Este es un sector muy especial de valores que se encuentran en una situación muy especial y que requiere de unas operaciones más complejas que en las restantes apuestas en bolsa. En este contexto, tampoco nos podemos olvidar de un valor como es en estos momentos REE que ha corregido quizás en exceso sus precios de otros años. Pero que muestra un aspecto en sus fundamentales que invita a tomar posiciones a partir de estos momentos. No en vano, los inversores tienen más que ganar que perder y con el valor añadido de que ofrece una rentabilidad por dividendo que puede ser considerada como de muy atractiva. Con un tipo de interés algo superior al 5 %, en línea con los ofrecidos por el sector eléctrico.

Más opciones para invertir

Sacyr es otra de las grandes alternativas de este grupo en la inversión tan original y mucho más debido a que ha sido objeto de grandes recomendaciones por parte de los intermediarios financieros. Al considerarlo como uno de los valores con un mayor potencial de revalorización desde sus actuales niveles en los precios. Integrada en un sector, el de las constructoras, que es de los más activos en el mercado continuo de nuestro país. Y que en cualquier caso, puede ser una de las grandes sorpresas positivas para este año en curso. Con la posibilidad de generar amplios beneficios en lo que respecta a su cotización en bolsa.

Mientras que por otra parte, otra de las compañías que no debe faltar en esta lista que hemos elaborado es Atresmedia. Porque en efecto, se trata de uno de los valores más rezagados en bolsa en los últimos doce meses. Pero que en este caso tiene una cosa a su favor y es que  es una de las cotizadas que ofrece el mejor dividendo  de la renta variable nacional. Con una rentabilidad media y anual que está muy cercana al 10 %. Es decir, con un retorno en los ahorros de 10.000 euros para una inversión en torno a 100.000 euros.

Son muchas las opciones, en definitiva, que podemos detectar con estas características aunque lo más difícil es que en estos momentos despierten de su actual atonía en el mejor de los casos. Porque en la mayoría de las ocasiones se trata de movimientos con mucho riesgo y que por tanto no son operaciones destinadas a todos los perfiles en los pequeños y medianos inversores. Se trata de estrategias que no son muy sencillas de aplicar.

¿Son rentables estas operaciones?

Este este tipo de operaciones bursátiles no son recomendables para determinadas situaciones o necesidades del inversor y, que pueden ser las que se detallan a continuación:

  • Inversores que necesitan unas rápidas plusvalías en su cuenta de resultados debido a que es un año rodeado de todo tipo de incertidumbres y necesitan de una cierta liquidez.
  • Para aquellos inversores que tomen posiciones en valores claramente especulativos, y que a pesar de la hipotética recuperación de la economía internacional, difícilmente podrán recuperar posiciones durante este ejercicio.
  • Posicionarse en empresas íntimamente ligadas con los sectores que más sufrirán las consecuencias de la crisis económica, y que tardarán en recuperarse más tarde que otros.
  • Ser demasiado impulsivo y adelantarse a las oportunidades de compra, que tarde o temprano, aparecerán en la renta variable.

El riesgo de estas operaciones son muy elevadas y aunque pueden obtenerse grandes beneficios no merece la pena optar por esta estrategia en la inversión. Debido a que puede mantenerse bajo la misma tendencia bajista y por tanto perder mucho dinero en las operaciones. No en vano, una de las claves para rentabilizar esta clase de movimientos bursátiles reside en el hecho de detectar el suelo en donde se configura sus precios. Pero en realidad este sistema es muy complejo de detectar a no ser que seas un inversor muy experimentado en esta clase de operaciones en los mercados de renta variable. Más allá de que pueda confundirse con un rebote que invite a tomar posiciones en los valores seleccionados.

Compra de valores rezagados

Una gran mayoría de los intermediarios financieros, lejos de apostar por los valores más rezagados del anterior ejercicio, apuestan claramente por la prudencia y optan por recomendar a sus clientes que se mantengan en liquidez durante el primer semestre del año con el objetivo de ver cómo evoluciona la renta variable a las muchas incógnitas que plantea la situación económica actual. De ahí que no sean partidarios de realizar compras durante la primera mitad del año, y, eso sí, una vez analizada la evolución en este período se podría tomar posiciones en aquellos sectores o empresas que mejor estén respondiendo al actual momento, aunque advierten que la clave para hacer realizar una buena operación es ser muy selectivo a la hora de configurar la cartera de valores.

Desde esta realidad bursátil, los analistas bursátiles consideran que hay que huir de los valores especulativos que no tengan expectativas de crecimiento o de las empresas que peor van a salir deparadas de la actual crisis económica. En definitiva, prudencia y a esperar como se va a comportar la renta variable en estos meses, para intentar encontrar una oportunidad de compra realmente interesante para los intereses de los pequeños y medianos inversionistas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.