Debacle del sector de la energía en la bolsa española

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de publicar siete nuevos proyectos de circulares que definirán un marco regulatorio estable de la retribución de la electricidad y del gas en los próximos años, tras la atribución de competencias del RDL 1/2019. Estas nuevas directrices implican un ajuste medio anual a las redes de 1.080 millones para el próximo periodo regulatorio. Pero en la práctica ha supuesto un tremendo varapalo en las empresas que están integradas en el sector de la energía de la renta variable española.

En donde la peor parada de todas ha sido sin lugar a dudas Enagás que en tres sesiones bursátiles se ha desplomado en un 20 % sobre sus precios originales. Ha pasado de cotizar en niveles de 24 euros la acción a situarse en 18 euros, en su nivel más bajo en los últimos cinco últimos años. Cuando hace pocos meses estaba en una situación inmejorable como era la de subida libre, sin resistencias por delante. Un cambio que ha pillado el con paso cambiado a buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Enagás no ha sido la única empresa cotizada que está pasando por este escenario tan poco deseado por parte de los inversores. Ha arrastrado a Naturgy que se ha depreciado en torno al 11 % y en similares niveles a Red Eléctrica Española. Mientras que por el contrario, las que han salido mejor paradas dentro del sector de la energía han sido Endesa e Iberdrola que han dejado en este periodo el 5 % y 3 %, respectivamente. Poniendo en duda, en cualquier caso, su corriente alcista de los últimos meses y que por supuesto que no se descartan nuevas bajadas en la configuración de sus precios a partir de estos momentos.

Desplome en el sector de la energía

Pocas veces las utilities se habían comportado de esta forma tan abrupta en los mercados de renta variable nacionales. Las causas se deben a las nuevas directrices sobre la regulación en el precio de la luz y el gas. Y que en el segundo de los sectores ha sido mucho más exigente que en las previsiones que se tenían. Esto ha producido una reacción muy fuerte por parte de los mercados de renta variable. Con una presión vendedora que se ha impuesto sobre la compradora como pocas veces se ha visto dentro del sector de la electricidad y la energía.

Además, con gran rapidez los intermediarios financieros han rebajado el precio objetivo de Enagás, que ha pasado de 25 euros por acción a niveles de 17 euros. Es decir, una diferencia que hay que calificarla como de muy estimable y que supone un golpe muy fuerte para los intereses de los pequeños y medianos inversores que tienen tomada las posiciones en el valor. Hasta el punto de que en  algunos de los casos, pueden estar perdiendo dinero en las posiciones abiertas hace un par de meses. Después de que las acciones estuviesen situadas ligeramente por encima de los 25 euros.

Naturgy otra de las afectadas

Este efecto se ha vuelto en contra de los intereses de otra empresa gasista como es el caso concreto de Naturgy. En tres sesiones en bolsa se ha depreciado en casi el 10 %, siendo la eléctrica que peor comportamiento ha tenida de todas. Después de que estuviese con un aspecto técnico impecable y que le ha llevado a escalar posiciones en la configuración de sus precios. Más allá de otras serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales.

Mientras que por otra parte, hay que indicar que su aspecto técnico se ha deteriorado de una forma muy importante. Hasta el punto que es mejor esperar antes que tomar una decisión sobre lo que se tiene que hacer con sus acciones. Cualquier estrategia en la inversión conlleva en estos momentos unos serios riesgos por lo cual hay que esperar todavía unos días para conocer que hay que hacer con las posiciones abiertas en este valor que está integrado en el índice selectivo de la renta variable nacional, el Ibex 35. En donde, de momento hay que esperar a vender sus acciones porque se puede cometer un grave error por parte de los inversores.

Endesa e Iberdrola: mejor paradas

Endesa e Iberdrola, por su parte, no han sido tan castigadas en los mercados de renta variable. Sus descensos apenas sobrepasan niveles del 3 %, pero aun así la presión vendedora ha sido muy fuerte en estos días. Con el atenuante de que son dos valores del Ibex 35 que se encontraban en el mejor de los escenarios. Es decir, en situación de subida libre y sin resistencias por delante y que hacía concebir que ambos valores pudiesen llegar a niveles más elevados. Desde donde se podrían cerrar posiciones para disfrutar de las plusvalías que se llevan generadas desde hace doce meses. En ambos casos, liderando las alzas en el Ibex 35.

Mientras que por otro lado, también que incidir en que estos dos valores no han sido tan afectados por el marco regulatorio estable de la retribución de la electricidad y del gas en los próximos años. Tienen, pues, más defensas para no tener las depreciaciones tan violentas de sus competidores en el índice selectivo de la renta variable. Aunque en estos momentos ya están un poco más lejos de sus máximos históricos que tuviese hace unas pocas semanas. No habrá otro remedio que esperar, esperar y esperar para poner de manifiesto si es mejor seguir en sus posiciones o si por el contrario la mejor medida que se puede tomar es desprenderse de sus acciones en los próximos días.

¿Qué se puede hacer con las eléctricas?

Este sector de la renta variable no ha empezado con buen pie el segundo tramo del año. Hasta el punto de que es el segmento empresarial más castigado y que ha supuesto una gran sorpresa para los intereses de los pequeños y medianos inversores. A pesar de que siguen estando en niveles positivos desde primeros de año, con revalorizaciones cercanas al 20 %. Y este puede ser un buen motivo para cerrar posiciones y dirigirse a otros valores de la bolsa española. No en vano, puede que su ciclo alcista haya terminado y ya no se comporten tan bien como lo han venido haciendo en los últimos meses.

Por otra parte, no puede olvidarse que estos dos valores de la renta variable española ofrecen una rentabilidad por dividendo muy atractiva. Con un interés fijo y garantizado en torno al 6 %, uno de los más elevados dentro del Ibex 35 y que les ha hecho muy receptivos a las decisiones de los pequeños y medianos inversores. Más allá de otras variantes que puedan condicionar su valoración en los mercados financieros. Hasta el punto de que a partir de estos momentos hay que ser más precavidos con estos dos valores de la bolsa española. Algo que no hubiésemos creído hace tan solo unos meses.

De momento para tenerse en cartera

Con respecto a estos valores del sector eléctrico, la mejor medida consiste en tenerlos en cartera. Pero si se producen nuevas bajadas no habrá otra solución que desprenderse de sus posiciones. Ya habrá ocasión de comprar sus acciones por unos precios más ajustados y sobre todo competitivos, con un potencial de revalorización más elevado que en otras ocasiones. Por lo tanto, mucha sangre fría en las decisiones que deberemos tomar a partir de estos momentos. En donde habrá que dar un voto de confianza a dos empresas que lo han venido haciendo muy bien en estos pasados meses.

Desde este escenario, los pequeños y medianos inversores de perfil más defensivos pueden seguir con sus posiciones abiertas. Otra cosa bien diferente es lo que ocurre con los minoristas con plazos de permanencia más cortos que pueden cerrar las posiciones para dirigirse a otros sectores de la renta variable nacional. Con el objetivo de rentabilizar sus ahorros con mayores garantías de éxito. Antes de que se pueda agravar los problemas por los que está atravesando el sector en este verano. Todo ello de una forma inesperada para los inversores.

La demanda de gas crece un 6 %

La demanda de gas natural en España ha cerrado el primer semestre del año con un crecimiento de en torno al 9 % con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 195 TWh. Este es el dato más alto desde 2010 para un primer semestre de año. El incremento ha estado motivado principalmente por una mayor entrega de gas para generación de electricidad y por un aumento del consumo industrial.

Por otra parte, la demanda industrial, que ha representado el 56 % del consumo total de gas natural, ha crecido en los primeros seis meses del año un 4 % con respecto al mismo periodo de 2018, hasta alcanzar los 110 TWh. Esta es la cifra más alta para un primer semestre de año desde que se tienen registros desagregados de consumo industrial. La demanda ha crecido en casi todos los sectores industriales, especialmente en servicios y papel. El incremento ha estado motivado principalmente por una mayor entrega de gas para generación de electricidad y por un aumento del consumo industrial.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.