Cuentas sin comisiones

Desde luego que las cuentas sin comisiones es uno de los objetivos por parte de los usuarios bancarios. Para que de esta forma, se ahorren toda una gama de comisiones y gastos en su gestión y mantenimiento. Hasta el punto que según un cálculo realizado por las organizaciones nacionales de consumidores puede ahorrarse una media de 100 euros anuales. Al tratarse de un producto bancario básico prácticamente no puede prescindirse de esta herramienta que tienen los clientes para relacionarse con su entidad financiera. Aunque las hay de todos los tipos y naturaleza: para jóvenes, trabajadores por cuenta propia o mayores de 65 años.

En estos momentos, la oferta de los bancos es tan amplia que prácticamente todas las entidades cuentan con un producto de estas características. Aunque puede que para beneficiarse de estas condiciones hay que cumplir con una serie de requisitos que casi siempre pasan por la fidelización del cliente. En cualquier caso, una de tus finalidades e identificar este producto bancario para que puedas suscribirlo a partir de estos momentos. Para el ahorro que generes desde esta herramienta bancaria sea mayor que antes.

Las cuentas son comisiones son un producto normal, no contempla diferencias apreciables con respecto a la otra clase de modelos. Incluso cuentan con la misma remuneración y que en cualquier caso es realmente inapreciable. Como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero que se ha impulsado desde el Banco Central Europeo (BCE) y que ha llevada a que su interés medio anual esté en torno al 0,1 %. Uno de los niveles más bajos de los últimos años y que han llevado que no sea un instrumento adecuado para rentabilizar los ahorros.

Cuentas sin comisiones: ¿cómo son?

Pues bien, esta clase de cuentas de ahorro se caracterizan básicamente porque aportan las mismas prestaciones que en toda clase de cuentas bancarias, sin excepciones. Desde las operaciones más habituales, como transferencias, domiciliaciones de recibos domésticos o contratar cualquier clase de tarjetas de crédito o débito a tener el acceso a los principales productos destinados para el ahorro, como en el caso concreto de las imposiciones a plazo. En este sentido, se trata de una cuenta de ahorro completamente normal.

Por otra parte generan por lo general un rendimiento a los ahorros que no sobrepasa los niveles del 0,1 %. Para el saldo de la cuenta que estuviese remunerada. No obstante desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) advierten del riesgo de esta estrategia monetaria. Al explicar recientemente que “los periodos de bajos tipos de interés llevan a la tentación de que se adopten más riegos de los debidos”. En cualquier caso, puede ser otro de los incentivos para contratarlas a partir de estos momentos.

Estrategias para eliminarlas

De todas formas, siempre dispones de unos sistemas que para que estas cuentas estén exentas de comisiones y gastos en su gestión y mantenimiento. Desde esta perspectiva tienes ante ti mismo una serie de estrategias para quitarte los gastos que generan una cuenta de estas características. Una de las más frecuentes se materializa a través de la contratación de una cuenta online. Todas ellas están libres de comisiones y otra clase de gastos. Además, permiten incrementar ligeramente su remuneración, en unas cuantas décimas porcentuales son respecto a los otros modelos de ahorro.

Tienen la ventaja que puedes formalizarlas cómodamente desde tu casa u otro lugar. Desde el ordenador personal u otra herramienta tecnológica. En todas las entidades bancarias incorporan en su oferta una de estas cuentas. Para que puedas relacionarte con tu banco de siempre con mayores facilidades y sin que se tengas que asumir ningún desembolso desde el principio. Porque mantienen todas las ventajas que conllevan estos productos bancarios y son mayores exigencias en su suscripción.

Domiciliar la nómina u otros ingresos

Si vinculas la nómina, pensión u otros ingresos regulares a las denominadas cuentas nómina también conseguirás este anhelado objetivo que es ahorrarte todos los gastos que se derivan de su gestión. Porque en efecto, todos estos formatos en las cuentas llevan incorporados este servicio bancario. Además, de otras prestaciones que pueden ser muy útiles. Como por ejemplo, la contratación de una imposición a plazo con una rentabilidad anual nominal de hasta el 5 %. Un interés que no puedes encontrar a través de los depósitos convencionales que comercializan las entidades bancarias en estos precisos momentos.

Por otra parte, esta clase de estrategia tan especial te posibilita a que puedas acceder a una serie de beneficios y prestaciones bancarios de gran utilidad para tus intereses. Como por ejemplo, la obtención de tarjetas de crédito o débito de forma gratuita, realizar transferencias nacionales son ningún desembolso o incluso el acceso a alguna forma de crédito en forma preferencial. No obstante, algunas entidades te exigen una mayor fidelización al demandar que domicilies los principales recibos domésticos (agua, luz o gas, entre los más relevantes). Pero a cambio de unas condiciones muy ventajosas para ti y los tuyos.

Aportar un perfil como buen cliente

No cabe duda que ser un excelente cliente bancario tiene sus ventajas y una de las más importantes es que a partir de ese momento no tendrás que abonar un solo euro por la gestión y mantenimiento de tus cuentas personales. De esta forma, podrás potenciar el ahorro todos los años. Si bien es cierto que no de una forma considerable, sí que al menos para sufragarte un pequeño capricho con premio a esta aportación que presentas a tus cuentas bancarias. En donde tan solo te quedará negociarlo con tu banco de siempre para que a partir de ese momento no te pasen ningún cargo por las cuentas abiertas.

Por otra parte, tampoco conviene que minusvalores el hecho de que se buen cliente de un banco te permite, no solamente eximirte del abono de las comisiones en las cuentas corrientes. Sino que también dispondrás de un trato preferente en la contratación de otros productos bancarios. Entre ellos las líneas de créditos, seguros o planes de pensiones, entre algunos de los más relevantes. Se trata de una estrategia que puedes emplear si dispones de un saldo muy elevado en tu cuenta, no tienes deudas con la entidad y tus relaciones son muy fluidas. No todos los usuarios pueden aportar estas características, pero si este es tu caso, enhorabuena, porque sacarás mucha ventajas a partir de estos momentos.

Ofertas por parte de los bancos

Como las cuentas es uno de los productos más usuales, no es de extrañar que buena parte del sector bancario lance una serie de ofertas con respecto a este producto. En donde el denominador común en todos ellos es que se eliminan las comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. Basta con que vayas a las páginas web que tiene las entidades financieras para que compruebes como dispones de una cuenta con estas características. Aunque confeccionadas bajo diferentes estrategias que podrán amoldarse al perfil que presentes como usuario.

Se trata de una clase de cuentas que están destinadas exclusivamente a nuevos clientes y que presentan unas ventajas que pueden ser muy beneficiosas para tus intereses. Tan solo tienes que detectare el modelo que mejor te viene para operar desde este formato. Porque cada una de las cuentas son diferentes ya que siempre hay una pequeña diferencia que la distingue de la competencia. No en vano, es un producto muy plural que tiene muchos recursos para que pueda interesarte en un determinado momento. Más allá de los servicios que te ofrezca.

Cuentas de alta remuneración

Esta clase de cuentas también están diseñadas con la exención en las comisiones. Pero con la ventaja añadida de que cuenta con una remuneración más alta que en las restantes. Porque te ofrecen un interés anual y medio por encima del 1 %. Aunque te pueden imponer algún que otro requisito, como por ejemplo mantener un saldo en la cuenta bastante exigente o suscribir otros productos bancarios (planes de pensión, fondos de inversión o programas de ahorro). En cualquier caso, es una de las maneras más sencilla que tienes en estos momentos para no que tu cuenta no te cueste un solo euro desde estos momentos.

Como habrás comprobado, la eliminación de comisiones en tu cuenta corriente no es una tarea excesivamente complicada de formalizar. Sino que por el contrario tienes diferentes vías para llegar a este objetivo, partiendo de diferentes planteamientos comerciales. Solamente tienes que escoger el que más te guste y a partir de ese instante ahorrarte unos cuantos euros en los cargos de su gestión. Y lo más importante, sin que tengas que renunciar a ningún  servicio o prestación de los que estás habituado a operar.

No puedes olvidar que esta es una estrategia que vienen empleando los bancos como fórmula para captar o fidelizar a los clientes. En donde el principal beneficiario eres tú mismo ya que al final de cada año dispondrás de mayor dinero en tu cuenta de ahorro. Sea cual fuese el modelo de cuenta que contrates o el formato de la misma. No en vano, es un modelo que va dirigido a todos los segmentos sociales, desde los jóvenes a los más mayores. Sin exclusiones de ninguna clase para que puedas realizar todas las operaciones desde esta herramienta bancaria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.