¿Cuándo se produce un rebote y como operar en ellos?

Los rebotes son unos movimientos muy característicos en la bolsa y se producen con una gran frecuencia. Por este motivo debes conocer el porqué de su desarrollo y como operar con ellos ya que pueden servir, tanto para las operaciones de trading como para deshacer posiciones en los valores bursátiles. En cualquiera de los casos, no puedes olvidar que estos movimientos tan habituales no tienen una duración fija. Si no que por el contrario, desde unas pocas horas a incluso varias semanas, aunque este último caso no es el más frecuente.

Pero para que lo puedas entender mejor a partir de estos momentos no te quedará más remedio que conocer que se tratan de meras recuperaciones momentáneas en la cotización de los valores que cotizan en bolsa. Con diferentes grados en función de su intensidad, y que fundamentalmente sirven para aprovecharlos para vender, nunca para realizar operaciones compradoras, a no ser que tengan una duración más larga de lo normal y, que en este caso podrían ser aptos para hacer tomas selectivas. Debido a la rapidez de estos movimientos es muy importante que tus operaciones en bolsa sean muy agiles, tanto en las compras o ventas.

Mientras que por otra parte, los rebotes es un arma que disponen los pequeños y medianos inversores para limitar sus pérdidas de una manera natural y sin tener en cuenta las ordenes de limitación de pérdidas, las conocidas como stop loss. De esta manera, conseguirás que tus minusvalías se reducan en función de los niveles en donde desarrollas las ventas. Al igual que es muy fácil de aplicar en los mercados de renta variable ya que puedes ajustar los precios de salida en función de tus necesidades reales. Hasta el punto de que podrás apurar su ejecución a pesar de correr el riesgo de estos movimientos pierdan su vigencia por completo.

Rebotes: ¿por qué se crean?

Es muy importante analizar el origen de estos movimientos en los mercados bursátiles y en este sentido es como consecuencia de una situación de sobreventa de los títulos cotizados. En este sentido, vienen de caídas muy importantes en los mercados de renta variable y de lo que se trata es de ajustar la ley de la oferta y la demanda. Mientras que en otro sentido, uno de sus objetivos más relevantes es la depuración de las posiciones vendedoras, en mayor o menor intensidad. Además, y por lo general, suelen ser reacciones muy violentas en donde las alzas en las acciones son de especial relevancia. Hasta el punto de que pueden apreciarse en este periodo entre el 5 % y 8 % aproximadamente.

Otro de los aspectos en los que hay que fijarse en la formación de los rebotes en bolsa es el relacionado con el volumen de contratación. Porque en efecto, una de las estrategias para reconocer estos movimientos es que a  su inicio el volumen suele ser muy elevado y llama la atención con respecto a las anteriores sesiones bursátiles. Como consecuencia de una lógica reacción ante las posiciones vendedoras por parte de los diferentes agentes financieros que intervienen en los mercados de renta variable. Aunque lo más complejo reside en identificar el momento en que comienzan los rebotes en bolsa.

Operaciones a realizar

Desde luego que la función principal de los rebotes es para que salgas de las posiciones de los valores en las tendencias bajistas. Desde este punto de vista, la meta no es rentabilizar los ahorros, si no que por el contrario es preservarlos por encima de otras consideraciones más agresivas. En especial, a los pequeños y medianos inversores que no pueden soportar esta presión vendedora y por tanto se ven en la necesidad de vender sus acciones. Aunque no a cualquier precio y es aquí en donde se detecta la utilidad real de estos movimientos en los mercados de renta variable.

Otra de las estrategias que pueden realizarse en los rebote son las que tienen que ver con las operaciones de trading. Aunque en este caso, con el riesgo de que al final el usuario pueda quedar enganchado en sus posiciones al tratase de movimientos de muy corta duración. Es por este preciso motivo por el que las operaciones deben ser más rápidas de lo habitual y en el momento de generar ganancias cerrar las operaciones. A costa de que la rentabilidad pueda crecer en los próximos días. Mientras que por otra parte, hay que advertir que esta clase de estrategias en la inversión requiere de unos mayores conocimientos y aprendizaje en las operaciones.

Riesgos en las operaciones

Operar durante un rebote genera unos riesgos que debes conocer en estos momentos. Entre otras razones porque puede costarte muy caro en términos de contabilidad. No en vano, son muchos los errores que puedes cometer en estos escenarios temporales en los mercados de renta variable. Como por ejemplo, los que te exponemos a continuación:

  • Son operaciones que tienen una caducidad y por tanto tienes que ser muy ágil, tanto para ejecutar las órdenes de compra y venta en la bolsa. Con el riesgo de que te puedas exceder en el periodo contemplado para finiquitarlas.
  • Conviene que tus perspectivas para rentabilizar las operaciones en bolsa son sean muy alta ya que te arriesgas a que el deseado rebote finalice antes de que hayas realizado cerrado las posiciones.
  • Cualquier fallo en los cálculos te puede dejar fuera de este movimiento alcista y ya será muy difícil volver a intentar hacer la misma operación en los mercados financieros. Al menos en el mismo o similar nivel de precios.
  • Las diferencias que se pueden producir no son muy notables, con lo que las ganancias en las operaciones desde luego que son más reducidas que en otras estrategias en la inversión. Incluso n las  operaciones de trading.
  • Y por último, no podemos olvidarnos de que son movimientos muy espontáneos que son muy complejos de detectar su comienzo, aunque sean consecuencia de un estado real de sobreventa.

Detectar las alzas

Una de las claves para rentabilizar las operaciones en los escenarios de los rebotes es poderlo detectar a tiempo. Con el objetivo de realizar nuestras operaciones con mayores garantías de éxito que en otras situaciones. Para ayudarte en esta compleja tarea te vamos a dar algunas pautas de actuaciones que te pueden ser muy útiles a partir de estos precisos momentos. Como por ejemplo, las que te exponemos a continuación:

  • Después de muchas sesiones bursátiles con los mercados financieros cayendo en la valoración de sus precios. Se trata de una reacción normal y lógica que casi siempre se produce en la bolsa.
  • Cuando el nivel de contratación en las subidas se ha elevado considerablemente y se necesita ajustar el equilibrio en la oferta y demanda de las acciones en los mercados de renta variable.
  • Después de uno o varios desplomes importantes en los mercados financieros y que necesitan una corrección en sentido contrario. Y que serán en una u otra intensidad en función de las depreciaciones experimentadas los días precios.
  • Ante algún soporte de especial relevancia en el análisis técnico y que puede ejercer como estímulo para detener las caídas y que de paso se produzca una leve corrección de tendencia alcista.
  • Como consecuencia de alguna noticia o dato macro que pueda ejercer la presión comparadora, aunque con una duración muy pequeña. En la que habrá que aprovechar este escenario para deshacer las operaciones más que realizar una operación de trading.
  • Tras el paréntesis de algunos movimientos, los mercados financieros recuperan la tendencia positiva, aunque de forma temporal para que los pequeños y medianos inversores puedan elaborar alguna que otra estrategia en la inversión.

En cualquier caso, lo que no se produce en los rebotes son claras oportunidades de negocio tal y como sucede en otros movimientos bursátiles. En este caso, no cabe duda de que las limitaciones para operar son sustancialmente mayores y este es un factor a tener en cuenta por parte de los usuarios. Para que al fin y al cabo no te pueda ver perjudicados en tus intereses personales que es de lo que se trata en estas situaciones tan especiales y en las que es muy difícil tomar una decisión.

Otros escenarios similares

Cuando un mercado rompe mínimos aumentan la inestabilidad y el miedo, al tiempo que crece la sensación de no invertir por parte de los pequeños y medianos inversores. No hay confianza y las “manos fuertes” tampoco están en el mercado. Es un escenario ideal para que tenga lugar un rebote. En una situación así encontrar motivos para el optimismo resulta complicado y es difícil que acuda el dinero a los parquets bursátiles. Los inversores claudican, las ventas persisten y domina la sensación de caída libre.

La sobreventa dispone de unos porcentajes muy elevados, en algunos casos fuera de lo normal. Es entonces, cuando por sorpresa, comienza este movimiento pasajero al alza que pilla con el paso cambiado a infinidad de ahorradores que no tienen confianza en la renta variable porque creen que las cotizaciones de los valores van a caer más en las próximas sesiones. La experiencia en la evolución de los mercados bursátiles demuestra que ni las subidas son ilimitadas ni las caídas indefinidas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.