¿Cuándo me puedo jubilar?

Tras las últimas reformas llevadas a cabo por el actual gobierno se han variado levemente la edad en la que puedes jubilar. De todas formas, es una tema que necesite de alguna que otra aclaración ya que están surgiendo muchas dudas entre las personas que están pensando en dejar su vida laboral. Porque por otra parte, no es lo mismo una jubilación forzosa  o aquellas es que es anticipada. Además, no siempre cobrarás la misma pensión en cada uno de los casos, tal y como vas a poder comprobar a partir de estos momentos. De cualquier manera, es un tema que incumbe a todos porque tarde o temprano es un momento que llegará a todos los trabajadores.

Desde este planteamiento inicial, es conveniente es sepas cuando tiempo te queda para que disfrutes de los años dorados a través de la correspondiente pensión. Porque si deseas llegar a una jubilación anticipada, no podrás formalizarla antes de los 63 años y cuatro meses. Aunque el requisito es haber cotizado un mínimo de 35 años, y que al menos dos de ellos se encuentren entre los quince últimos años anteriores a la jubilación. Si este fuese tu caso en concreto, estarás en condición de llegar antes a esta nueva etapa de tu vida.

De todas formas, debes tener muy claro a partir de estos momentos que la edad para la jubilación es de 65 años, pero hay situaciones en las que pueden ser más, tal y como te iremos explicando. De todas formas, esta norma es aplicable para las personas que están trabajando en estos momentos. Porque con toda seguridad que habrá cambio durante los próximos años. En este sentido, en 2027 la edad de jubilación se fijará en los 67 años para quienes hayan cotizado menos de 38 años y 6 meses. Es decir, que si estás con una edad por debajo de los 50 años, se retrasará al menos dos años. Con lo cual, tendrás una vida laboral más larga que hasta ahora.

Optar por la jubilación anticipada

Esta alternativa es como consecuencia de una causa ajena a ti o como fruto de tu propia decisión. En cualquier caso, puedes retirarte laboralmente antes de llegar a los 65 años (o 67, si es la edad que te toca). Sea el motivo por el cual te jubilas con anticipación, deberás aportar una serie de requisitos para que este modelo cristalice y puedas disfrutar de tu pensión contributiva. Con toda seguridad que te estés planteando ahora que es lo que te demandarán para que esta situación puedas cumplirla correctamente. ¿Deseas conocerlos? Pues presta un poco de atención por si es necesario optar por esta modalidad en la jubilación.
  • Tener como máximo cuatro años menos de la edad de jubilación ordinaria.
  • No tendrás más remedio que haber cotizado en tu vida laboral un periodo mínimo de 33 años.
  • Estar inscrito en la oficina de empleo como demandante, en un periodo previo de al menos 6 meses ante de la jubilación anticipada.

Si cumples estos tres requisitos, enhorabuena, porque estarás en la mejor de las disposiciones para retirarte del mundo del trabajo. Con una pensión que irá en función de los años cotizados a través de tu historial laboral. Como es lógico, no en todos los casos será el mismo importe, tal y como es lógico entender. Pero es uno de los objetivos a los que se dirigen una buena parte de los trabajadores en España. En estos casos, la cantidad recibida se reduce en un porcentaje que va en función de cada trimestre que se quiera anticipar la edad de jubilación y de los años cotizados.

¿Cómo cobrar una pensión?

Debes conocer que para cobrar una pensión en España es completamente necesario que hayas cotizado al menos 15 años, de los cuales deben incluirse al menos los dos inmediatamente anteriores a la fecha de la jubilación. Si por cualquier circunstancia no pudieses alcanzar estos plazos legales no tendrás más remedio que optar por las denominadas pensiones no contributivas. Se trata de ayudas sociales para las personas que estén en esta situación y que genera un importe mensual de 375 euros aproximadamente. Aunque para ello deberás cumplimentar otra serie de requisitos.

Otro de los aspectos que es muy importante valorar es el que se refiere al  modelo de cotización. Para contabilizar los años cotizados te valdrá tanto la cotización normal a la Seguridad Social como también las cotizaciones que realizan los trabajadores por cuenta propia o autónomos. Aunque lógicamente variará la cuantía que vayas a percibir en esta etapa de tu vida. No en vano, a través del segundo modelo de cotización la pensión será generalmente más baja. En especial, si seleccionas al base mínima de cotización.

Edad para la jubilación

En este sentido, debes conocer que la legislación en esta materia cambió en 2013, y con ella la edad para jubilarse, hasta el punto de que ha pasado a depender de los años cotizados. Por ejemplo, en 2017 quien haya trabajado más de 36 años y tres meses puede jubilarse a los 65 años. Quien lo haya hecho menos tiempo, tendrá que esperar a los 65 años y cinco meses. Como comprobarás hay unas diferencias muy sustanciales de unos años a otros. Y de lo que dependerá la pensión fijada para pasar los años dorados.

Otro caso bien diferente es si deseas jubilarte en 2018 a los 65 años. En este caso en concreto, no tendrás más remedio que haber trabajado 36 años y 6 meses como mínimo. En su defecto, la edad mínima corresponde a los 65 años y 6 meses. De esta manera, y como consecuencia de esta nueva normativa se retardará de forma progresiva hasta 2027. Para que así, se fije en 67 años siempre y cuando hayas cotizado menos de 38 años y 6 meses. Pero si por cualquier circunstancia has cotizado más años, tendrás la oportunidad de abandonar la vida laboral con una cierta anticipación. Es decir, dos años antes para formalizar este proceso a los 65 años.

Pensiones que vas a cobrar

Otro de los aspectos que debes valorar es el que se refiere al importe que vas a cobrar desde las pensiones que hay en estos momentos en España. Pues bien, en este sentido la pensión media que perciben los jubilados españoles es de algo más de 900 euros al mes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). También pone de manifiesto que la pensión media del sistema, por su parte, también ha notado un notable incremento en los últimos diez años, pasando de los 679 euros del año 2007 a los 926 euros actuales. Lo que en la práctica representa una revalorización del 36,5 % en este periodo.

Por otra parte, hay que significar que en febrero se pagaron 9.573.282 pensiones, lo que supuso un desembolso por parte de la Seguridad Social de 8.925,1 millones de euros. De ellas, la mayoría son de jubilación (5,9 millones), seguidas por las de viudedad (1,5 millones), las de incapacidad permanente (948.393), orfandad (338.644) y a favor de familiares (41.093). De todas las formas, hay que destacar que en estos momentos hay un total de 8.699.056 pensionistas, lo que supone que unos 900.000 de ellos percibe dos pensiones distintas, de acuerdo con la base de datos de la Seguridad Social.

Complemento a la pensión

Para combatir las bajas pensiones que tienen los españoles, desde las altas instancias del estado se recomienda contratar productos financieros que tengan como principal objetivo la complementación de la pensión. Para que de esta manera, los jubilados puedan incrementar su poder adquisitivo en el momento de dejar su vida laboral. Uno de estos modelos está representado por los planes de pensiones. No obstante, su rendimiento durante los últimos años se ha reducido sensiblemente. Con un interés medio anual en tono al 3,50 %. Pudiéndose elegir entre planes en renta variable y fija y al igual que ocurre con los fondos de inversión.

Otro de los productos habilitados para esta etapa tan especial de la vida son las hipotecas inversas. Se trata de un producto financiero un tanto atípico que se basa en que desde las financieras te proporcionan una renta fija todos los meses como contraprestación a tu propiedad inmobiliaria. Para que de esta manera, estés en mejor disposición para mejorar los ingresos en tu jubilación. A cambo solo tendrás que cumplir unos requisitos. Como por ejemplo, ser mayor de 65 años, tener una incapacidad física o mental de al menos el 33 % y el que el piso sea de tu propiedad.

También a través de los fondos de inversión puedes satisfacer estos deseos, aunque en este caso sin garantizar ningún retorno a los ahorros. Si no que por el contrario, dependerá de las condiciones de los mercados financieros en los que estén basados estos productos para la inversión. Esta estrategia la puedes aplicar tanto en los mercados de renta variable como en la fija, al igual que desde otros formatos alternativos o incluso monetarios. Aunque en todos los casos no te quedará otro remedio que asumir unas comisiones mucho más exigentes con respectos a otros productos financieros. Pero que te servirán para complementar la pensión que te haya correspondido para encarar estos años de tu vida.

Para que de esta manera, los jubilados puedan incrementar su poder adquisitivo en el momento de dejar su vida laboral.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Economía en general

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.