¿Cuándo debes vender tus acciones en bolsa?

No cabe duda que uno de los momentos más sensible en la inversión es cuando tienes que vender tus acciones en los mercados financieros. Hasta el punto de que dudes sobre si el mejor momento para formalizar estos movimientos en la renta variable. O si por el contrario te será mucho beneficioso para tus intereses esperar unas pocas semanas para deshacer las posiciones. En cualquier caso, vender en bolsa siempre suele crearte algún que otro quebradero de cabeza al ser una operación muy sensible, por diversas circunstancias. Tal y como vas a poder comprobar en este artículo.

Un factor más que relevante para vender las acciones se deriva de la posiciones en tus movimientos. Porque en efecto, no será lo mismo estar en claras plusvalías que si tienes acumuladas unas fuertes pérdidas desde la compra de las acciones. Porque la estrategia de inversión que deberás emplear en cada caso será completamente diferente. Conviene que lo tengas en cuenta a partir de estos momentos si no deseas cometer errores de especial envergadura. Y de los que puedes arrepentirte a las pocas horas.

Vender las acciones en los mercados financieros no es fácil ni sencillo. Para que así sea, deberás importar una serie de objetivos en tus planteamientos desde un principio. Sin lo haces no tendrás líneas de actuaciones para proteger tus intereses como pequeño y mediano inversor que eres. Hasta el punto que esta será tu estrategia principal. Te ayudará, no solamente a rentabilizar tus ahorros, sino lo más importante, a protegerlos con mayor eficacia y decisión.

Vender en bolsa: factores que influyen

Desde luego que pueden pasar muchas cosas por tu cabeza antes de ejecutar las ventas en los mercados financieros. Una primera, que sea buen momento para realizarlas en estos precisos momentos. ¿Quieres saber las razones? Pues bien, aplicando el refrán anglosajón de “sell in may and go away” podrás llegar a una conclusión definitiva. Porque quiere decir que gran parte de las subidas del año ya se han conseguido. Y puede que tengas que esperar hasta finales de año para volver a aprovecharse de otras subidas de similar intensidad. En concreto, las derivadas por el  rally de final de año.

Puede que este refrán no siempre se cumple. Pero en cualquier caso, empezamos una época del año que no es muy favorable para tomar posiciones en los mercados de renta variable. Tal y como se ha puesto de manifiesto durante los últimos ejercicios. Así que la prudencia deberá ser el principal denominador común de tus actuaciones. Por encima de otra clase de valoraciones y por muy importantes que éstas sean. No lo olvides si no deseas cometer algún error de especial gravedad. Porque podrás pagarlo muy caro con la depreciación de tu cartera de valores.

Desde luego, que si el cansancio se está apoderando de algunos de los valores que tienes en cartera, será el momento definitivo para que cambies de estrategia. Porque en efecto, no tendrás más remedio que reestructurarla para mejorar tus posiciones en la renta variable a partir de estos momentos.

No contar con una estrategia definida

estrategiaOtro de los factores que pueden inclinar la balanza para desarrollar una actuación basada en ventas parciales o totales es no disponer de una estrategia definida. Aun contando con plusvalías en la cartera de valores, si no has definido tus objetivos, servirá como perfecta excusa para salir de los mercados financieros. Para que de esta manera, puedas disfrutar de los beneficios generados en lo que tú mismo desees. Desde sufragar un viaje con tus amigos a satisfacer un pequeño capricho personal. Puede que sea el momento para plantearte estas actuaciones.

Tampoco puedes olvidarte que una indefinición en los objetivos puedes ser al aviso sobre lo que te pueda pasar. Ante un cambio de tendencia no esperado en los mercado de renta variable. No en vano, pueden suceder muchas cosas y no todas ellas positivas. La improvisación solamente te generará problemas a partir de estos momentos. No conviene, por tanto, que apures las operaciones. Porque en efectos, puedes suceder lo que menos te esperar y llegara  a perder parte de tu patrimonio personal.

Para evitar todos estos problemas, no tendrás más remedio que importar una línea de actuación que esté muy bien  definida. Y por supuesto que esté ajustada al perfil que presentes como mediano y pequeño inversor que eres. Será el atajo más fácil que puedes tomar para conseguir tus objetivos. Incluso por encima de otras consideraciones desde el punto de vista del análisis técnico. Tan solo deberás tener voluntad para llevaras a cabo con determinación.

Investiga  el estado de los valores

Puede incluso pasar que aunque sus ventas estén creciendo, no sea igual con sus beneficios. Y en la próxima publicación de sus cuentas podrían desencadenarse ventas. Con el riesgo que este hecho puede producir sobre tus ahorro. La mejor manera para evitar este escenario tan peligroso es por medio de una previsión en su cuenta de resultados. No en vano, dispones de suficiente información como para acometer estas operaciones. Si fuese así, lo más recomendable sería salir de los mercados de renta variable para esperar mejores oportunidades de negocio en los próximos meses.

La previsión en la renta variable genera mucha rentabilidad. Y en este sentido, es muy aconsejable que te anticipes para mejorar el estado real de tu cuenta de valores. Con toda seguridad que podrás reunir toda la información sobre la situación de las empresas en donde deseas invertir tus ahorros a partir de estos momentos. Solamente tendrás que dedicar algo de tu tiempo, pero con la seguridad de que será algo que te merecerá la pena. Sobre todo en el momento en que formalices las ventas en los mercados financieros.

En cambios de tendencia

tendenciaSin lugar a dudas que una cambio de tendencia en loso valores o índices bursátiles serán las señales definitivas para deshacer posiciones con rapidez. Sea cual fuese el estado real de tus inversiones. Entre otras razones, porque durante los próximos días el valor de tus acciones se depreciarán. Incluso si en ese preciso momento estás con pérdidas. Siempre es mejor deshacer posiciones con las menos posibles. Porque pueden incrementarse, incluso de una forma más violenta de lo esperado.

Si vas a un plazo de permanencia más duradero, dispones de una estrategia alternativa. No es otra que realizar ventas parciales cuando se produzca por fin el cambio de tendencia. Es algo que realizan los inversores con mayor experiencia en los mercados financieros. Por una parte, mantienes sus posiciones en el valor. Y por otra parte, consiguen disponer de cierta liquidez en su cuenta corriente cuando llegan los escenarios más adversos para la renta variable. No en vano, se trata de una línea de actuación intermedia. Que ante todo, trata de proteger tus intereses por encima de otras valoraciones de gran relevancia.

Los cambios de tendencia deben ser entidades como oportunidades de negocio. Sí, que sirvan para reorientar tus inversiones hacia otros activos financieros. Será el pretexto más adecuado para cambiar de estrategia en tu inversión y variar tus posiciones. Hasta el punto que puedes inclinarte por otra serie de productos financieros. Desde los fondos de inversión a los más sofisticados como pueden los warrants, ventas de créditos y en casos muy puntuales incluso los derivados u opciones de futuro.

¿Qué hacer ante la falta de liquidez?

liquidezUno de los mayores problemas que tienen los pequeños y medianos inversores es satisfacer sus necesidades de liquidez. Para afrontar sus gastos, obligaciones fiscales, colegio de los niños y cualquier otro gasto no esperado. Para evitar que los problemas se instalen en tu cartera de valores, nada mejor que invertir solamente aquella cantidad que no vas a necesitar durante muchos años. O en  su defecto  solamente una parte del capital destinado a la bolsa. Con estos sistemas estarás en mejores condiciones de subsanar o limitar tus problemas económicos.

Porque en efecto, nadie te pude que inviertas tu dinero en los productos derivados de la renta variable. Ni mucho menos, ya que te puede originar cualquier incidencia monetaria en el momento más inesperado. Bajo ningún aspecto debes dejar el saldo de tu cuenta corriente bajo mínimos. Siempre deberás prever los gastos que tendrás en los próximos meses. Son muchos y de diversa naturaleza. En cualquier caso, debes analizarlos para poner de manifiesto el importe que puedes destinar al mundo del dinero.

Desde este escenario general, no debes ser agresivo en tus planteamientos en la inversión. No en vano, una buena planificación será la mayor de las garantías sobre la viabilidad de las operaciones financieras. Con toda seguridad conocerá a alguien de tu entorno más próximo que haya invertido todos sus ahorros. Un grave problema que les habrá traído más de una consecuencia negativa. Debes aprender de estos casos y no repetirlos en tu propia persona. Es una de las lecciones que debes aprende en el sector de la bolsa.

Debes de tener en cuenta que hay productos bancarios y financieros que son muy asequibles para todas las economías domésticas. Desde aportaciones económicas a partir de 1.000 euros. Como son los fondos de inversión o las imposiciones a plazo ligadas a la bolsa. Quizás sea la solución  para que no tengas problemas con tu presupuesto personal a partir de estos momentos. Y hasta podrás generar un interesante retorno a tus ahorros. No lo olvides si no deseas cometer errores en la administración de tu dinero. Hasta el punto de ser uno de los mayores problemas que tienen los pequeños inversores.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *