¿Cuáles son los valores más defensivos en la bolsa?

Una de las estrategias en la inversión para encarar momentos complicados en los mercados de renta variable se basa en conformar una cartera de inversión con valores defensivos o conservadores. ¿Pero cómo sabemos que pertenecen a este segmento tan especial? En donde en todas las sesiones bursátiles podemos ver que siempre hay unos valores que tienen mejor comportamiento que otros en los periodos recesivos. Esta es una forma de identificar a los denominados valores defensivos o conservadores y que pueden integrarse en diferentes sectores bursátiles.

Antes de dirigirnos a ellos es aconsejable que veamos cuáles son sus principales características. Para empezar son valores que tienen su mejor comportamientos en los periodos recesivos en la renta variable. La volatilidad no es otra de sus particularidades, si no que por el contrario aportan unas diferencias entre sus precios máximos y mínimos que no es muy llamativa. Raramente exceden del 2 % en una misma sesión bursátil y por tanto sus operaciones no están muy indicadas para trading. Al igual que no son muy sensibles a los movimientos cíclicos por parte de los mercados financieros.

Mientras que por otra parte, se diferencian de los restantes valores en que no son muy proclives para obtener grandes rentabilidades y mucho menos es espacios de tiempo muy cortos o limitados. Este es uno de los motivos por lo que este valor no es seguido por una buena parte de los pequeños y medianos inversores que desean unas propuestas más rápidas para rentabilizar su capital invertido desde cualquier clase de planteamiento. Además, algunos de sus representantes no presentan una excesiva liquidez lo que dificulta que puedas ajustar a tu gusto los precios de entrada y salida en el valor.

Valores más defensivos: eléctricas

Sin lugar a dudas una de los mejores representantes de este sector tan especial en la bolsa nacional. En donde se recogen todos o buena parte de los flujos monetarios que desean buscar más seguridad en las inversiones. Con el valor añadido de que reparten un dividendo con una rentabilidad media estimada en el 6 %, una de las más altas en el índice selectivo de la renta variable nacional. Se trata de una manera de ir recuperando el dinero de las inversiones poco a  poco y lo que es más importante, de una manera segura y garantizada todos los años.

Otro de los factores que deben analizarse sobre estos valores bursátiles son los que se refieren a que por lo general con unas compañías más estables que las restantes. Hasta el punto de que sus variaciones en la conformación de los precios no pueden llegar muy lejos. A diferencia de otros sectores más agresivos que cuentan con divergencias entre sus precios máximos y mínimos de hasta el 5 % o incluso más en una sola sesión bursátil. Un indicador de la confianza que genera entre los pequeños y medianos inversores en cualquier momento.

Autopistas como refugio

Su negocio recurrente es el mejor aval para constituirse en uno de los valores defensivos por excelencia en el mundo de la bolsa. Así ha sido tradicionalmente tras muchos año y aunque en este momento este sector cuenta con una presencia claramente minoritaria en el mercado continuo nacional tras la reciente marcha de Abertis. En este sentido, con mucha frecuencia los flujos minoritarios se refugian en valores de estas características, tanto en las plazas nacionales como fuera de nuestras fronteras. Con un reparto de dividendo muy interesante para los intereses de los pequeños y medianos inversores al ofrecer una rentabilidad muy cercana al 5 %.

Otro de sus denominadores comunes lo constituye el hecho de que estos valores no son para nada cíclicos y esto facilita que puedan tener un mejor comportamiento en los movimientos recesivos en los mercados de renta variable. Mientras que por otra parte, son muy propensos a desarrollar entre los inversores una bolsa de ahorro muy estable de cara a los próximos años. Porque en efecto, no puedes olvidarte que este sector bursátil tan especial es muy poco volátil y por tanto te puede ayudar a que tus pérdidas en las operaciones se suavicen en los peores escenarios para los mercados de renta variable. Como una de las opciones que tienes para rentabilizar el capital disponible en situaciones muy poco favorables para tus intereses personales en relación con el mundo del dinero.

Bienes de consumo

Es otro de los clásicos dentro de la renta variable nacional y apunta a varios valores que pueden tener mejor comportamiento en escenarios adversos para los mercados financieros. Desde valores relacionados con la alimentación a otros de carácter biotecnológico, ésta es la oferta que ofrece un sector bursátil que no ofrece una gran homogeneidad. En donde se caracteriza principalmente por tratarse de valores secundarios que no tienen por lo general demasiado volumen de contratación. Aunque por el contrario, pueden constituir oportunidades puntuales de compra con el objetivo de rentabilizar los ahorros.

Otro de sus denominadores comunes es que muestran una gran estabilidad en la configuración de sus precios al tratarse de empresas con líneas de negocio muy recurrentes y estables. Es decir, ofrecen productos y servicios que siempre son  requeridos por los consumidores. Sea en periodos expansivos como en los recesivos y por tanto sus cuentas de resultados no sufren grandes distorsiones. Aunque es cierto que el volumen de contratación que tienen no es muy alto, en especial si se compara con los grandes valores del índice selectivo de la renta variable española. Hasta el punto de que tampoco su liquidez no es muy alta.

La cesta de la compra

Es otro de los clásicos en esta clase de valores  y en este sentido, hay que aplicar un razonamiento tan lógico como que siempre hay que comer, haya crisis económica o no. Se trata de una necesidad básica de las personas que se debe satisfacer. Por este motivo tan contundente las empresas que se dedican a la alimentación responden tan bien a los periodos recesivos en los mercados financieros. Al tratarse de compañías claramente en contra de los ciclos económicos y que por eso se comportan mejor que el resto de los valores en los movimientos bajistas en la bolsa. No hay otras explicaciones para poner de manifiesto esta tendencia en los mercados financieros.

Mientras que por otra parte, también hay que indicar que el principal problema con el que se encuentran los pequeños y medianos inversores son las pocas empresas que presentan estas característica en la naturaleza de su negocio. Porque en efecto, en la renta variable nacional tan solo hay un par de valores que se conforman bajo esta particularidad. Es decir, que tengas un mayor nivel de ocupación parea detectar estos valores tan especiales. A diferencia de lo que en realidad ocurre con los mercados de renta variable en el continente europea en donde la oferta es muy fluida y diversificada.

Otros valores conservadores

Dentro de este grupo tan poco homogéneo hay otra serie de valores bursátiles que pueden encuadrarse de una forma no regular. Es el caso concreto de algunas empresas de telecomunicación que no se han decantado por las nuevas tecnologías y que también pueden responder muy bien a los escenarios más negativos en los mercados de renta variable. De nuevo el problema que tienen los pequeños y medianos inversores es la poca oferta que disponen en estos momentos de estos valores. No en vano, hay muchas telecos que no son consideradas propuestas de corte defensivo o conservador. Si no que por el contrario, son valores muy agresivos y sobre todo que cotizan con mucha volatilidad al configurar sus precios en los mercados financieros.

Otro de los sectores que se podrían incluir en este segmento tan especial es el que engloba a algunas materias primas, como por ejemplo el aceite. El problema que tienen en la bolsa española es que al fin y al cabo se tratan de empresas de muy baja capitalización y que con muy pocos títulos pueden tener mucha intensidad en las alzas o bajadas en sus precios. Con lo cual permites que haya grandes oscilaciones en sus precios y que pueden alcanzar divergencias de hasta el 5 % o incluso más en una misma sesión de bolsa. A pesar de representar líneas de negocio muy tradicionales y que llevan en los mercados desde siempre.

Por último, indicar que también algunos bancos pueden ejercer esta función aunque de forma esporádica ya que en cualquier caso son inversiones que van dirigidas al medio y largo plazo y más expuestas a los vaivenes de la oferta y demanda entre los inversores. Hasta el punto de que puede haber oscilaciones más acusadas que en otros valores de corte más defensivos. Aunque con la ventaja de que es un sector que en casi todos los casos reparten un sugerente dividendo a los inversores, con una rentabilidad media que se mueve entre el 3 % y 5 %. De forma fija y garantizada todos los años para que pueda mejorarse la liquidez en la cuenta de ahorro de los titulares de las acciones. Tratándose en cualquier caso de una combinación de valores defensivos y algo más agresivos y que tienen una gran capitalización que permiten que puedas ajustar lso precios de entrada y salida.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.