¿Cuáles serán los valores refugio en 2020?

La guerra comercial entre China y EEUU, las tensiones en el Medio Oriente y los riesgos electorales en Estados Unidos serán algunos de los factores que determinarán la evolución de los mercados de renta variable en este año. A lo que hay que añadir en los últimos días la emergencia sanitaria por la aparición del coronavirus. Aunque por el momento, y en los dos primeros meses de 2020, el saldo está siendo positivo para los intereses de los inversores. Con una rentabilidad media de las bolsas en todo el mundo en torno al 2,5 %, en especial la americana que sigue en máximos históricos.

De todas formas, los inversores están manteniendo y hasta potenciado sus operaciones en activos tradicionales que pueden ejercer de refugio seguro, sobre todo en momentos de cierta inestabilidad en los mercados financieros. Como una prueba de que estos agentes inversores no las tienen todas consigo ante lo que nos pueda deparar este año. Al existir muchas incertidumbre que pueden hacer cambiar a los mercados de renta variable internacionales en cualquier momento del año.

De entre todos estos valores refugio destaca sobre todo el oro por su alto potencial de revalorización y que presenta en estos momentos un elevado volumen de contratación. Mientras que por otra parte, otra inversión que puede estar catalogada en este grupo es el de las divisas. Con una posible sorpresa positiva que está representada por el yen japonés y hacia donde puede dirigirse buena parte de los fondos monetarios de todo el mundo. Por el cambio tan favorable que puede ofrecer frente al resto de las monedas internacional, en especial con el dólar americano.

Refugio: yen, dólar y franco suizo

Estas son algunas de las estrellas en la inversión que pueden emerger en 2020 como valores refugio ante la decisión que vayan a tomar los inversores. No puede olvidarse que ya en el pasado ejercicio el yen japonés, el franco suizo, el dólar estadounidense han sido algunos de los activos financieros más relevantes que han actuado de refugio para rentabilizar los ahorros. Uno de estos motivos puede estar provocado por que  las expectativas de un crecimiento económico sean más modestas a partir de estos momentos. Y que llevará a que los pequeños y medianos inversores tomen decisiones más conservadoras o defensivas en sus principales inversiones.

Mientras que por otra parte, y ante este escenario macro la moneda americana podría verse presionada por sus principales rivales este año en el caso de que la Reserva Federal decida imponer un recorte de tasas. O por el contrario ante una posible resolución en el litigio comercial entre Estados Unidos y China. Desde donde saldrá bien parada la moneda nipona en sus cambios frente al resto de activos financieros de estas características. Con la posibilidad de rentabilizar las operaciones en un muy corto espacio de tiempo, incluso en la misma sesión de cotización.

El oro refugio por excelencia

El metal amarillo es uno de los activos fijos en cuando se habla de valores refugio. Sobre todo si se tiene en cuenta que cualquier represalia severa por parte de Estados Unidos e Irán podría generar un nuevo movimiento al alza en los precios del oro. Tal y como ha pasado en escenarios similares que se han producido en otros momentos históricos. Porque no puede olvidarse que ante cualquier clase de riesgos en el panorama internacional, esta materia prima puede verse beneficiada por el pánico que se produce en los mercados financieros y no solo en la bolsa. Con el desvío de una parte muy importante del flujo monetario de los grandes inversores.

Por otro lado, es muy posible que el metal amarillo se constituya como una de las grandes apuestas de seguridad en este año. En un entorno en el que puede emerger las presiones inflacionarias, pero también las perspectivas más negativas sobre el crecimiento económico. En donde los usuarios lo que tratan es de preservar su capital por encima de otras consideraciones. Y en este sentido, no cabe duda de que el oro se mueve mejor que otros importantes activos financieros. Con la posibilidad de situarse en los máximos de los últimos años, aunque puede que sea una apuesta más temporal que otras.

Bonos de Estados Unidos

Otra de las opciones con más seguridad para los próximos años está representada por esta clase de bonos nacionales. No puede olvidarse en estos momentos que la demanda de los bonos del Tesoro de EE.UU. se ha acelerado en los últimos dos años. No en vano, es un producto financiero que está exento de riesgos, aunque su rentabilidad no es muy elevada. Por un motivo que deben tener en cuenta los pequeños y medianos inversores y que no es otro que por el hecho de que están respaldadas por el crédito del gobierno de EE.UU. Todo un aval para dar seguridad a la cartera de inversión en unos momentos que pueden ser más complicados en otros periodos.

Asimismo hay que indicar que este producto financiero puede aprovecharse del actual contexto económico internacional. En donde los principales bancos centrales de todo el mundo, incluido el Banco de Japón (BoJ), el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Nacional Suizo (SNB) han adoptado una política de tasas de interés negativas. Perjudicando a la rentabilidad de los productos bancarios y procedentes de la renta fija que apenas pueden superar la barrera del 1 %, la más baja en las últimas décadas y que te hace muy complejo colocar el dinero en estos días.

Otras divisas: franco suizo

Por otro lado, hay otra divisa internacional que puede ser muy rentable a partir de estos momentos y no es otra que el franco suizo. Tradicionalmente y con el paso de los años se le ha considerado como uno de los activos financieros más seguros para guardar el dinero en escenarios muy complejos para los mercados de renta variable en el mundo. Hasta el punto de que es considerado como una de las opciones preferidas por parte de los inversores que buscan una mayor seguridad en su cuenta de resultados. En este sentido, no puede olvidarse que Suiza disfruta de fuertes excedentes en cuenta tal y como pasa en estos momentos en el Japón.

Otro de los incentivos para decantarse por esta divisa internacional es el hecho de que mantiene una línea de cambio mucho más estable frente al resto de monedas. Desde esta perspectiva, se pueden tomar posiciones a través de diferentes productos financieros, que van desde las operaciones de trading a los depósitos bancarios a plazo fijo basado en esta divisa. Con unos resultados mucho más satisfactorios que a través de otras estrategias en la inversión más convencionales y que apenas te reporta un tipo de interés sugerente. Tras el abaratamiento en el precio del dinero por parte de los órganos monetarios de la Unión Europea.

Materias primas: azúcar

Quizás pocos inversores sepan que esta importante materia prima es una de las más alcistas en los últimos seis meses. Hasta el punto de que los grandes inversores se han dirigido hacia sus posiciones para tratar de mejorar su cuenta de resultados en este rally alcista que ha sorprendido al mundo del dinero y que tiene una inmejorable perspectivas de revalorización en sus precios, cuando menos al más corto plazo. Puede contratarse, preferentemente a través de los fondos de inversión, pero también por medio de las empresas cotizadas que están directamente ligadas con su producción mundial. En especial, las que cotizan en los mercados financieros de Estados Unidos.

De todas formas, es otra inversión que lleva aparejado algo de riesgo porque en cualquier momento puede llegar la volatilidad a sus cotizaciones en los mercados internacionales. Y como consecuencia de esta actuación, tener un serio disgusto en los próximos meses en forma de depreciación de este activo financiero o debido sencillamente a una corrección en sus precios ante las alzas generadas a partir de agosto del pasado año. Por este motivo, los inversores más defensivos pueden optar por tomar posiciones en el dólar de Estados Unidos que sigue manteniendo su atractivo de refugio seguro en todos los escenarios, incluso en los más adversos. No puede olvidarse que esta es la moneda para muchos negocios internacionales.

Liquidez y esperar mejor ocasión

Mientras que por último, siempre puede recurrirse a potenciar la liquidez en nuestra cuenta de ahorro como fórmula para evitar los escenarios menos sugerentes para los mercados de renta variable. Con la ventaja de que después de unos meses podemos encontrar unos precios más competitivos en la compra y venta de acciones en bolsa. Es decir, para alcanzar al final un potencial de revalorización más interesante de lo que está en estos momentos y que es al fin y al cabo una de las metas más deseadas por parte de los pequeños y medianos inversores.

Porque sin embargo, el desarrollo ciertamente favorable que está tomando el mercado bursátil de EE.UU., puede propiciar que la otra alternativa que dispongas es dirigirte a la bolsa de este país. Con unos ratios de rentabilidad superiores al de otros mercados financieros. Aunque en cualquier momento esta tendencia tan alcista puede parar ya que nada sube eternamente y mucho menos en la bolsa.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.