¿Qué es el crowdlending inmobiliario?

Al referirse a esta nueva denominación, crowdlending inmobiliario, nos estamos refiriendo a una tendencia en el sector de la inversión. Por el cual, cualquier particular puede acceder al ladrillo desde una mínima aportación económica. A través de una serie de proyectos inmobiliarios que ponen en marcha ciertas plataformas encargadas de llevarlos a la práctica. En realidad se trata de invertir en el sector inmobiliario, pero con la diferencia de no acudir a los mercados financieros. Ni mucho menos por medio de la compra y venta de acciones en bolsa de este segmento profesional. En cualquier caso, es un concepto innovador que puede proporcionar una rentabilidad cercana al 15 %.

Esta inversión está potenciada por el buen momento por el que atraviesa el sector de la construcción en España, tal y como se ha puesto de manifiesto en los últimos datos proporcionados desde este sector. Porque en efecto, el número de operaciones de compraventa se han incrementado durante los últimos meses. Con una mayor actividad en las operaciones realizadas y un incremento en el precio de los pisos. Tanto en lo que se refiere a la obra nueva como en régimen de alquiler.    

Las “Capitales y grandes ciudades” lideraron el crecimiento de precios de la vivienda en España en 2017, con un aumento interanual del 7,5 % en diciembre, frente al 4,5 % de la media nacional, según indica la estadística mensual IMIE General y Grandes Mercados, elaborada por la empresa de valoración y asesoramiento inmobiliario Tinsa. El valor medio de la vivienda se mantiene en niveles de noviembre de 2013, con un descenso acumulado del 38,6 % desde 2007. Confirmándose que es un buen momento para volver al ladrillo como alternativa en la inversión.

Crowdlending inmobiliario, ¿qué es?

Este nuevo sistema de inversión está impulsado por el interés de los usuarios por el sector del ladrillo. A través de una doble estrategia por parte de los dos agentes que toman parte en este proceso. Por una parte, las plataformas que tienen financiación para acudir a estos proyectos inmobiliarios sin tener que acudir a las entidades de crédito. Dispondrán de mayor ahorro por este concepto al pagar menos intereses por la liquidez que destinarán a estos proyectos. Como consecuencia de esta tendencia, están en disposición de dedicarse a varios proyectos de estas características.

Por otra parte, están los pequeños inversores que pueden rentabilizar sus ahorros por encima de lo que les ofrecen los diferentes productos financieros. No en vano, los márgenes de beneficios quedan establecidos entre el 2,50 % y 14 % aproximadamente. En cualquier caso, con un interés más alto que el ofrecido por los modelos bancarios (imposiciones a plazo, cuentas de alta remuneración, pagarés bancarios, etc.). En todos los casos con rendimientos que no sobrepasan los niveles del 1 %. Como consecuencia del abaratamiento del dinero por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Con márgenes superiores a la renta variable

El crowdlending inmobiliario también supera la rentabilidad que genera en estos momentos la renta fija. No en vano, es de destacar que esta inversión no pasa por el mejor de los momentos como consecuencia de la inestabilidad de los mercados. Por otra parte, también puede mejorar el rendimiento de la renta variable en muchos de los casos. En este sentido, no puede olvidarse que el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35, se revalorizó durante el pasado año en un 8 %, mientras que la mayoría de los puntos de referencia europeos lo hacían en torno al 13 %. En este sentido, desde el denominado crowdlending inmobiliario incluso puede mejorarse estos márgenes.

De todas formas, el rendimiento de esta nueva inversión depende del precio que tenga la vivienda en un momento dado. Es por tanto una rentabilidad estacional ya que no siempre será el mismo durante todos los años. Es decir, en los escenarios expansivos en la construcción puede llevar a niveles máximos en la remuneración. Mientras que en los periodos recesivos su interés puede caer a los márgenes mínimos, en torno al 1 % o 2 %. En este sentido, es muy importante elegir el momento de invertir en estos proyectos inmobiliarios. Porque puede generarse una diferencia en la rentabilidad muy relevante.

¿Cómo se formalizan las inversiones?

Si estás interesado en invertir tu dinero en esta clase de plataformas inmobiliarias no te quedará más remedio que comprender cuál es el proceso de comercialización. Pues bien, antes de nada las plataformas inmobiliarias que se encargan del crowdlending publicitan sus proyectos a través de sus páginas web. En donde se indican todas las características de cada proyecto. Desde sus particularidades a la rentabilidad que puede obtenerse. Sin olvidarse de la duración del proyecto que van a realizar en cada momento.

Una vez que te atrae algún proyecto no tienes más que invertir en el mismo. Dispondrás de un plazo de duración y que al final de él podrás recuperar la inversión más los correspondientes intereses. No se contempla ninguna clase comisiones ni otros gastos en su gestión o mantenimiento. De cualquier manera, puede que el importe de proyecto ya se haya cubierto a través de las colaboraciones de otros pequeños y medianos inversores que están en tu misma situación.

Transparencia en la información

Una de las mayores dudas que presenta esta inversión tan especial entre los posibles inversores es si este sistema para rentabilizar los ahorros es completamente seguro. Pues bien, para garantizarte esta característica no tendrás otra solución que recabar esta información a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNM). No  en vano, estas plataformas colaborativas deben de mandar toda su información al organismo regulador español. Por tanto, solo debes operar con empresas que estén debidamente registradas. Si no es así, mejor será que  desistas de llevar a cabo tu intención de invertir dinero en estos proyectos inmobiliarios.

Por otra parte, es cierto que de momento no hay una fuerte presencia de estas plataformas en la actual oferta de crowdlending inmobiliario. Pero al menos, si como para satisfacer esta demanda tan especial que puedes albergar en cualquier momento de tu vida. Están sobre todo centradas en las grandes capitales de la nación. Como por ejemplo, en ciudades como Madrid y Barcelona por encima de las restantes. Porque es precisamente en esas localidades donde se desarrollan los proyectos en donde a partir de ahora vas a ser un inversor más.

Rendimiento en las operaciones

De todas maneras, lo que más te interesará es el interés que puedas conseguir a través de estas operaciones en el sector inmobiliario. Se mueven bajo una franja muy flexible que puede alcanzar hasta el 15 %. Una razón más que convincente como para que aceptes alguna de estas propuestas que te ofrecen las plataformas llamadas colaborativas. Aunque también deberás fijarte en el plazo que presenta la operación. Porque en efecto, puedes ser desde unos pocos meses a varios años que tendrás para recibir tu merecida recompensa.

Será un interés que recibirás en el momento en que termine el vencimiento del proyecto que hayas elegido. Como podrás comprobar, no hay rentabilidades iguales para cada uno de los mismos. Si no que por el contrario, son presentados con rendimientos diferentes, en función de sus características. En donde una de las más relevantes es la situación del inmueble ya que de este factor dependerá que pueda tener un mayor o menor interés.

Importes para desembolsar

Si algo que define al crowdlending inmobiliario es porque puedes hacer una inversión desde únicamente 50 euros. Adaptado, por tanto, a todas las economías domésticas y como principal diferencia con respecto a los productos financieros más convencionales. Como consecuencia de esta aportación no necesitarás realizar grandes esfuerzos económicos para invertir en estos proyectos. Por el contrario, sí que tiene un límite máximo del que no podrás excederte en ningún momento. En torno a 10.000 euros por cada proyecto que te sea adjudicado. Es quizás uno de los mayores inconvenientes que tienes para aceptar sus condiciones: con importes muy limitados en cualquiera de los casos.

Mientras que por otra parte, podrás elegir entre diferentes clases de proyectos inmobiliarios. Tanto en lo que se refiere a las adquisiciones de inmuebles, como también a la modalidad de alquiler. En función de tus preferencias en este sector tan importante de la economía española. En cualquier caso, tus aportaciones económicas deberán proceder desde tu cuenta bancaria habitual. Al igual que los reintegros que recibirás al vencimiento de los plazos. Que por otra parte, estarán delimitados ante de que firmes la operación con la plataforma colaborativa.

Riesgos de las operaciones

Un aspecto que deberás tener en cuenta a partir de estos momentos es que estas operaciones no están exentas de riesgo. En este sentido, una de las más acusadas es que no hay ningún interés fijo ni tan siquiera puede garantizarse desde el principio. Muy al contrario, se trata de operaciones comerciales que están confeccionadas por las leyes del mercado. Con unas oscilaciones muy fuertes en los intereses que puede darte y dependerá del momento en que realices la operación. En donde la oportunidad será la mejor noticia para defender tus intereses, ya que la diferencia puede ser de más del 20 %. Por tanto, conviene que eliges la situación más adecuada para formalizar esta inversión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *