Coste marginal, qué es y su influencia en el mercado económico

coste marginal

Dentro de las definiciones de finanzas y economía, hay un término que implica mucha relación con la producción de bienes; este termino de coste marginal engloba en si mismo varias definiciones que entrelazadas permiten llegar a la definición final, en la que un coste marginal es la tasa de variación que existe dada la variación de la producción.

En términos un poco más simple se puede definir el coste marginal como el incremento que existe en el coste de producción de una unidad, cuando la producción general aumenta. En términos más simples el coste marginal responde a la pregunta ¿Cuánto me cuesta fabricar 1 unidad más? Pero para poder entender de manera más amplia el significado de este término es indispensable que contestemos otras preguntas, comencemos analizando que es un coste.

Coste Marginal

Cuando nos referimos a la producción de algún bien, siempre hablamos que se requiere de la participación conjunta de varios elementos, cuya interacción permite que la materia prima se convierta en el producto final, el cual está destinado a caer en las manos del cliente final.

Pero ¿Qué se requiere para poder realizar dicho proceso?

Tomemos por ejemplo el proceso de ensamble de una silla sencilla, la cual requiere de unas tablas, unos tubos, y tornillos. El proceso de ensamble es simple, pues basta con que se atornillen los tubos con las tablas para poder tener la silla completa, esto significa que con la finalidad de poder ensamblar una silla se requiere comprar la materia prima con la que se fabricara, es decir las tablas, los tubos y los tornillos; es de esta manera que ahora sabemos que existe un coste de materia prima. Ahora bien, pensemos en lo que esto implica en cuanto a otro tipo de inversiones.

coste marginal

Para poder ensamblar una silla, no solo se requiere de la materia prima sino también de uno de los elementos más importantes, una persona. Esta persona que es conocido como el obrero o el operario es quien se encarga de poder realizar el proceso de ensamble, gracias a lo cual podemos obtener como resultado final la silla ensamblada; y algo muy importante es que, a la inversión en materia prima, ahora le sumamos la inversión en mano de obra, pues el salario que se otorga con la finalidad de obtener el capital humano para poder realizar el proceso, también se considera como un coste de producción, pero aquí no termina todo.

Para que el trabajador pueda convertir los tubos y las tablas en una hermosa silla, se requiere de maquinaria para poder ensamblar el producto, esta maquinaria pueden ser por ejemplo taladros y algunas bases para poder soportar el ensamble, por lo que a la inversión de producción se le suma el coste por maquinaria. Y, ahora bien, para que la maquinaria funcione de manera correcta es necesario que se cuente con las tomas eléctricos o hidráulicas, con la finalidad de poder hacer funcionar las maquinas, lo cual implica que, por cada unidad ensamblada, también habrá que cargar una inversión en energía.

Cada una de esas inversiones que se realizan para poder llegar a la meta que es producir cierto producto, se conocen como el coste de producción del producto. Pero no solo existen los costes antes mencionados, también existen costes por logística o transportación, costes por administración, costes por impuestos, costes por mantenimiento, entre algunos otros.

Inversiones

Durante los últimos años se ha puesto de moda el termino inversión, y aunque en muchas ocasiones pensamos que una inversión es cuando se compran y venden acciones o algunos otros instrumentos financieros, una inversión no siempre es de ese tipo; en la manufactura, el proceso de inversión se realiza cuando se hace disponible cierto capital con la finalidad de poder producir un bien. En estos casos el retorno de la inversión que se realiza puede variar de muchos aspectos, sin embargo, es el mismo fin el que se persigue.

coste marginal

En las inversiones en manufactura es posible que nos encontremos con una oportunidad de venta de cierto producto que se ha popularizado, o que bien tiene una demanda muy alta; continuando con el ejemplo de la fabricación de sillas, es posible que nos encontremos que una de las áreas con mayor número de clientes, es la de venta de sillas; una vez que se identificó esta área de oportunidad es momento de comenzar a hablar de un proyecto.

Este proyecto hace referencia a la planificación de todo el proceso que se requiere para poder conseguir el objetivo final que es vender un numero determinado de sillas, con lo cual se obtienen las ganancias deseadas. Es durante esta planeación que se identifican todos los gastos en los que se incurrirá para poder conseguir la meta final. Estos gastos son la inversión que realizar.

Dentro de los puntos que se consideran para poder determinar el monto de inversión final, tenemos la inversión en infraestructura, y es que para poder fabricar nuestras sillas vamos a requerir de un espacio dedicado a almacenar la materia prima que nos provean; posterior a eso se requiere de un área destinada a poder realizar el ensamble de las sillas; y luego se requiere de un espacio donde almacenar las sillas ya ensambladas. Aunado a esto se requiere de un espacio para las oficinas de administración y los vehículos mediante los cuales se enviará la producción a los clientes.

Otro tipo de inversión que se realiza en este proyecto son los permisos que se requieren para poder operar de manera correcta; en conjunto a esto es importante considerar la inversión en el equipo de mantenimiento, el cual se utilizara para poder mantener funcionando todo el sistema y todas las máquinas y herramientas que se utilicen en la empresa.

Ahora bien, en cuanto se tiene el monto total a invertir, se espera que la meta se alcance, y la meta principal de una empresa es la de generar ganancias, es por ello por lo que las ganancias de ventas tienen que superar las inversiones realizadas. De esta manera podemos pensar en lo siguiente.

Una vez hecho el análisis, para neustra fabrica de sillas se requiere una inversión total de 1 millón de euros; y el proyecto está planeado para que se fabriquen 100.000 sillas al año durante los próximos 5 años; si deseamos obtener ganancias de esta producción es necesario que las sillas se vendan a un precio que permita cubrir la inversión realizada al inicio, y al momento de mantener la producción, y a su vez, que cubra con el margen de ganancias adecuado.

En nuestro ejemplo la planificación nos indica que en total se harán 500.000 sillas, para las cuales se invirtió un monto de 1 millón de euros al inicio, más las inversiones mensuales en lo referente a sueldos y materia prima, que equivalen a 10.000 euros mensuales. Por lo que la inversión final es de 1.600.000 euros. Y si nuestro deseo es ganar un 15% con respecto a nuestra inversión, las ganancias ascenderían a 240.000 euros, que sumado a nuestra inversión nos da un total de 1.840.000 euros como cantidad final a ganar por la venta de las sillas. Así que dé acuerdo a neustra planeación de producción, cada silla debe venderse a 3.68 euros.

Coste marginal

Cuando nosotros realizamos un proyecto, lo más natural es que se tenga una proyección de producción y de ventas, sin embargo hay ocasiones en las que la demanda del bien supera las proyecciones del proyecto, así que para poder tener un margen de tiempo de respuesta, los proyectos hacen suposiciones sobre un posible aumento en las ventas, de manera que en algunas ocasiones se incluyen costos extras para poder soportar la producción extra, es en estos casos en los que aplica de mejor manera el coste marginal, es decir: si en vez de 500.000 unidades quiero producir 500.001 unidades, ¿Cuánto más, además de los 1.840.000 euros, tendré que invertir para poder obtener la producción deseada?

coste marginal

Es muy importante conocer este dato para poder saber el precio final de esas unidades, con lo que podremos definir de manera certera el precio de venta, de manera que se alcancen y mantengan los objetivos del proyecto. Pero ¿Cómo sabemos el coste marginal?

De manera matemática el coste marginal se representa como la derivada del coste total, entre la derivada de la cantidad de unidades totales; esto implica que el coste total invertido con tal de obtener la cantidad de unidades determinada se tiene que dividir entre la cantidad de piezas reales, de manera que se puede definir es costo unitario.

Este coste marginal es muy útil cuando se hacen los proyectos porque desde el punto de vista financiero, se encuentra el punto óptimo entre el coste de producción, y el precio de venta, de manera que se alcanza a calcular el precio adecuado en el cual la empresa no pierda dinero, pero tampoco se abuse del cliente. Sin duda el tener en consideración este término en la planificación de nuestros proyectos nos ayudara a tener un mejor resultado financiero.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *